La me­sa es­tá ser­vi­da

Conectate - - VORDER SEITE - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Pe­ter Ams­ter­dam

Cui­da tu die­ta es­pi­ri­tual

Los cris­tia­nos que se in­tere­san por cre­cer es­pi­ri­tual­men­te re­co­no­cen que de­di­car tiem­po a leer y asimilar la Pa­la­bra de Dios es de vi­tal im­por­tan­cia. La Bi­blia nos ha­bla de Dios y Su amor por la hu­ma­ni­dad, de Jesús y Su men­sa­je, y nos en­se­ña a vi­vir en ar­mo­nía con Dios y el pró­ji­mo.

Re­ser­var ca­da día un es­pa­cio pa­ra leer la Bi­blia nos da la opor­tu­ni­dad de co­nec­tar­nos con Dios. Nos pre­pa­ra pa­ra re­ci­bir Su ins­truc­ción, Su guía y Su ayu­da pa­ra sor­tear los pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des de la vida. Nos re­cuer­da el có­di­go mo­ral por el que de­be­mos re­gir­nos y nos pro­por­cio­na orien­ta­ción cuan­do nos ve­mos an­te una dis­yun­ti­va. Se tra­ta de un ele­men­to clave pa­ra quie­nes an­he­lan ser como Jesús, pues la Bi­blia nos trans­mi­te Sus en­se­ñan­zas, nos mues­tra Su ejem­plo de amor y nos con­du­ce a una re­la­ción con el Pa­dre, he­cha po­si­ble gra­cias al sa­cri­fi­cio del Hi­jo.

To­dos los días nos ve­mos des­bor­da­dos por una an­da­na­da de in­for­ma­ción de muy di­ver­sas fuen­tes que in­flu­ye en no­so­tros en uno u otro sen­ti­do. El he­cho de de­di­car un ra­to dia­ria­men­te a leer lo que Dios ha di­cho nos per­mi­te na­ve­gar en me­dio de ese tor­be­llino de da­tos. Agu­di­za nues­tra ca­pa­ci­dad es­pi­ri­tual de dis­tin­guir la ver­dad de la men­ti­ra. Ha­ce que nos re­sul­te más fá­cil cen­trar­nos en lo que es im­por­tan­te pa­ra lle­var una vida real­men­te fe­liz, con paz in­te­rior y en con­so­nan­cia con Dios y Su vo­lun­tad. Nos ayu­da a su­pe­rar to­do lo que la vida nos de­pa­ra1. Per­ma­ne­cer en la Pa­la­bra de Dios nos po­ne en con­tac­to con­ti­nuo con Su Es­pí­ri­tu. «Las pa­la­bras que Yo os he ha­bla­do son es­pí­ri­tu y son vida » 2.

Ha­cer­se tiem­po pa­ra leer a dia­rio no es ta­rea fá­cil. Re­quie­re au­to­dis­ci­pli­na. Al igual que los ejer­ci­cios y las ac­ti­vi­da­des de en­tre­na­mien­to que nos man­tie­nen en for­ma y nos lle­van a me­jo­rar nues­tro desem­pe­ño, de­di­car con re­gu­la­ri­dad cier­to tiem­po a la lec­tu­ra de las Es­cri­tu­ras vi­go­ri­za nues­tro es­pí­ri­tu y nos ha­ce cris­tia­nos más fuer­tes, bien ci­men­ta­dos en la ver­dad y el amor

de Dios. La co­ne­xión que es­ta­ble­ce­mos con Dios nos ayu­da a se­guir la guía del Es­pí­ri­tu en nues­tras re­la­cio­nes co­ti­dia­nas y en las de­ci­sio­nes que to­ma­mos, y nos ca­pa­ci­ta pa­ra per­ma­ne­cer fir­mes an­te la ten­ta­ción.

No hay fór­mu­la fi­ja pa­ra sa­ber cuán­to ne­ce­si­ta­mos leer a dia­rio ni qué por­cio­nes de la Bi­blia de­be­mos leer. La clave es­tá en re­ser­var un tiem­po pa­ra ha­cer­lo y per­se­ve­rar en ello aun en días de mu­cho tra­jín. Te­ner un plan de lec­tu­ra de la Bi­blia y ce­ñir­te a él pue­de ayu­dar­te a per­sis­tir en la ta­rea y se­guir ade­lan­te cuan­do te to­pes con las por­cio­nes más di­fí­ci­les. Tam­bién con­vie­ne que dis­pon­gas de una bue­na tra­duc­ción mo­der­na con la que te sien­tas a gus­to.

Lo ideal es leer en un am­bien­te li­bre de dis­trac­cio­nes, tal vez por la ma­ña­na en un lu­gar tran­qui­lo, an­tes que co­mien­ce la jor­na­da; o tar­de por la no­che cuan­do mer­ma la ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na. El si­len­cio y la quie­tud fa­ci­li­tan la me­di­ta­ción en lo que se lee. Y si no en­cuen­tras nin­gún mo­men­to pa­ra re­co­ger­te tran­qui­la­men­te, lee so­bre la mar­cha en cual­quier ra­to que se te pre­sen­te, o es­cu­cha una gra­ba­ción de la Bi­blia du­ran­te tus des­pla­za­mien­tos. Si bien es una lu­cha cum­plir el com­pro­mi­so de leer y es­tu­diar la Bi­blia, es al­go que ten­drá un efec­to pal­pa­ble en tu vida.

Cuan­do leas la Bi­blia o es­cu­ches a al­guien ha­blar de ella, es im­por­tan­te que te preguntes qué te quie­re de­cir Dios a tra­vés de lo que lees u oyes. Si un pa­sa­je te lla­ma la aten­ción, vuel­ve a leer­lo. Pon­dé­ra­lo; pre­gún­ta­te por qué te lla­mó la aten­ción y qué se pro­po­ne de­cir­te el Se­ñor por me­dio de él. Él an­he­la ha­blar­nos di­rec­ta­men­te, y al me­di­tar en lo que lee­mos crea­mos la opor­tu­ni­dad de que Su Pa­la­bra nos ha­ble al co­ra­zón.

De­di­ca ra­tos a co­mul­gar pro­fun­da­men­te con Dios por me­dio de Su Pa­la­bra. Te trans­for­ma­rá.

1. V. Ma­teo 7: 24,25 2. Juan 6: 63 3. Sal­mo 119:15

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.