A NUES­TROS AMI­GOS

Ne­ce­si­da­des dia­rias

Conectate - - NEWS -

De las ora­cio­nes que ele­vó Jesús, uno de los frag­men­tos más re­pe­ti­dos es: «Da­nos hoy nues­tro pan de ca­da día » 1. Es ló­gi­co que así sea, pues en el mun­do ma­te­rial en que nos desen­vol­ve­mos la co­mi­da es vi­tal. Sin em­bar­go, por ex­tra­ño que pa­rez­ca, den­tro del pa­dre­nues­tro es la úni­ca alu­sión a nues­tras ne­ce­si­da­des fí­si­cas. El res­to son ala­ban­zas a Dios y pe­ti­cio­nes de do­nes o ben­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les que nos per­mi­tan agra­dar y ser­vir me­jor a Dios. Al in­cluir una pe­ti­ción de ca­rác­ter ma­te­rial, Jesús re­co­no­ce que vi­vi­mos en el mun­do na­tu­ral e in­di­ca que Dios desea sa­tis­fa­cer nues­tras ca­ren­cias en esa es­fe­ra.

Cuan­do Jesús se en­con­tró con una sa­ma­ri­ta­na jun­to al po­zo de Ja­cob, le acla­ró que el sus­ten­to fí­si­co era in­su­fi­cien­te. «Cual­quie­ra que be­bie­re de es­ta agua, vol­ve­rá a te­ner sed; mas el que be­bie­re del agua que Yo le da­ré, no ten­drá sed ja­más» 2. Jesús es el pan y el agua de vida, y Su pre­sen­cia en nues­tra reali­dad im­por­ta aún más que los ali­men­tos y el agua que in­ge­ri­mos.

Así como la co­mi­da y el agua nos re­sul­tan vi­ta­les ca­da día, tam­bién ne­ce­si­ta­mos una pro­vi­sión co­ti­dia­na de ener­gía es­pi­ri­tual. Del mis­mo mo­do que Dios nos pi­de que tra­ba­je­mos du­ro pa­ra pro­cu­rar­nos el sus­ten­to dia­rio, Él con­si­de­ra que de­be­mos ha­cer un es­fuer­zo por nu­trir nues­tro es­pí­ri­tu. ¿De qué ma­ne­ra? Le­yen­do Su Pa­la­bra y de­di­cán­do­le ra­tos de ora­ción, re­fle­xión y me­di­ta­ción.

Fe­liz­men­te, Dios es­tá de­seo­so de con­ce­der­nos lo que nos ha­ce fal­ta y, lo que es más im­por­tan­te, desea brin­dar­se Él mis­mo a no­so­tros. Quie­re que to­dos co­ma­mos Su ali­men­to es­pi­ri­tual. Vol­vien­do al pa­dre­nues­tro, en él Jesús no so­lo en­se­ñó a Sus dis­cí­pu­los a ro­gar por la pro­vi­sión de sus ne­ce­si­da­des co­ti­dia­nas, sino a in­vo­car tam­bién la pre­sen­cia de Su Es­pí­ri­tu, «el pan vi­vo que des­cen­dió del cie­lo» 3, ca­da día de su vida.

Rue­go que los ar­tícu­los de es­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te te per­mi­tan sa­bo­rear el pan de vida y «gus­tar y ver que es bueno el Se­ñor » 4. Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.