MI AN­SIO­LÍ­TI­CO

Conectate - - NEWS - Mi­la Na­ta­li­ya A. Go­vo­ruk­ha Mi­la Na­ta­li­ya A. Go­vo­ruk­ha fue pro­fe­so­ra de in­glés en Jár­kov ( Ucra­nia). Hoy en día rea­li­za la­bo­res mi­sio­ne­ras en las Fi­li­pi­nas. ■

El año ha­bía es­ta­do lleno de acon­te­ci­mien­tos, pla­zos y lo­gros. Yo tra­ba­ja­ba ar­dua­men­te en­se­ñan­do in­glés en un co­le­gio par­ti­cu­lar, ade­más de dar cla­ses en ca­sa. Al mis­mo tiem­po es­ta­ba es­tu­dian­do pa­ra ob­te­ner un di­plo­ma­do de fi­lo­lo­gía ru­sa y el cer­ti­fi­ca­do Cam­brid­ge En­glish Pro­fi­ciency. Pa­ra col­mo, di­ri­gía unas reu­nio­nes cris­tia­nas en un cen­tro uni­ver­si­ta­rio y un club de con­ver­sa­ción en in­glés. Te­nía la agen­da co­pa­da, y me en­can­ta­ba.

Ade­más de to­do eso es­ta­ba pre­pa­ran­do mi te­sis. Ha­bía tra­ba­ja­do to­do el año com­pi­lan­do da­tos, ana­li­zan­do in­for­ma­ción, pi­dien­do orien­ta­ción a mis pro­fe­so­res, res­cri­bien­do cier­tas par­tes, etc. A fi­na­les de fe­bre­ro pen­sé que el tra­ba­jo grue­so es­ta­ba ca­si ter­mi­na­do y que so­lo me fal­ta­ba afi­nar al­gu­nos de­ta­lles. Me de­cep­cio­né cuan­do mi men­tor me di­jo que mi obra maes­tra no da­ba la ta­lla y que de­bía reha­cer­la des­de ce­ro.

Has­ta ese mo­men­to lo lle­va­ba to­do bas­tan­te bien, dan­do cla­ses du­ran­te el día y es­tu­dian­do por la no­che y los fi­nes de se­ma­na. In­clu­so me las arre­gla­ba pa­ra en­con­trar­me con mis ami­gos. En ese mo­men­to, sin em­bar­go, mi pe­que­ño mun­do se des­mo­ro­nó. Ape­nas te­nía dos me­ses pa­ra re­dac­tar de nue­vo la te­sis an­tes de la fe­cha de en­tre­ga a prin­ci­pios de ju­nio. En un mes y me­dio de­bía ren­dir mi exa­men de in­glés. En el co­le­gio es­ta­ría to­man­do exá­me­nes fi­na­les a los alum­nos en ma­yo, lo que de por sí im­pli­ca­ba más tra­ba­jo que de cos­tum­bre, pues de­bía ter­mi­nar li­bros, lle­nar for­mu­la­rios, ac­tua­li­zar los bo­le­ti­nes, etc. Era abru­man­te.

A prin­ci­pios de ma­yo me sen­tía an­gus­tia­da, es­tre­sa­da, in­ca­paz, ca­si de­pri­mi­da. En­ton­ces su­ce­dió lo es­pe­ra­ble: me en­fer­mé. Es­tu­ve en ca­ma una se­ma­na con bron­qui­tis, fie­bre al­ta y una tos muy per­sis­ten­te. En ese es­ta­do de des­can­so obli­ga­do leí la Bi­blia, oré y sim­ple­men­te con­ver­sé con Jesús. La en­se­ñan­za más va­lio­sa que sa­qué fue que no de­bía preo­cu­par­me ni es­tre­sar­me. De na­da sir­ve. No va­le la pe­na.

Mien­tras re­co­bra­ba fuer­zas res­cri­bí mi te­sis y la de­fen­dí con éxi­to. To­dos mis alum­nos apro­ba­ron sus exá­me­nes, y ter­mi­né a tiem­po los pa­pe­les del co­le­gio. La­men­ta­ble­men­te no apro­bé el exa­men de Cam­brid­ge. Eso me ape­nó, pe­ro no fue el fin del mun­do. Me pre­pa­ra­ré me­jor el año que vie­ne, oja­lá con me­nos es­trés.

En re­tros­pec­ti­va, agra­dez­co los días que pa­sé en­fer­ma, pues me re­cor­da­ron que siem­pre de­bo ha­cer­me un es­pa­cio pa­ra co­mu­ni­car­me con el Je­fe y pe­dir­le orien­ta­ción, ins­truc­cio­nes y paz in­te­rior. Ese es el an­ti­de­pre­si­vo y an­sio­lí­ti­co que más ne­ce­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.