SI­LEN­CIO CREA­TI­VO

Conectate - - NEWS - Su­mit Dha­mi­ja Su­mit Dha­mi­ja es lec­tor de Co­néc­ta­te. Vi­ve en la In­dia. Es­cri­be: « Lle­vo le­yen­do Co­néc­ta­te des­de el 2005. Su con­te­ni­do es­pi­ri­tual me ha ayu­da­do a afe­rrar­me a la fe en épo­cas tur­bu­len­tas». ■

La In­dia, don­de vi­vo yo, es un país de ex­ten­sas tie­rras de la­bran­za, gran­des mon­ta­ñas cu­yos pi­cos to­can el cie­lo y an­chos ríos que dis­cu­rren pe­re­zo­sos en­tre las pe­ñas. Si bien la tie­rra es tan apa­ci­ble como lo ha si­do siem­pre, mu­chos de sus ha­bi­tan­tes vi­ven es­tre­sa­dos, como en otras par­tes del mun­do.

El doc­tor Hans Sel­ye, des­ta­ca­do in­ves­ti­ga­dor mé­di­co, ob­ser­vó que «en es­te mun­do tan ace­le­ra­do nos es­ta­mos so­me­tien­do a de­ma­sia­das exi­gen­cias. An­da­mos con pri­sas cons­tan­tes, con preo­cu­pa­cio­nes in­ce­san­tes». Des­gra­cia­da­men­te, mu­chos to­da­vía de­ben apren­der a cul­ti­var la paz in­te­rior.

Una téc­ni­ca ex­ce­len­te pa­ra su­pe­rar el es­trés es la prác­ti­ca del si­len­cio. Con­sis­te en ubi­car­se en un lu­gar tran­qui­lo y ha­cer to­do lo po­si­ble por es­tar quie­to y de­jar la men­te en blan­co. Wi­lliam Ja­mes (1842–1910) di­jo: «Es tan im­por­tan­te cul­ti­var el po­der del si­len­cio como el de la pa­la­bra »; y Tho­mas Carly­le (1795–1881) se­ña­ló: «El si­len­cio es el ele­men­to en el que to­man for­ma to­das las co­sas mag­ní­fi­cas». La Pa­la­bra de Dios nos acon­se­ja lo mis­mo: «En quie­tud y en con­fian­za se­rá vues­tra for­ta­le­za » 1.

Ha­ce po­co leí una en­tre­vis­ta que le hi­cie­ron a un fa­bri­can­te de cau­cho. Co­men­tó que las in­dus­trias no apren­die­ron a ma­nu­fac­tu­rar neu­má­ti­cos efi­cien­tes has­ta que los re­di­se­ña­ron pa­ra que ab­sor­bie­ron los im­pac­tos de la ca­rre­te­ra en lu­gar de li­mi­tar­se a re­sis­tir­los. No­so­tros tam­bién lo­gra­ría­mos más si apren­dié­ra­mos a dis­ten­der­nos y de­já­ra­mos que las pre­sio­nes y ten­sio­nes de la vida flu­ye­ran a tra­vés de no­so­tros en lu­gar de lu­char rí­gi­da­men­te con­tra ellas.

1. Isaías 30:15

Si que­re­mos aho­rrar ener­gías pa­ra po­der ha­cer fren­te a nues­tras obli­ga­cio­nes y con­ti­nuar sien­do efi­ca­ces a lo lar­go del tiem­po, ese de­li­ca­do y a la vez po­de­ro­so me­ca­nis­mo lla­ma­do per­so­na­li­dad hu­ma­na de­be re­ci­bir tan­ta aten­ción de par­te nues­tra como la que re­ci­be una má­qui­na de par­te del in­ge­nie­ro. Uno pue­de ad­qui­rir otra má­qui­na; no obs­tan­te, la má­qui­na que so­mos no­so­tros no pue­de re­pro­du­cir­se si fa­lla, y el es­trés es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de fa­llos. Nor­man Vin­cent Pea­le (1898–1993), pas­tor y es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Te­ne­mos ne­ce­si­dad de en­con­trar a Dios, y a Él no se le en­cuen­tra en me­dio del rui­do y la agi­ta­ción. Bas­ta con ob­ser­var el si­len­cio con que cre­ce la na­tu­ra­le­za: los ár­bo­les, las flo­res, la hier­ba. De­be­mos pa­sar tiem­po a so­las con Dios en si­len­cio pa­ra re­no­var­nos y trans­for­mar­nos. Pues el si­len­cio pue­de dar­nos un nue­vo en­fo­que de la vida. Ma­dre Teresa (1910–1997), fun­da­do­ra de la con­gre­ga­ción de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad

Co­néc­ta­te re­ci­be de buen gra­do co­la­bo­ra­cio­nes de sus lec­to­res, si bien no pue­de ga­ran­ti­zar la pu­bli­ca­ción de to­dos los ar­tícu­los re­ci­bi­dos. Las co­la­bo­ra­cio­nes de­ben en­viar­se a ac­ti­va­ted@ac­ti­va­ted.org.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.