Có­mo op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de un tex­to de Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne y su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, di­ri­gen el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal. ■

Cuan­do hay mu­cho que ha­cer, po­si­ble­men­te lo que me­nos quie­re uno es ami­no­rar la mar­cha, de­te­ner­se a me­di­tar, de­jar de pen­sar en el tra­ba­jo y con­cen­trar­se en el Se­ñor. Aun­que uno in­ten­te re­po­sar en Jesús, pue­de re­sul­tar más di­fí­cil de lo que pa­re­ce. Del di­cho al he­cho hay mu­cho tre­cho. No obs­tan­te, Él nos di­ce: «Ve­nid a Mí to­dos los que es­táis tra­ba­ja­dos y car­ga­dos, y Yo os ha­ré des­can­sar. […] Apren­ded de Mí, que soy man­so y hu­mil­de de co­ra­zón; y ha­lla­réis des­can­so pa­ra vues­tras al­mas» 1.

¿Qué sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te re­po­sar en Jesús? Es con­fiar en que, una vez que le has pe­di­do que te re­suel­va el pro­ble­ma o que te ayu­de con la ta­rea que tie­nes en­tre ma­nos, Él se ha­rá car­go de ello. Es con­fiar en que Él te in­di­ca­rá qué pue­des ha­cer pa­ra que la si­tua­ción me­jo­re, te ca­pa­ci­ta­rá pa­ra rea­li­zar lo que es­tá a tu al­can­ce y ha­rá lo que tú no pue­des ha­cer. Es dis­tan­ciar­te de los pro­ble­mas o del tra­ba­jo, des­co­nec­tar­te de to­do lo que tie­nes al­re­de­dor y per­mi­tir que tu es­pí­ri­tu se for­ta­lez­ca co­mul­gan­do con Él.

En re­su­mi­das cuen­tas, des­can­sar en Jesús es en­co­men­dar­le los asun­tos y con­fiar en que Él se en­car­ga­rá del desen­la­ce. Si que­re­mos ob­te­ner óp­ti­mos re­sul­ta­dos, los

1. Ma­teo 11:28,29 2. He­breos 4:11 ( NVI)

ra­tos que pa­se­mos con Jesús en ora­ción y co­mu­nión no pue­den ser apre­su­ra­dos y su­per­fi­cia­les, en al­gún hue­qui­to de tiem­po en que to­da­vía an­da­mos con la ca­be­za en to­dos los asun­tos que te­ne­mos pen­dien­tes. Es me­nes­ter que nos to­me­mos tiem­po pa­ra sin­to­ni­zar con Él, abrir­le nues­tro co­ra­zón y de­jar que nos acla­re los pen­sa­mien­tos y nos tran­qui­li­ce el es­pí­ri­tu.

El tiem­po que pa­sas con el Se­ñor es en reali­dad la par­te más im­por­tan­te del día. Si te acos­tum­bras a prio­ri­zar­lo, Su pre­sen­cia te acom­pa­ña­rá to­da la jor­na­da, pro­por­cio­nán­do­te orien­ta­ción y asis­ten­cia.

La Bi­blia di­ce: «Es­for­cé­mo­nos, pues, por en­trar en ese re­po­so» 2. Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio — es­for­zar­se por des­can­sar—; pe­ro apar­tar­se de to­do re­quie­re un es­fuer­zo. No es que el con­cep­to de re­po­sar en Él sea tan com­pli­ca­do. Lo que pa­sa es que lle­var­lo a la prác­ti­ca — de­jar atrás nues­tro mo­do par­ti­cu­lar de pro­ce­der— es tra­ba­jo­so, y al prin­ci­pio cues­ta. Pe­ro una vez que te acos­tum­bres, te aho­rra­rá tan­to tiem­po, es­fuer­zo, ten­sio­nes y es­trés que aca­ba­rás pre­gun­tán­do­te có­mo te las arre­gla­bas an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.