DIOS

Conectate - - CONÉCTATE -

Ca­si to­das las per­so­nas del mun­do pa­san apu­ros eco­nó­mi­cos en uno u otro mo­men­to. Al­gu­nas, sin em­bar­go, li­dian me­jor con ellos que otras. Las cir­cuns­tan­cias no sue­len ser el fac­tor de­ter­mi­nan­te; la cues­tión de fon­do es más bien a quién re­cu­rren. El se­cre­to pa­ra su­pe­rar las pe­nu­rias eco­nó­mi­cas es en reali­dad el mis­mo que pa­ra su­pe­rar cual­quier otra di­fi­cul­tad: ha­cer lo que es­tá den­tro de tus po­si­bi­li­da­des, y lue­go con­fiar en Dios.

Ha­ce si­glos di­je a Mis dis­cí­pu­los: «Pa­ra los hom­bres es im­po­si­ble, mas pa­ra Dios, no; por­que to­das las co­sas son po­si­bles pa­ra Dios» 1. ¡El fac­tor Dios pue­de cam­biar to­do el pa­no­ra­ma! Cuan­do se apli­ca el fac­tor Dios, lo im­po­si­ble re­sul­ta po­si­ble, ya que la fe en Dios y en Sus pro­me­sas anu­la to­da im­po­si­bi­li­dad.

He aquí al­gu­nas pro­me­sas en las que pue­des de­po­si­tar tu con­fian­za: «Dios su­pli­rá to­do lo que os fal­ta con­for­me a Sus ri­que­zas en glo­ria » 2. «To­do lo que pi­die­reis oran­do, creed que lo re­ci­bi­réis, y os ven­drá » 3. «Bus­cad pri­me­ra­men­te el reino de Dios y Su jus­ti­cia, y to­das es­tas co­sas os se­rán aña­di­das» 4.

To­do lo que tie­ne el Pa­dre es Mío tam­bién. Eso sig­ni­fi­ca que to­das las ri­que­zas del uni­ver­so es­tán a Mi dis­po­si­ción. Te quie­ro mu­cho, y me preo­cu­pan tu fe­li­ci­dad y tu bie­nes­tar. Em­pie­za por ha­cer lo que pue­des y apli­ca lue­go el fac­tor Dios, pi­dién­do­me que in­ter­ven­ga y ha­ga lo que a ti te re­sul­ta im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.