UN DÍA PER­FEC­TO

Conectate - - NEWS - By Joy­ce Sut­tin Joy­ce Sut­tin es do­cen­te y escritora. Vi­ve en San An­to­nio, EE. UU. ■

Hoy fue un día per­fec­to. No por­que dis­fru­ta­ra de una ocio­si­dad de­li­cio­sa, ni tam­po­co en tér­mi­nos de lo que lo­gré. Ni si­quie­ra es­tu­vo exen­to de di­fi­cul­ta­des. Aun así, fue tan per­fec­to de pe a pa que aho­ra me sien­to im­pul­sa­da a vol­ver so­bre mis pa­sos pa­ra tra­tar de des­cu­brir qué fue lo que lo hi­zo tan per­fec­to. A lo me­jor con­si­go que se re­pi­ta.

Me des­per­té tem­prano y em­pe­cé la jor­na­da con una ca­mi­na­ta de 3 ki­ló­me­tros en la que di gra­cias a Dios por mis se­res que­ri­dos. Des­pués me to­mé un ra­to pa­ra leer de­te­ni­da­men­te un tex­to de­vo­cio­nal, re­fle­xio­nar so­bre su con­te­ni­do y orar pa­ra que aque­llas pa­la­bras me trans­for­ma­ran. Tam­bién es­cu­ché unas can­cio­nes cris­tia­nas, cu­yas inspiradoras le­tras me lle­na­ron el al­ma. Pa­sé lue­go unos mo­men­tos ob­ser­van­do unos ar­cos iris eté­reos que flo­ta­ban en la ha­bi­ta­ción, pro­du­ci­dos por un pris­ma que ha­bía col­ga­do y que des­com­po­nía la luz del sol.

Des­pués de desa­yu­nar, pla­ni­fi­qué el año lec­ti­vo e hi­ce los pe­di­dos de ma­te­ria­les di­dác­ti­cos pa­ra los alum­nos a los que es­co­la­ri­zo en ca­sa. Lue­go los ayu­dé con sus es­tu­dios de pri­me­ro, sép­ti­mo y no­veno gra­do. Si bien fue una ma­ña­na de mu­cha ac­ti­vi­dad, me sor­pren­dió que es­tu­vie­ra li­bre de pre­sio­nes. El tiem­po que pa­sé con Jesús sin du­da va­lió la pe­na.

Mien­tras cor­ta­ba las ver­du­ras pa­ra el al­muer­zo, em­pe­cé a des­ani­mar­me un po­co, has­ta que me pu­se a dar gra­cias a Dios por la abun­dan­cia de ali­men­tos sa­lu­da­bles que nos pro­vee. Aun­que te­nía las ma­nos ocu­pa­das, mi co­ra­zón y mi men­te es­ta­ban le­jos: me veía sen­ta­da a los pies de Jesús, dis­fru­tan­do de dul­ce co­mu­nión con Él. Fue la infusión de áni­mo que me ha­cía fal­ta.

Mien­tras ha­cía un man­da­do en el au­to, es­cu­ché unas pie­zas de piano fran­ca­men­te inspiradoras. Avan­za­ba con el trá­fi­co, pe­ro no sen­tía la ha­bi­tual ten­sión en los hom­bros. Un se­ñor ma­yor hi­zo un gi­ro exa­ge­ra­da­men­te len­to que exas­pe­ró a los otros con­duc­to­res; pe­ro yo me pu­se a re­zar por él y a agra­de­cer­le al Se­ñor que to­da­vía pu­die­ra ma­ne­jar a su edad.

De vuel­ta en ca­sa, en­tre e-mails, lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos y una bre­ve vi­si­ta de una ve­ci­na, pre­pa­ré la ce­na, hi­ce el aseo y pa­sé un ra­to con mi hi­jo ado­les­cen­te. A ve­ces me preo­cu­po por él. Sin em­bar­go, mien­tras con­ver­sá­ba­mos y me con­ta­ba sus opi­nio­nes, in­quie­tu­des y sue­ños, Jesús me ayu­dó a ver en él una dul­zu­ra y pro­fun­di­dad que a ve­ces se me pa­sa por al­to.

Al atar­de­cer sa­lí a pa­sear con mi ma­ri­do. To­ma­dos de la mano, ob­ser­va­mos el sol, que te­ñía las nu­bes de azul la­van­da y ro­sa­do, y di­mos gra­cias por la vida tan afor­tu­na­da que lle­va­mos.

No pue­do pre­ten­der que to­dos los días sean así de per­fec­tos, pe­ro sé qué ha­cer pa­ra au­men­tar las po­si­bi­li­da­des de que lo sean: me to­ma­ré tiem­po pa­ra co­nec­tar­me con Jesús y pa­ra re­no­var esa co­ne­xión a lo lar­go del día me­di­tan­do en Él y en Su bon­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.