UNA MA­ÑA­NA DE VO­LUN­TA­RIA­DO

Conectate - - NEWS - Ju­lie Vás­quez Ju­lie Vás­quez es re­dac­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve en Aus­tin ( EE. UU.).

En la vís­pe­ra del Día de Ac­ción de Gra­cias vi un ar­tícu­lo ti­tu­la­do «Ope­ra­ción Pa­vo». Una or­ga­ni­za­ción so­li­ci­ta­ba la co­la­bo­ra­ción de vo­lun­ta­rios con el fin de pre­pa­rar y em­pa­car co­mi­das pa­ra los des­fa­vo­re­ci­dos que de otro mo­do no dis­fru­ta­rían de una es­tu­pen­da ce­na de ac­ción de gra­cias, de esas que a mí tan­to me gus­tan: pa­vo, pu­ré de pa­pas, sal­sa de car­ne, re­lleno, ge­la­ti­na de arán­da­nos, ar­ve­jas y za­naho­rias, ca­zue­la de ha­bi­chue­las ver­des, pas­tel de ca­la­ba­za… Eso pa­ra em­pe­zar.

A la ma­ña­na si­guien­te fui tem­pra­ni­to, acom­pa­ña­da de una ami­ga, pa­ra ofre­cer nues­tra ayu­da. Lle­ga­mos a un res­tau­ran­te bien am­plio que es­ta­ba ates­ta­do de vo­lun­ta­rios. Ha­bía una lar­ga fi­la de au­tos pa­ra en­trar en el es­ta­cio­na­mien­to y cien­tos de per­so­nas a la en­tra­da aguar­dan­do a que les die­ran ins­truc­cio­nes. No me es­pe­ra­ba al­go así.

Se pre­sen­ta­ron más de 1.500 vo­lun­ta­rios. No fue fá­cil en­con­trar­le tra­ba­jo a ca­da uno. Así y to­do, los or­ga­ni­za­do­res — que tam­bién eran vo­lun­ta­rios— su­pie­ron de­le­gar las ta­reas. Ha­bía equi­pos pa­ra ca­da uno de los as­pec­tos de la ce­na de ac­ción de gra­cias — des­hue­san­do pa­vos, pre­pa­ran­do pu­ré de pa­pas— y otros que or­de­na­ban la ro­pa y los abri­gos do­na­dos. Los ni­ños pu­sie­ron su se­llo de ca­ri­ño y ale­gría ha­cien­do di­bu­jos en to­das las ca­jas de co­mi­da, que eran de es­pu­ma de po­li­es­ti­reno. Yo ter­mi­né di­ri­gien­do el equi­po de los pas­te­le­ros.

A me­dia ma­ña­na, ya con los nu­me­ro­sos pas­te­les cor­ta­dos y prác­ti­ca­men­te ser­vi­dos, me in­te­gré a una lar­ga fi­la de per­so­nas que po­nían la co­mi­da en las ca­jas. Ca­da vo­lun­ta­rio to­ma­ba una ca­ja va­cía, pa­sa­ba por los di­ver­sos pun­tos en que se ser­vían los ali­men­tos, ce­rra­ba la ca­ja y se la de­ja­ba al equi­po de en­tre­gas. Como es­tu­ve en la fi­la un buen ra­to, tra­bé con­ver­sa­ción con la se­ño­ra que ve­nía de­trás de mí. Con­ge­nia­mos de in­me­dia­to. Al fi­nal pa­sa­mos una ho­ra o más ha­blan­do de nues­tra vida y de nues­tros via­jes y fa­mi­lias.

