EL PAN DE VIDA

Conectate - - VORDER SEITE - Es­te ar­tícu­lo se in­clu­ye por gen­ti­le­za de Got Ques­tions.org 10

Sa­ciar el ham­bre pa­ra siem­pre

«Yo soy el pan de vida»

1 es una de las sie­te de­cla­ra­cio­nes de Jesús con las pa­la­bras «Yo soy ». […]

El pan es­tá con­si­de­ra­do un ali­men­to bá­si­co y sue­le ser un com­po­nen­te esen­cial de nues­tra die­ta. […] Tan­to es así que es si­nó­ni­mo de co­mi­da en ge­ne­ral. El pan tam­bién es par­te in­te­gral de la ce­na ju­día de Pas­cua. Du­ran­te la fies­ta de la Pas­cua y a lo lar­go de los si­guien­tes sie­te días los ju­díos de­bían co­mer pan sin le­va­du­ra, en con­me­mo­ra­ción de su éxo­do de Egip­to. Y cuan­do es­tu­vie­ron va­gan­do 40 años por el de­sier­to, Dios les en­vió «pan del cie­lo» pa­ra sus­ten­tar­los2.

Lo an­te­rior nos per­mi­te en­ten­der me­jor la es­ce­na des­cri­ta en Juan 6. Jesús es­tá tra­tan­do de ale­jar­se de la mul­ti­tud, y no lo con­si­gue. Aca­ba de cru­zar el mar de Ga­li­lea, y la mu­che­dum­bre lo si­gue. Des­pués de un ra­to le pre­gun­ta a Fe­li­pe có­mo

van a ali­men­tar a tan­ta gen­te. En la res­pues­ta de Fe­li­pe se evi­den­cia su es­ca­sa fe, pues se­ña­la que no dis­po­nen de su­fi­cien­te di­ne­ro ni pa­ra ser­vir a ca­da uno una can­ti­dad mí­ni­ma de co­mi­da. A la pos­tre An­drés lle­ga con un ni­ño que trae con­si­go cin­co barras pe­que­ñas de pan y dos pes­ca­dos. Con tan so­lo eso Jesús ali­men­ta mi­la­gro­sa­men­te a la mul­ti­tud… y has­ta so­bra co­mi­da.

Pos­te­rior­men­te, Jesús y Sus dis­cí­pu­los re­gre­san al otro la­do del mar de Ga­li­lea. Al ver la mul­ti­tud que Jesús se ha ido, lo si­gue de nue­vo. […] Él in­cre­pa a los pre­sen­tes por no dar im­por­tan­cia a las se­ña­les mi­la­gro­sas y se­guir­lo con el úni­co pro­pó­si­to de ob­te­ner una co­mi­da gra­tui­ta. Les di­ce en Juan 6:273: «Tra­ba­jen, pe­ro no por la co­mi­da que es pe­re­ce­de­ra, sino por la que per­ma­ne­ce pa­ra vida eter­na, la cual les da­rá el Hi­jo del hom­bre. So­bre es­te ha pues­to Dios el Pa­dre Su se­llo de apro­ba­ción». Di­cho de otro mo­do, es­tán tan fas­ci­na­dos con la co­mi­da que no se dan cuen­ta de que es­tán en pre­sen­cia del Me­sías. En­ton­ces los ju­díos le pi­den a Jesús que les pro­por­cio­ne una se­ñal de que ha si­do en­via­do por Dios. […] Le re­cuer­dan que Dios les dio el ma­ná cuan­do deam­bu­la­ban por el de­sier­to. Jesús les res­pon­de que de­ben pe­dir­le el ver­da­de­ro pan del Cie­lo, que da vida. Cuan­do le pi­den di­cho pan, Él los de­ja de una pie­za con Su res­pues­ta: «Yo soy el pan de vida; el que a Mí vie­ne, nun­ca ten­drá ham­bre; y el que en Mí cree, no ten­drá sed ja­más».

Esa es una afir­ma­ción ex­tra­or­di­na­ria. Pri­me­ro, al com­pa­rar­se con el pan Jesús les di­ce que Él es esen­cial pa­ra la vida. Se­gun­do, la vida a la que Jesús alu­de no es fí­si­ca, sino eter­na. […] Com­pa­ra lo que Él les ofre­ce en ca­li­dad de Me­sías con el pan que creó mi­la­gro­sa­men­te el día an­te­rior. Es­te úl­ti­mo era pan fí­si­co que pe­re­ce; Jesús es el pan es­pi­ri­tual que brin­da vida eter­na. […]

La clave es­tá en otra afir­ma­ción que hi­zo en el Ser­món de la mon­ta­ña. En Ma­teo 5:65 di­ce a la mul­ti­tud: «Di­cho­sos los que tie­nen ham­bre y sed de jus­ti­cia, por­que se­rán sa­cia­dos». Cuan­do di­ce que los que lo si­gan ja­más ten­drán ham­bre y que los que crean en Él ja­más ten­drán sed, afir­ma que va a sa­tis­fa­cer nues­tra ham­bre y sed de al­can­zar rec­ti­tud a los ojos de Dios. […]

La Bi­blia en­se­ña que Dios ha pues­to en nues­tro co­ra­zón el an­sia de lo eterno6. Tam­bién di­ce que no hay na­da que po­da­mos ha­cer pa­ra me­re­cer­nos el Cie­lo, pues­to que to­dos he­mos pe­ca­do7, y que lo úni­co que ga­na­mos con el pe­ca­do es la muer­te8. No hay na­die que sea jus­to por mé­ri­to pro­pio9. […] Al mo­rir en la cruz, Cris­to to­mó so­bre Sí los pe­ca­dos de la hu­ma­ni­dad y los ex­pió. Cuan­do de­po­si­ta­mos nues­tra fe en Jesús, nues­tros pe­ca­dos se le impu­tan a Él; y Su jus­ti­cia, a no­so­tros. Jesús sa­tis­fa­ce nues­tra ham­bre y sed de jus­ti­cia. Es nues­tro Pan de Vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.