Adiós al jue­go de la he­rra­du­ra

Ma­ne­jo del es­trés

Conectate - - VORDER SEITE - Cur­tis Pe­ter van Gord er Cur­tis Pe­ter van Gord er es guio­nis­ta e ins­truc­tor de pan­to­mi­ma4. Vi­ve en Bom­bay ( In­dia) y es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Re­cuer­do cla­ra­men­te que los hom­bres de nues­tro ba­rrio se reunían des­pués del tra­ba­jo pa­ra ju­gar a la he­rra­du­ra en un des­cam­pa­do con­ti­guo a nues­tra ca­sa. La vida en mis años mo­zos lle­va­ba un rit­mo más pau­sa­do. A de­ter­mi­na­da ho­ra se pa­ra­ba de tra­ba­jar, y ha­bía ra­tos de hol­gan­za pa­ra ju­gar a la he­rra­du­ra.

Pue­de que no co­noz­cas el jue­go. Con­sis­te en arro­jar una he­rra­du­ra ha­cia una ba­rra cla­va­da en un re­cua­dro de tie­rra o de ase­rrín a unos do­ce me­tros de dis­tan­cia. Ga­na aquel cu­ya he­rra­du­ra que­de más cer­ca de la ba­rra; y si uno lo­gra in­tro­du­cir­la en ella, me­jor to­da­vía.

Era una opor­tu­ni­dad ideal pa­ra con­ver­sar so­bre lo su­ce­di­do du­ran­te el día. Los ju­ga­do­res con­ta­ban sus ale­grías y sus cui­tas o co­men­ta­ban no­ti­cias de ac­tua­li­dad. Aun­que yo no en­ten­día mu­cho lo que de­cían, me da­ba cuen­ta de que se la pa­sa­ban en gran­de.

To­do eso des­apa­re­ció con la lle­ga­da de la te­le­vi­sión. Con­for­me ca­da fa­mi­lia com­pra­ba un te­le­vi­sor, se fue de­di­can­do ca­da vez me­nos tiem­po a jue­gos como el de la he­rra­du­ra. En cam­bio, to­dos pa­sa­ban va­rias ho­ras ca­da no­che pe­tri­fi­ca­dos an­te aque­lla nue­va ma­ra­vi­lla de la tec­no­lo­gía, con sus par­pa­dean­tes imá­ge­nes en blan­co y ne­gro. Y eso no fue más que el co­mien­zo.

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes, los bri­tá­ni­cos es­tán más del 50% de sus ho­ras de vi­gi­lia uti­li­zan­do dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos; es de­cir, vien­do te­le­vi­sión, na­ve­gan­do por In­ter­net, co­mu­ni­cán­do­se por las re­des so­cia­les, etc. ¡El pro­me­dio dia­rio de 8 ho­ras con 41 mi­nu­tos su­pera el pro­me­dio de ho­ras de sue­ño noc­turno!

1 Los vue­los co­mer­cia­les co­men­za­ron ha­ce es­ca­sos cien años. Ac­tual­men­te más de 8 mi­llo­nes de per­so­nas via­jan en avión ca­da día2. ¿Nos ha he­cho más fe­li­ces tan­ta ve­lo­ci­dad y tec­no­lo­gía? Tam­po­co creo que las úl­ti­mas con­quis­tas de la téc­ni­ca nos ha­yan traí­do paz in­te­rior.

Vi­vi­mos ace­le­ra­dos des­de la cu­na has­ta la se­pul­tu­ra, con el tiem­po tan me­di­do que ca­si no hay es­pa­cios pa­ra dis­fru­tar de la fra­gan­cia de las ro­sas. «Ha­ga más», «Há­ga­lo me­jor », «¿Por qué no lo hi­zo ayer?», «Há­ga­se ri­co de la no­che a la ma­ña­na », o me­jor di­cho, «En­déu­de­se». Co­mi­da rá­pi­da, compu­tado­ras ul­tra­rrá­pi­das,

di­ne­ro rá­pi­do, au­tos más rá­pi­dos pa­ra ir por el ca­rril de al­ta ve­lo­ci­dad, con­ver­sa­cio­nes bre­ves con fra­ses mi­ni­ma­lis­tas. La con­sig­na es: Vi­va rá­pi­do.

