A NUES­TROS AMI­GOS Opor­tuno exa­men

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Ge­ne­ral­men­te me con­si­de­ro una per­so­na bas­tan­te tran­qui­la, más bien par­si­mo­nio­sa, que se to­ma las co­sas con cal­ma y no se tur­ba así no más cuan­do sube la pre­sión. Pre­pa­ran­do es­te nú­me­ro de la re­vis­ta, leí el ar­tícu­lo de David — págs. 4 y 5— en el que él se de­cla­ra un preo­cu­pón im­pe­ni­ten­te. Mi pri­me­ra reac­ción fue sen­tir al­go así como lás­ti­ma por mi po­bre ami­go y por tan­tos que an­dan por la vida cris­pa­dos a con­se­cuen­cia del es­trés. De­fi­ni­ti­va­men­te no me di por alu­di­do.

Na­da hu­bie­ra al­te­ra­do mi au­to­com­pla­cen­cia de no ser por­que, ins­ta­do por otro ami­go, hi­ce por In­ter­net un rá­pi­do test de mi ni­vel de es­trés. Al fin y al ca­bo, ese es el te­ma de es­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te. Era de ri­gor, y na­da per­día con eva­luar­me.

Sa­bía que úl­ti­ma­men­te ha­bía es­ta­do vi­vien­do al­gu­nas si­tua­cio­nes es­tre­san­tes — ba­ta­llas in­te­rio­res, in­quie­tu­des por el bie­nes­tar y la sa­lud de mis se­res que­ri­dos, etc.—, pe­ro na­da muy te­rri­ble. No obs­tan­te, como les ha­brá pa­sa­do a otros ilu­sos como yo, ta­ma­ña sor­pre­sa me lle­vé al ver el re­sul­ta­do. La prue­ba arro­jó un pun­ta­je mu­chí­si­mo más al­to del que me ha­bía ima­gi­na­do. ¿El diag­nós­ti­co? ES­TRÉS, con ma­yús­cu­las.

No ha­bría po­di­do ha­cer el test en me­jor mo­men­to: pri­me­ro, pa­ra to­mar con­cien­cia de mi gra­do de ten­sión y así apli­car­me a mí mis­mo los con­se­jos y so­lu­cio­nes que se ofre­cen en las pá­gi­nas si­guien­tes; y se­gun­do, pa­ra tra­ba­jar en es­ta re­vis­ta no como un es­pec­ta­dor, sino como una per­so­na di­rec­ta­men­te afec­ta­da por los te­mas que se tra­tan.

Creo que un buen pun­to de par­ti­da es se­guir el ejem­plo del clé­ri­go in­glés Jo­seph Hall1, que es­cri­bió: «Echa­ré to­das mis car­gas so­bre Dios. A Él no le pesarán».

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.