En po­cas ho­ras se ha­bían pre­pa­ra­do, ser­vi­do y em­pa­ca­do mi­les de ce­nas, y los con­duc­to­res vo­lun­ta­rios sa­lie­ron a en­tre­gár­se­las a los ne­ce­si­ta­dos. Ha­bía mu­cho en­tu­sias­mo, se oía mú­si­ca y se res­pi­ra­ba un am­bien­te de ca­ma­ra­de­ría. Des­pués de la lim­pie­za, po­co a po­co los vo­lun­ta­rios se fue­ron a su ca­sa; lo mis­mo hi­ci­mos no­so­tras.

En el tra­yec­to a ca­sa mi ami­ga y yo nos con­ta­mos mu­tua­men­te có­mo nos ha­bía ido. Pa­sa­mos cer­ca de un gru­po de hom­bres sin ho­gar al la­do de la ca­rre­te­ra y vi­mos que te­nían a su la­do ca­jas de las que ha­bía­mos es­ta­do pre­pa­ran­do. Ha­bla­mos de la gen­te con la que ha­bía­mos es­ta­do tra­ba­jan­do: un bom­be­ro, una se­ño­ra que or­ga­ni­za­ba even­tos de be­ne­fi­cen­cia como me­dio de ga­nar­se la vida y que es­ta­ba allí co­la­bo­ran­do pa­ra que to­do sa­lie­ra bien, pa­re­jas ma­yo­res que ob­via­men­te go­za­ban de bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca, pro­fe­sio­na­les del ru­bro preo­cu­pa­dos de que los vo­lun­ta­rios nos pu­sié­ra­mos re­de­ci­llas en la ca­be­za y otros tan­tos. Ha­bía per­so­nas de to­dos los es­tra­tos so­cia­les, jó­ve­nes y vie­jos, ri­cos y po­bres. To­dos de­di­ca­ron va­rias ho­ras de un día fes­ti­vo pa­ra ce­le­brar lo afor­tu­na­das que eran.

Al día si­guien­te al­guien me pre­gun­tó có­mo ha­bía si­do la ex­pe­rien­cia. Lo más des­ta­ca­do que me vino a la ca­be­za fue co­no­cer a aque­lla se­ño­ra en la fi­la. Me ale­gro de ha­ber char­la­do con ella, aun­que de­bo ad­mi­tir que fá­cil­men­te po­dría no ha­ber ocu­rri­do. Yo me sen­tía un po­co fue­ra de lu­gar en esa fi­la. Al­gu­nas per­so­nas iban acom­pa­ña­das de su fa­mi­lia o de un gru­po de ami­gos, y con­ver­sa­ban mu­cho. En cam­bio, yo no co­no­cía a na­die. No sé por qué, pe­ro a ve­ces me ol­vi­do de que las de­más per­so­nas son igua­les que yo. A ve­ces me ima­gino que to­dos tie­nen la vida re­suel­ta, son per­fec­ta­men­te fe­li­ces, no tie­nen pro­ble­mas, sa­ben lo que quie­ren y tie­nen to­dos los ami­gos que les ha­cen fal­ta. Ese día tu­ve en cuen­ta que por lo ge­ne­ral eso no es cier­to, y que to­dos — o di­ga­mos, ca­si to­dos— bus­can a otras per­so­nas con quie­nes re­la­cio­nar­se, en­ta­blar amis­tad y po­si­ble­men­te co­mu­ni­car­se a un ni­vel pro­fun­do.

La ex­pe­rien­cia de ese día me sir­vió de re­cor­da­to­rio de la im­por­tan­cia de to­mar la ini­cia­ti­va, de sa­lir al en­cuen­tro de los de­más, de en­ta­blar con­ver­sa­ción, de dar a Jesús la opor­tu­ni­dad de po­ner a al­guien en mi ca­mino, al­guien que ne­ce­si­te una ami­ga y a quien tal vez con el tiem­po pue­da trans­mi­tir mi fe. Si ha­go lo que pue­do — al­gún es­fuer­zo, al­gún ges­to, por pe­que­ño que sea—, con­fío en que Él se ser­vi­rá de mí con un buen fin, a pe­sar de mis li­mi­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.