Man­te­ner la cal­ma en la tor­men­ta

Conectate - - NEWS - David Bo­lick David Bo­lick es fa­ci­li­ta­dor de tu­ris­mo clí­ni­co y co­fun­da­dor de Me­diT­ra­vel So­lu­tions. Vi­ve en Gua­da­la­ja­ra ( Mé­xi­co).

Du­ran­te bue­na par­te de mi vida he si­do muy da­do a preo­cu­par­me. Mi in­ter­pre­ta­ción de la fi­lo­so­fía de «la efi­ca­cia de los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos» y de «mi­rar el la­do bueno de las co­sas» siem­pre fue: «Bah, eso son pa­tra­ñas. Esos con­se­jos son pa­ra co­bar­des. Yo soy rea­lis­ta. Cuan­do el ca­mino se po­ne di­fí­cil, me preo­cu­po, y con ra­zón». No es que fue­ra pe­si­mis­ta, sino que 1. No­ta: Las úl­ce­ras es­to­ma­ca­les pue­den de­ber­se a la bac­te­ria H. py­lo­ri o al uso ex­ce­si­vo de se­dan­tes, en­tre otras cau­sas. El es­trés pue­de ser un fac­tor coad­yu­van­te. 2. V. Juan 6:16–21 ( NVI) 3. V. Juan 14: 27 4. Fi­li­pen­ses 4: 6,7 ( NTV) 5. V. He­chos 16: 23–34 6. V. He­chos, ca­pí­tu­lo 27 me in­quie­ta­ba cuan­do ocu­rría al­go que es­ca­pa­ba a mi con­trol. (De­bo ad­mi­tir que tam­bién me an­gus­tia­ba bas­tan­te por co­sas que sí con­tro­la­ba.) No de­be­ría sor­pren­der a na­die que con el tiem­po, sin yo sa­ber­lo, se me for­ma­ra una úl­ce­ra, que lue­go se agra­vó1.

La pri­me­ra vez que ad­ver­tí los sín­to­mas fue cuan­do es­ta­ba a pun­to de em­bar­car­me en una ex­pe­di­ción por ma­res ig­no­tos que im­pli­ca­ba bas­tan­tes ries­gos y es­trés, a pe­sar de lo cual lo­gré mi ob­je­ti­vo, si bien un po­co cha­pu­ce­ra­men­te. Aun­que mi na­ve ha­cía agua, lo­gré achi­car­la y con­ti­nuar na­ve­gan­do.

Se­guí en ese es­ta­do du­ran­te va­rios años has­ta que en un mo­men­to da­do los sín­to­mas, en vez de re­du­cir­se y des­apa­re­cer por sí so­los, se pre­sen­ta­ron con más fuer­za que nun­ca, y des­pués se in­ten­si­fi­ca­ron to­da­vía más. No lo­gra­ba man­te­ner­los a ra­ya como an­tes y em­pe­cé a per­der pe­so rá­pi­da­men­te. Mi na­ve se hun­día. El diag­nós­ti­co clí­ni­co fue que te­nía una úl­ce­ra san­gran­te y una gas­tri­tis se­ve­ra. El mé­di­co me re­ce­tó an­ti­bió­ti­cos y me di­jo que tu­vie­ra cui­da­do con lo que co­mía. Al ca­bo de un tiem­po en el di­que se­co, se re­pa­ró la ave­ría, los sín­to­mas des­apa­re­cie­ron, y me ale­gro de po­der de­cir que la úl­ce­ra no me ha mo­les­ta­do en ocho años.

Sin em­bar­go, no creo que ha­bría lle­ga­do a buen puer­to de ha­ber­me li­mi­ta­do a se­guir los con­se­jos del fa­cul­ta­ti­vo. El es­ta­do en que me en­con­tra­ba me lle­vó a acu­dir tam­bién a Dios. Su men­sa­je fue cla­ro y di­rec­to: «¡Ma­ri­ne­ro, ma­nos a la obra! Tie­nes que apren­der a ma­ne­jar el es­trés».

Aquí es don­de la his­to­ria se po­ne in­tere­san­te. Mi vida pro­si­guió sin gran­des al­te­ra­cio­nes. To­da­vía me asal­tan las preo­cu­pa­cio­nes; pe­ro en lu­gar de con­ti­nuar como si tal co­sa, me doy cuen­ta de que me es­toy des­vian­do de mi de­rro­te­ro. Eso me lle­va a co­rre­gir el rum­bo por mi cuen­ta o a pe­dir­le a mi mu­jer que ore por mí. Y da re­sul­ta­do. El primer pa­so fue acep­tar que te­nía que cam­biar, que por mu­cho que mo­di­fi­ca­ra mi die­ta e hi­cie­ra ejer­ci­cio, las al­tas do­sis de preo­cu­pa­ción y es­trés se­rían igual de per­ju­di­cia­les. Se­ría como tra­tar de na­ve­gar y hun­dir el bar­co al mis­mo tiem­po.

