PE­PI­NOS SA­LA­DOS

Conectate - - NEWS - Akio Mat­suo­ka Akio Mat­suo­ka ha de­di­ca­do los úl­ti­mos 35 años a la­bo­res mi­sio­ne­ras y de vo­lun­ta­ria­do, tan­to en su na­tal Ja­pón como en otros paí­ses. Vi­ve en To­kio.

Una ami­ga mía me mos­tró un mon­tón de pe­pi­nos vie­jos que se pro­po­nía con­ser­var en sal. —¿Los pe­pi­nos vie­jos se pue­den co­mer? —le pre­gun­té. — Es­tos es­tán bas­tan­te se­cos, pe­ro son bue­nos pa­ra en­cur­tir —me res­pon­dió, se­gu­ra de lo que de­cía.

A mi ami­ga los pe­pi­nos en­cur­ti­dos le re­sul­tan muy prác­ti­cos pa­ra su­ple­men­tar sus co­mi­das rá­pi­das. Le gus­tan mu­cho.

La idea de trans­for­mar aque­llos pe­pi­nos re­se­cos en al­go de­li­cio­so y sa­lu­da­ble me re­cuer­da al­go que me con­ta­ron so­bre el kim­chi. Aun­que el kim­chi siem­pre exis­tió en Co­rea, al­gu­nas per­so­nas atri­bu­yen el ori­gen de su ma­si­va po­pu­la­ri­dad a la es­ca­sez de co­mi­da que se su­frió du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Sino-Ja­po­ne­sa (1894–1895). En ese en­ton­ces se desa­rro­lla­ron nue­vas va­rie­da­des de kim­chi fer­men­tan­do ver­du­ras que es­ta­ban a pun­to de pu­drir­se o no se veían muy atrac­ti­vas. Pa­ra ha­cer­las co­mes­ti­bles las con­ser­va­ban con mu­chos con­di­men­tos. Me ma­ra­vi­llo de que uno de mis pla­tos pre­fe­ri­dos se ha­ya desa­rro­lla­do en una épo­ca de es­ca­sez de ali­men­tos.

Eso me ha­ce pen­sar en una si­tua­ción que se pro­du­jo en una zo­na ru­ral de Es­ta­dos Uni­dos don­de las ví­bo­ras cas­ca­bel em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar, cau­san­do el dis­gus­to de los ha­bi­tan­tes. Es­tos se asus­ta­ron por el re­pen­tino au­men­to de la po­bla­ción de ser­pien­tes de cas­ca­bel, y al­gu­nos se mu­da­ron a otras co­mar­cas. Otros ciu­da­da­nos más em­pren­de­do­res de­ci­die­ran apro­ve­char las pie­les de las ví­bo­ras pa­ra fa­bri­car bol­sos y cin­tu­ro­nes. Al fi­nal los ejem­pla­res de cró­ta­lo ada­man­tino — an­tes con­si­de­ra­dos una pla­ga abo­mi­na­ble— con­tri­bu­ye­ron al desa­rro­llo de la eco­no­mía del sec­tor.

Con fre­cuen­cia Dios se va­le de si­tua­cio­nes apa­ren­te­men­te desas­tro­sas pa­ra ge­ne­rar al­go me­jor. A dia­rio nos ve­mos ase­dia­dos por di­fi­cul­ta­des y su­ce­sos in­gra­tos. Sin em­bar­go, Dios siem­pre tie­ne un plan. Por muy ho­rri­ble que pa­rez­ca una si­tua­ción, con­ta­mos con un Dios que nun­ca nos fa­lla. Cuan­do no to­do sa­le a pe­dir de bo­ca y nues­tros sue­ños se des­ba­ra­tan, pue­de que Él nos es­té pre­pa­ran­do al­go me­jor.

En nues­tra fa­mi­lia, no ha­ce mu­cho, ca­da uno te­nía un ho­ra­rio dis­tin­to, y eso no nos per­mi­tía co­mer jun­tos con mu­cha fre­cuen­cia. Me dio la sen­sa­ción de que nos es­tá­ba­mos ale­jan­do unos de otros, so­bre to­do des­pués de vi­si­tar a un ami­go ita­liano que me en­se­ñó lo be­llo que pue­de ser sen­tar­se jun­tos a la me­sa.

En un ho­gar ita­liano, una co­mi­da es un acon­te­ci­mien­to. No se tra­ta de to­mar un bo­ca­do a to­da pri­sa; más bien es una oca­sión de in­ter­cam­biar anéc­do­tas, char­lar, de­ba­tir, ex­pre­sar es­pe­ran­zas y de­seos. Y cuan­do te pa­re­ce que la co­mi­da ya se ha ter­mi­na­do, te po­nen de­lan­te otro pla­to de­li­cio­so. Ca­si sin dar­se uno cuen­ta, pa­san dos ho­ras, y tal vez has­ta más. No es ne­ce­sa­ria nin­gu­na otra ac­ti­vi­dad de es­par­ci­mien­to ves­per­tino: la co­mi­da en sí es lo más des­ta­ca­do.

Tal vez no siem­pre ten­ga­mos oca­sión de dis­fru­tar de un ban­que­te a la ita­lia­na. En to­do ca­so, a pe­sar del aje­treo de la vida, se­gu­ra­men­te po­de­mos en­con­trar for­mas de dis­fru­tar jun­tos de las co­mi­das. Mu­chos tra­ba­jos de investigación dan cuen­ta de los be­ne­fi­cios de co­mer jun­tos en fa­mi­lia1. La opor­tu­ni­dad de con­ver­sar en la me­sa con­tri­bu­ye a es­tre­char los la­zos fa­mi­lia­res, ge­ne­rar afec­to, se­gu­ri­dad y un sen­ti­do de per­te­nen­cia. Una co­mi­da ca­se­ra sue­le ser más ali­men­ti­cia y me­nos cos­to­sa que la co­mi­da al pa­so. Los más jo­ven­ci­tos apren­den mo­da­les: pe­dir que les pa­sen la co­mi­da, no apo­yar los co­dos en la me­sa y co­mer len­ta­men­te son co­sas que ha­cen que la ex­pe­rien­cia re­sul­te pla­cen­te­ra. Al con­tar y es­cu­char re­la­tos en la me­sa se re­fuer­zan tam­bién las ap­ti­tu­des lin­güís­ti­cas. Co­mer jun­tos tam­bién sir­ve pa­ra que ca­da per­so­na del ho­gar ad­quie­ra ma­yor con­cien­cia de lo que im­pli­ca pre­pa­rar una co­mi­da, lo que apor­ta bue­nos co­no­ci­mien­tos cu­li­na­rios a los ni­ños tem­prano en la vida.

Cual­quie­ra que sea la com­po­si­ción de tu ho­gar — aun si vi­ves so­lo—, to­mar­se el de­bi­do tiem­po pa­ra dis­fru­tar de las co­mi­das fa­vo­re­ce la di­ges­tión y con­tri­bu­ye al bie­nes­tar emo­cio­nal. Las co­mi­das son tam­bién una oca­sión ideal pa­ra orar por nues­tras ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas y dar gra­cias a Dios por lo que ha he­cho.

Mi vi­si­ta a Ita­lia me lle­vó a ha­cer­me el fir­me pro­pó­si­to de con­vo­car a las per­so­nas de nues­tra fa­mi­lia a sen­tar­se jun­tas a la me­sa con la ma­yor fre­cuen­cia po­si­ble. No es so­lo cues­tión de dis­fru­tar de la co­mi­da, sino tam­bién de ge­ne­rar la­zos per­du­ra­bles de afec­to, ale­gría y unión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.