TE­RA Pia con­tra­el pá­ni­co

Conectate - - NEWS - An­na Per­li­ni An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria ac­ti­va en la ex Yu­gos­la­via des­de 1995.

Es­ta­ba lim­pian­do y or­de­nan­do mis pin­ce­les y la­tas de pin­tu­ra des­pués de ter­mi­nar un gran mu­ral pa­ra una es­cue­la de ca­te­que­sis del ba­rrio, cuan­do Ma­xim me pa­só una no­ta:

«Me ha ani­ma­do mu­cho co­no­cer a per­so­nas como tú, tan lle­nas de fe y op­ti­mis­mo, y tra­ba­jar con­ti­go en es­ta la­bor. ¿Te acor­da­rás de ha­cer una ora­ción por mí, que es­toy pa­san­do por una tem­po­ra­da muy di­fí­cil? Gra­cias».

Me sor­pren­dió un po­co, pues no pa­re­cía ser una per­so­na apro-ble­ma­da. Era un se­ñor edu­ca­do, agra­da­ble, y se veía que le ha­bía ido bien en la vida.

Unos me­ses más tar­de Ma­xim me in­vi­tó a ce­nar a su ca­sa. Fue allí que me con­fió que lle­va­ba años ba­ta­llan­do con ata­ques de pá­ni­co muy de­bi­li­tan­tes que le im­pe­dían te­ner una vida so­cial ple­na. Úl­ti­ma­men­te has­ta el mie­do a su­frir un ata­que

1. http://www.pe­run­mon­do­mi­glio­re.org/ bas­ta­ba pa­ra qui­tar­le el áni­mo de sa­lir. Por lo vis­to las se­sio­nes de te­ra­pia no lo ha­bían ayu­da­do mu­cho. Se aver­gon­za­ba tan­to de lo que le pa­sa­ba que po­nía cual­quier ex­cu­sa cuan­do lo in­vi­ta­ban a un even­to.

Mien­tras me con­ta­ba to­do eso, me iden­ti­fi­qué con él, pues yo tam­bién ha­bía su­fri­do un te­mor re­cu­rren­te que me pro­vo­ca­ba in­quie­tud y an­gus­tia, aun­que no tan in­ten­sas como en su ca­so.

Du­ran­te va­rios años, des­pués de un ac­ci­den­te de trán­si­to, me po­nía muy apren­si­va al con­du­cir, so­bre to­do en ca­rre­te­ras con mu­cho trá­fi­co. Se me ace­le­ra­ba el pul­so, y me ve­nía un su­dor frío. Con el tiem­po me em­pe­zó a dar mie­do al su­bir­me a cual­quier vehícu­lo. Tar­dé en su­pe­rar­lo, así que en­ten­día lo que aque­ja­ba a Ma­xim.

Él me ha­bló más de su tras­torno. Al prin­ci­pio me li­mi­té a es­cu­char­lo. Lue­go le con­té mi ex­pe­rien­cia.

—¿Có­mo hi­cis­te pa­ra su­pe­rar­lo? —me pre­gun­tó an­sio­so.

Le con­té que la clave ha­bía si­do con­fiar en Jesús, orar y es­cu­char mú­si­ca edi­fi­can­te. Aun­que no me­jo­ré ins­tan­tá­nea­men­te y aun hoy me asal­ta de vez en cuan­do la mis­ma apren­sión, eso ma­yor­men­te sir­ve pa­ra re­cor­dar­me los mu­chos pro­gre­sos que he he­cho. An­tes de ter­mi­nar la ve­la­da, ora­mos jun­tos pa­ra que él apren­die­ra a en­co­men­dar­le sus mie­dos a Jesús.

Lo bueno es que al ca­bo de unos me­ses de se­guir la mis­ma te­ra­pia que yo, Ma­xim se li­bró de sus ata­ques de pá­ni­co. Reanu­dó su vida so­cial, co­men­zó a via­jar otra vez y abrió su ca­sa y su co­ra­zón a otras si­tua­cio­nes de ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.