BA­SU­RA PA­RA UNO, OCA­SIÓN PA­RA OTRO

Las pe­pi­tas de man­za­na

Conectate - - VORDER SEITE - Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta e ins­truc­tor de pan­to­mi­ma2. Vi­ve en Ale­ma­nia. Ha es­cri­to un re­la­to de fic­ción so­bre Jua­ni­to Man­za­nas que pue­de leer­se gra­tui­ta­men­te aquí: https://brin­ge­li­xir.word­press.com/2013/11/11/ch­rist­mas-

Cuan­do nos fal­ta fe, nos per­de­mos mi­la­gros que po­drían ayu­dar­nos. Gran par­te de la vi­da con­sis­te en te­ner fe pa­ra re­co­no­cer po­si­bi­li­da­des que tal vez a otros se les es­ca­pan. Pon­ga­mos por ejem­plo las se­mi­llas de una man­za­na. La ma­yo­ría de las per­so­nas, des­pués de co­mer­se una man­za­na, ti­ran a la ba­su­ra el co­ra­zón y las se­mi­llas por­que no les dan nin­gún va­lor. Sin em­bar­go, al­guien con una fe tan pe­que­ña co­mo esas se­mi­llas po­dría ver en ellas un mun­do de opor­tu­ni­da­des.

Cuan­do los dis­cí­pu­los de Je­sús se exas­pe­ra­ron por­que no eran ca­pa­ces de cu­rar cier­tas en­fer­me­da­des, Él les plan­teó que su in­efi­ca­cia era pro­duc­to de su in­cre­du­li­dad: «Us­te­des no tie­nen la fe su­fi­cien­te —les ex­pli­có—. Les di­go la ver­dad, si tu­vie­ran fe, aun­que fue­ra tan pe­que­ña co­mo una se­mi­lla de mos­ta­za, po­drían de­cir­le a es­ta mon­ta­ña: “Muévete de aquí has­ta allá”, y la mon­ta­ña se mo­ve­ría. Na­da se­ría im­po­si­ble» 1.

«¡Un mo­men­to! Je­sús di­jo una se­mi­lla de mos­ta­za, no de man­za­na ». Así es. En to­do ca­so, lo im­por­tan­te es que te­nien­do un po­qui­to de fe po­de­mos lo­grar mu­cho, has­ta mo­ver mon­ta­ñas. Ade­más, ten­ga­mos en cuen­ta que eso fue an­tes que se in­ven­ta­ra la di­na­mi­ta pa­ra ha­cer es­ta­llar mon­ta­ñas, y an­tes que se fa­bri­ca­ran enor­mes ca­mio­nes vol­que­te pa­ra aca­rrear ro­cas.

De­trás de mi ca­sa cre­ce un vie­jo y ve­ne­ra­ble man­zano. Pa­ra fi­nes de agos­to, la hier­ba a su al­re­de­dor es­tá lle­na de man­za­nas, la ma­yo­ría con un par de gu­sa­ni­tos den­tro, da­do que no apli­ca­mos pes­ti­ci­das. La ma­yor par­te so­lo sir­ve pa­ra abono; pe­ro si se cor­tan las par­tes ma­las an­tes que los gu­sa­nos se aco­mo­den de­ma­sia­do y se tro­cea lo de­más, se pue­de ha­cer un es­tu­pen­do pas­tel de man­za­na.

Eso me re­cuer­da a un que­ri­dí­si­mo per­so­na­je que tu­vo mu­cha fe pa­ra de­tec­tar opor­tu­ni­da­des en co­si­tas pe­que­ñas. Me re­fie­ro a John Chap­man, co­no­ci­do afec­tuo­sa­men­te co­mo Jua­ni­to Man­za­nas. Si bien abun­dan las le­yen­das so­bre ese hé­roe del fol­clor es­ta­dou­ni­den­se, se co­no­cen su­fi­cien­tes he­chos ve­rí­di­cos de su vi­da pa­ra que me­rez­ca la pe­na con­tar­la:

Vi­vió de 1774 a 1845. Re­co­lec­ta­ba se­mi­llas de man­za­na de los desechos de los mo­li­nos pa­ra si­dra, las cua­les lue­go lim­pia­ba y se­ca­ba pa­ra pre­pa­rar­las pa­ra la siem­bra. Se­gui­da­men­te las po­nía en un mo­rral y par­tía ha­cia re­gio­nes más oc­ci­den­ta­les en las que ape­nas co­men­za­ban a es­ta­ble­cer­se asen­ta­mien­tos. Con las se­mi­llas ha­cía al­má­ci­gos, que cui­da­ba has­ta que los ar­bo­li­tos te­nían su­fi­cien­te

1. Ma­teo 17: 20 ( NTV)

2. http://eli­xir­mi­me. com

ta­ma­ño pa­ra ven­der­los o tro­car­los por ro­pa u otros ar­tícu­los.

Ese pre­di­ca­dor des­cal­zo que se de­di­ca­ba a plan­tar ár­bo­les era bienvenido en­tre los co­lo­nos. Lo in­vi­ta­ban a sus ca­sas y se ale­gra­ban de te­ner no­ti­cias de los lu­ga­res don­de él ha­bía es­ta­do y de es­cu­char sus his­to­rias. Tam­bién era una suer­te de bi­blio­te­ca mó­vil, pues te­nía su bi­blia di­vi­di­da en sec­cio­nes. De­ja­ba una par­te en ca­sa de unos co­lo­nos y más tar­de la cam­bia­ba por otra cuan­do vol­vía a pa­sar por allí.

Las man­za­nas que dan los ár­bo­les na­ci­dos de se­mi­llas no sue­len ser dul­ces. De ahí que las cul­ti­va­das por Jua­ni­to Man­za­nas se so­lie­ran pro­ce­sar pa­ra ha­cer vi­na­gre de man­za­na, uti­li­za­do co­mo con­ser­van­te. Los ár­bo­les tam­bién ser­vían pa­ra de­mar­car te­rre­nos.

Al igual que Jua­ni­to Man­za­nas, po­de­mos echar mano de las oca­sio­nes que se nos pre­sen­ten. Cuan­do la opor­tu­ni­dad lla­me a la puer­ta, po­de­mos apro­ve­char­la y par­ti­ci­par así de las ben­di­cio­nes que Dios tie­ne pa­ra no­so­tros y pa­ra otras per­so­nas con las que nos re­la­cio­ne­mos. De­tec­tar una opor­tu­ni­dad cuan­do sur­ge es ape­nas el pri­mer pa­so. Lue­go vie­nen to­dos los de­más pa­sos pa­ra ha­cer que esa po­si­bi­li­dad se con­cre­te en he­chos, del mis­mo mo­do que pa­ra Jua­ni­to Man­za­nas era un pro­ce­so la­bo­rio­so con­ver­tir las se­mi­llas en ar­bo­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.