El di­ne­ro no pue­de com­prar­me amor

Conectate - - CONÉCTATE - Keith Phi­llips Keith Phi­llips fue je­fe de redacción de la re­vis­ta Ac­ti­va­ted, la ver­sión en in­glés de Co­néc­ta­te, du­ran­te 14 años, en­tre 1999 y 2013. Hoy él y su es­po­sa Caryn ayu­dan a per­so­nas sin ho­gar en los EE. UU.

Con el éxi­to al­can­za­do en los años 60 por la can­ción Can’t Buy Me Lo­ve (El di­ne­ro no pue­de com­prar­me amor), los Beatles ca­pi­ta­li­za­ron una ver­dad sen­ci­lla y an­ti­gua. La le­tra muy bien po­dría ha­ber di­cho: «El di­ne­ro no pue­de com­prar­me la ver­dad, ni la fe­li­ci­dad, ni la paz in­te­rior ». Esos va­lo­res tam­po­co es­ta­ban a la ven­ta en­ton­ces, ni lo es­ta­rán nun­ca. Pe­se a ser una ver­dad muy sim­ple, no es fá­cil vi­vir­la.

Cues­ta mu­cho vi­vir con sen­ci­llez si se con­si­de­ra que, don­de sea que mi­re­mos, hay al­gún pro­duc­to o per­so­na­je nue­vo que exi­ge nues­tra aten­ción o re­cla­ma par­te de nues­tro sueldo, pro­me­tién­do­nos hue­ca­men­te que se tra­ta de la pa­na­cea, la clave de la fe­li­ci­dad. Tam­po­co se pue­de cul­par a los ven­de­do­res. En nues­tro mun­do mo­vi­do por el vil me­tal to­dos tie­nen que ven­der al­go pa­ra so­bre­vi­vir, ya sea una can­ción, un pro­duc­to, un ser­vi­cio o — Dios no lo quie­ra— su pro­pia al­ma.

En me­dio de to­do ese ba­ru­llo una pe­que­ña voz in­te­rior nos so­pla una y otra vez que la vida no pue­de con­sis­tir en eso y na­da más. Lo que el mun­do nos ofre­ce pue­de pro­por­cio­nar­nos co­mo­di­da­des y pla­ce­res mo­men­tá­neos, pe­ro es del to­do in­ca­paz de sa­tis­fa­cer­nos in­te­rior­men­te. So­lo Dios pue­de ha­cer eso me­dian­te Su amor, y ade­más quie­re ha­cer­lo. So­lo nos pi­de que acu­da­mos a Él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.