Por efec­to de las pri­sas, acu­mu­la­mos tan­to es­trés que no da­mos abas­to. A ve­ces vi­vi­mos en con­ti­nua ten­sión y ni si­quie­ra nos da­mos cuen­ta. Ha­ce po­co, en el cur­so de una vi­si­ta al den­tis­ta, me en­te­ré de que ten­go grie­tas en al­gu­nas pie­zas den­ta­les. El mé­di­co me ex­pli­có que el es­trés me ha cau­sa­do bru­xis­mo, el há­bi­to de apre­tar los dien­tes y re­chi­nar­los mien­tras duer­mo.

Se han rea­li­za­do es­tu­dios im­por­tan­tes pa­ra ver có­mo se pue­de ali­viar el es­trés, ya que la ine­fi­cien­cia, la baja pro­duc­ti­vi­dad y el au­sen­tis­mo la­bo­ral son mu­chas ve­ces con­se­cuen­cia del es­trés en el lu­gar de tra­ba­jo y cau­san pér­di­das va­lo­ra­das en mi­les de mi­llo­nes ca­da año. ¿Cuál es, en­ton­ces, el re­me­dio pa­ra el es­trés? No po­de­mos dar mar­cha atrás al re­loj ni pro­ba­ble­men­te que­ra­mos ha­cer­lo. El mun­do de hoy es dis­tin­to al de mi in­fan­cia y ju­ven­tud. No nos que­da más re­me­dio que ajus­tar nues­tras es­tra­te­gias. Fe­liz­men­te al­gu­nas so­lu­cio­nes prác­ti­cas que han sur­gi­do a raíz de esos es­tu­dios no pre­sen­tan a pri­me­ra vis­ta ma­yo­res di­fi­cul­ta­des: • De­di­car­se a la jar­di­ne­ría. • Des­pe­jar la ca­sa o el lu­gar de tra­ba­jo de co­sas in­ne­ce­sa­rias. • Ser más ca­ri­ño­sos y acep­tar más mues­tras de afec­to. • Ir al ma­sa­jis­ta. • Es­for­zar­se por cul­ti­var re­la­cio­nes más ar­mo­nio­sas con los de­más. • Ad­qui­rir há­bi­tos sa­lu­da­bles en cuan­to a alimentación y es­ti­lo de vida en ge­ne­ral. Por ejem­plo, re­du­cir el con­su­mo de al­cohol y ca­feí­na y de­jar de fu­mar. • Ha­cer ejer­ci­cio, de ser po­si­ble en me­dio de la na­tu­ra­le­za. • Ha­cer tres elo­gios sin­ce­ros ca­da día en el tra­ba­jo. • Des­can­sar bien. • Pe­gar­se unas bue­nas car­ca­ja­das. • Es­cu­char mú­si­ca sua­ve. • To­mar­se unas bre­ves va­ca­cio­nes. • Adop­tar un ani­mal do­més­ti­co.

To­das esas ideas prác­ti­cas ayu­dan; pe­ro ha­ce fal­ta al­go más pa­ra al­can­zar la paz que da Dios, la cual su­pera to­do lo que pue­da uno ima­gi­nar. Es ne­ce­sa­rio que ha­ga­mos pau­sas a fin de que re­sue­ne en nues­tro in­te­rior esa vo­ce­ci­lla apa­ci­ble de Dios que nos reite­ra Su amor a pe­sar de nues­tras im­per­fec­cio­nes.

De­di­que­mos hoy unos mo­men­tos a re­no­var­nos por me­dio de la ora­ción y en­con­trar des­can­so pa­ra nues­tra al­ma. Los pro­ble­mas se es­fu­man al ex­pe­ri­men­tar el for­mi­da­ble amor de Dios. Una pro­fe­cía so­bre Jesús re­ci­bi­da po­co an­tes de Su na­ci­mien­to de­cía que Él iba a «en­ca­mi­nar nues­tros pies por ca­mino de paz» 3. ¡Oja­lá si­gas el ca­mino que Él te in­di­que!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.