El se­cre­to

Es­pa­cios de cal­ma

Conectate - - VORDER SEITE -

¡Cuán di­vi­na­men­te dul­ce es acu­dir al lu­gar se­cre­to de Su pre­sen­cia y per­ma­ne­cer en Sus atrios! David Brai­nerd (1718–1747), misionero que evan­ge­li­zó a los pue­blos ori­gi­na­rios de los Es­ta­dos Uni­dos Guar­da si­len­cio an­te el Se­ñor, y es­pe­ra en Él. Sal­mo 37:7 ¿Qué de­be ha­cer el cre­yen­te en tiem­pos lú­gu­bres? Guar­dar si­len­cio y es­cu­char. De­po­si­tar su con­fian­za en el nom­bre del Se­ñor, apo­yar­se en su Dios. Que­dar­se quie­to, como di­ce el ver­sícu­lo, que­dar­se quie­to y es­cu­char. Lo pri­me­ro que con­vie­ne ha­cer es —val­ga la pa­ra­do­ja— no ha­cer na­da, que­dar­se quie­to. Aun­que va­ya a con­tra­pe­lo de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, es lo más ati­na­do. Un vie­jo ada­gio re­za: «Cuan­do es­tés ner­vio­so, no te apu­res». Di­cho de otro mo­do, cuan­do no es­tés se­gu­ro de lo que de­bes ha­cer, no reac­cio­nes apre­su­ra­da­men­te, a tien­tas y a cie­gas, es­pe­ran­do que se dé lo me­jor.

Qué­da­te quie­to y ve­rás lo que ha­rá Dios. Cuan­do nos se­re­na­mos y con­fia­mos en Él, le da­mos opor­tu­ni­dad de obrar. Con fre­cuen­cia al preo­cu­par­nos le im­pe­di­mos ha­cer to­do lo que po­dría ha­cer. Si es­ta­mos dis­traí­dos y te­ne­mos el es­pí­ri­tu tur­ba­do, no le de­ja­mos ha­cer mu­cho por no­so­tros. La paz de Dios de­be tran­qui­li­zar­nos y dar re­po­so a nues­tra al­ma.

Pon tu mano en la Su­ya y déjate lle­var por Él ha­cia el ra­dian­te sol de Su amor. Bus­ca la quie­tud. De­ja que Él in­ter­ven­ga en tu fa­vor. «Por na­da es­téis an­gus­tia­dos, sino sean co­no­ci­das vues­tras pe­ti­cio­nes de­lan­te de Dios […]. Y la paz de Dios […] guar­da­rá vues­tros co­ra­zo­nes y vues­tros pen­sa­mien­tos» 1. Vir­gi­nia Brandt Berg (1886–1968), evan­ge­li­za­do­ra es­ta­dou­ni­den­se Cier­ta vez, mi hi­jo pe­que­ño aso­mó su ca­be­ci­ta por la puer­ta de mi es­tu­dio. Sa­bía que no de­bía in­te­rrum­pir­me en ho­ras de tra­ba­jo. Y jus­ta­men­te por eso, no ve­nía con la con­cien­cia tran­qui­la. Sin em­bar­go, me mi­ró tier­na­men­te con sus oja­zos re­don­dos y di­jo:

— Pa­pi, si me das per­mi­so pa­ra que­dar­me aquí con­ti­go, pro­me­to sen­tar­me quie­te­ci­to to­do el tiem­po.

Creo que cual­quie­ra que ten­ga co­ra­zón de pa­dre en­ten­de­rá por qué le di per­mi­so pa­ra que­dar­se. Esa bre­ve ex­pe­rien­cia me dio mu­cho que pen­sar. ¿Aca­so no es así como tan­tas ve­ces nos sen­ti­mos con re­la­ción a nues­tro Pa­dre ce­les­tial? ¡Có­mo nos gus­ta es­tar con Él, sim­ple­men­te es­tar en Su pre­sen­cia! Es más, ¡nun­ca lo mo­les­ta­mos, sin im­por­tar cuán­do ni con cuán­ta fre­cuen­cia nos apa­rez­ca­mos an­te Él! Ole Ha­llesby (1879–1961), pro­fe­sor cris­tiano no­rue­go

Dios no se que­da mi­rán­do­me de le­jos cuan­do me ve es­for­zán­do­me por co­mu­ni­car­me. Él se in­tere­sa por mí, por lo que me es­cu­cha con aten­ción. Tra­du­ce mis tor­pes pa­la­bras y en­tien­de lo que le quie­ro de­cir. In­ter­pre­ta mis sus­pi­ros y mis va­ci­la­cio­nes como si se tra­ta­ra de la más fi­na pro­sa. Ti­mothy Jo­nes Mi pre­sen­cia irá con­ti­go, y te da­ré des­can­so. Éxo­do 33:14 En­tré­ga­le tus car­gas al Se­ñor, y Él cui­da­rá de ti. Sal­mo 55:22 ( Don­de es­tá la paz, Dios es­tá. Re­frán es­pa­ñol Guar­da si­len­cio, po­bre

co­ra­zón con­vul­sio­na­do, que la paz es se­ñal cla­ra de

que Dios nos son­ríe. Su amor en­mien­da to­do error, cal­ma to­do al­ter­ca­do. Ama y vuel­ve a amar, siem­pre con es­pí­ri­tu apa­ci­ble. Edith Linn For­bes (1865–1945) Cuan­do el hom­bre abre sus es­pa­cios in­te­rio­res a Dios, en la fe y en la ora­ción; cuan­do sien­te que sus so­le­da­des in­te­rio­res que­dan inun­da­das por la pre­sen­cia di­vi­na; cuan­do per­ci­be que su des­va­li­mien­to e in­di­gen­cia ra­di­ca­les que­dan con­tra­rres­ta­dos por el po­der y la ri­que­za de Dios; cuan­do el hom­bre ex­pe­ri­men­ta vi­va­men­te que ese Se­ñor, que lle­na y da so­li­dez, ade­más de to­do­po­de­ro­so, es tam­bién to­do ca­ri­ño­so; que Dios es su Dios, el Se­ñor es su Pa­dre; y que su Pa­dre lo ama, y lo en­vuel­ve, y lo com­pe­ne­tra, y lo acom­pa­ña; y que es su for­ta­le­za, su se­gu­ri­dad, su cer­ti­dum­bre y su li­be­ra­ción… en­ton­ces, dí­gan­me, ¿mie­do a qué? Ig­na­cio La­rra­ña­ga Bra­va la mar, mas la fe ile­sa. Ra­fael Al­ber­ti No es el es­trés lo que nos ma­ta; es nues­tra reac­ción an­te él. Hans Sel­ye (1907–1982), en­do­cri­nó­lo­go aus­trohún­ga­ro na­tu­ra­li­za­do ca­na­dien­se, con­si­de­ra­do el pa­dre de la investigación so­bre el es­trés No hay me­jor lu­gar pa­ra re­no­var­se men­tal­men­te que el apo­sen­to de la ora­ción, a so­las con Dios. Cuan­do nos apar­ta­mos de las co­sas tem­po­ra­les que nos dis­traen y nos hos­ti­gan, y allí — en la pre­sen­cia de Dios— fi­ja­mos la men­te en las co­sas de Él, Su po­der trans­for­ma­dor co­mien­za a obrar en no­so­tros. En­ton­ces cam­bia­mos y nos re­no­va­mos. Vir­gi­nia Brandt Berg

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.