Me vie­ne a la me­mo­ria el re­la­to de Juan 6 en que los dis­cí­pu­los es­ta­ban te­nien­do di­fi­cul­ta­des pa­ra cru­zar a remo un la­go, en me­dio de fuer­tes vien­tos y con el mar pi­ca­do, y ade­más en ple­na os­cu­ri­dad. Vien­do a Jesús ca­mi­nar ha­cia ellos so­bre el agua, se que­da­ron ate­rro­ri­za­dos. Pe­ro Él les di­jo: «No ten­gan mie­do, que soy Yo». Ellos en­ton­ces lo re­ci­bie­ron con gus­to en la bar­ca y en­se­gui­da arri­ba­ron a su des­tino2.

Po­co des­pués Jesús di­jo a Sus dis­cí­pu­los que les de­ja­ría Su paz y los ins­tó a no tur­bar­se ni te­ner mie­do3. El após­tol Pablo dio a sus lec­to­res la si­guien­te fór­mu­la pa­ra lo­grar la paz in­te­rior: «No se preo­cu­pen por na­da; en cam­bio, oren por to­do. Dí­gan­le a Dios lo que ne­ce­si­tan y den­le gra­cias por to­do lo que Él ha he­cho. Así ex­pe­ri­men­ta­rán la paz de Dios, que su­pera to­do lo que po­de­mos en­ten­der. La paz de Dios cui­da­rá su co­ra­zón y su men­te mien­tras vi­van en Cris­to Jesús» 4.

El pro­pio Pablo es­tu­vo sin du­da mu­cho tiem­po en can­ti­dad de si­tios es­tre­san­tes, como ma­res tem­pes­tuo­sos y ca­la­bo­zos. En una oca­sión es­ca­pó de la cár­cel gra­cias a un te­rre­mo­to5; en otros ca­sos tu­vo que so­por­tar ad­ver­si­da­des du­ran­te lar­gos días y no­ches6. Eso sí, pa­sa­ra lo que pa­sa­ra, nun­ca ter­mi­nó des­con­so­la­do. Dios siem­pre lo ayu­dó a sa­lir ade­lan­te. Si bien lo que me su­ce­dió a mí no fue tan an­gus­tio­so y emo­cio­nan­te como lo que vi­vió él, ni mu­cho me­nos, he co­no­ci­do la mis­ma paz. Mi li­be­ra­ción de la apren­sión cró­ni­ca es prue­ba de que Jesús pue­de ha­cer lo mis­mo por cual­quie­ra.

El es­trés no es al­go que nos su­ce­da. Es nues­tra reac­ción an­te lo que su­ce­de. Y esa reac­ción es op­ta­ti­va. Mau­reen Ki­llo­ran La ver­dad es que el es­trés no pro­vie­ne de tu je­fe, tus hi­jos, tu cón­yu­ge, los atas­cos de trán­si­to, los tras­tor­nos de sa­lud u otras cir­cuns­tan­cias, sino de los pen­sa­mien­tos que abri­gas so­bre esas cir­cuns­tan­cias. An­drew Berns­tein (n. 1949), es­cri­tor y fi­ló­so­fo es­ta­dou­ni­den­se ¿Có­mo nos li­be­ra­mos del es­trés? Yo creo que la pa­la­bra no es li­be­rar, […] al con­tra­rio; creo que el te­ma es en­fren­tar­lo. […] ¿Có­mo lo ha­ce­mos? […] Es­tan­do cons­cien­tes, es­tan­do des­pier­tos a ese guar­dia, a esa se­ño­ra que pe­sa las man­za­nas, a ese ni­ño que nos son­rió en la ca­lle, a ese ma­ri­do que ha­ce ra­to que no le di­go que lo quie­ro, a esa sen­sa­ción emo­cio­nal de es­tar con el co­ra­zón abier­to. Si ca­mi­ná­ra­mos más con el co­ra­zón abier­to…

Pi­lar Sor­do (n. 1965), si­có­lo­ga, con­fe­ren­cis­ta y escritora chi­le­na No tie­ne sen­ti­do preo­cu­par­nos de lo que no con­tro­la­mos, pues no hay na­da que po­da­mos ha­cer al res­pec­to. Y ¿pa­ra qué preo­cu­par­nos de lo que sí con­tro­la­mos? El he­cho de preo­cu­par­nos nos man­tie­ne in­mo­vi­li­za­dos.

Way­ne Dyer (n. 1940), es­cri­tor y con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.