TE­SO­ROS DE LO PRO­FUN­DO

Conectate - - NEWS - Ma­ra Hod­ler Ma­ra Hod­ler ha si­do mi­sio­ne­ra en Ex­tre­mo Orien­te y en Áfri­ca Orien­tal. Ac­tual­men­te vi­ve en Te­xas con su es­po­so y sus hi­jos y ad­mi­nis­tra una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar.

En mi eter­na bús­que­da de co­sas bo­ni­tas des­cu­brí un tro­ci­to de vi­drio pu­li­do mien­tras ca­mi­na­ba por la pla­ya. Bien pu­li­da y li­sa, una es­quir­la de vi­drio cual­quie­ra pa­re­ce una gema, al­go digno de ser co­lo­ca­do en un her­mo­so col­gan­te o co­llar. El mar ha­ce lo mis­mo con la ma­de­ra. Una ra­ma a la de­ri­va que ha si­do ali­sa­da por los ele­men­tos pue­de ser­vir de ma­te­ria pri­ma pa­ra ela­bo­rar mue­bles de di­se­ño y ob­je­tos de ar­te. Ca­da pe­da­zo de ma­de­ra o de vi­drio que ha si­do pu­li­do por el agua y la are­na es úni­co. Al­gu­nos has­ta se pue­den co­lec­cio­nar y ven­der.

La na­tu­ra­le­za abun­da en ejem­plos en que el ri­gor con­vier­te al­go de po­ca va­lía o be­lle­za en un ob­je­to ex­cep­cio­nal y muy apre­cia­do: las per­las, los dia­man­tes, los ár­bo­les de ma­de­ra du­ra que se dan en las al­tas mon­ta­ñas. Has­ta el si­ro­pe de ar­ce ne­ce­si­ta in­vier­nos lar­gos y fríos pa­ra que se pro­duz­ca su­fi­cien­te sa­via1. Tam­bién hay múl­ti­ples ca­sos de per­so­nas ex­tra­or­di­na­rias que se for­ja­ron en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas: gen­te em­pá­ti­ca, lle­na de sa­bi­du­ría, es­pe­ran­za, go­zo, pa­cien­cia, ab­ne­ga­ción y otras cua­li­da­des ad­mi­ra­bles.

Cla­ro que los si­tios a los que hay que ir pa­ra ob­te­ner esas cua­li­da­des no siem­pre son agra­da­bles; es más, en mu­chos ca­sos son

1. Why Ma­ple Sy­rup Costs So Much, http://www. bu­si­nes­sweek . com/stories/ 2008- 09-27/ why - ma­ple- sy­rup- costs- so - much­bu­si­ness­week-bu­si­ness- news - stock- mar­ket- and- fi­nan­cial- ad­vi­ce

2. Ro­ma­nos 5: 2– 4 ( NVI)

lu­ga­res a los que uno no quie­re ir, a los que uno se re­sis­te a ir.

Nun­ca me ha su­ce­di­do na­da real­men­te trau­má­ti­co. To­da­vía ten­go to­das mis ex­tre­mi­da­des, nun­ca le han dis­pa­ra­do a na­die de­lan­te de mí, na­die ha muer­to ja­más en mis bra­zos:; pe­ro sí ha ha­bi­do oca­sio­nes en que Dios me con­du­jo al que­bran­ta­mien­to por otros me­dios, por ejem­plo a raíz de erro­res ver­gon­zo­sos, cam­bios que no me gus­ta­ron, re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les que to­ca­ron a su fin, tras­tor­nos de sa­lud y otras co­sas que me han ido li­man­do co­mo pu­len las olas del mar un tro­zo de vi­drio.

La pri­me­ra vez que en­con­tré en la pla­ya es­quir­las de vi­drio me que­dé fas­ci­na­da. Se me ocu­rrie­ron to­da cla­se de co­sas que po­día ha­cer con aque­llos te­so­ros. Pa­ra ga­ran­ti­zar que nun­ca se me aca­ba­ran, de­ci­dí ha­cer más yo mis­ma. En­con­trar tro­zos de vi­drio ro­to no fue di­fí­cil. Los ha­llé de di­ver­sos co­lo­res: ma­rrón, ver­de cla­ro, ver­de os­cu­ro, trans­pa­ren­tes y has­ta uno de co­lor azul cla­ro. Los co­lo­qué en una pis­ci­ni­ta na­tu­ral con fon­do de are­na, ro­dea­da de ro­cas, que era cons­tan­te­men­te ba­ña­da por las olas. Es­ta­ba se­gu­ra de que en po­cas se­ma­nas ob­ten­dría lo que que­ría.

Co­mo era de es­pe­rar, cuan­do vol­ví a ese lu­gar unas se­ma­nas des­pués, no me im­pre­sio­nó lo que vi. El vi­drio se­guía ahí, evi­den­te­men­te un tan­to des­gas­ta­do, pe­ro no pu­li­do. Aún no era be­llo.

La cla­ve es la pa­cien­cia. Ha­ce fal­ta tiem­po pa­ra pu­lir el vi­drio, pa­ra con­ver­tir un grano de are­na en una per­la, o un tro­zo de car­bón en un dia­man­te, y tam­bién pa­ra que no­so­tros al­can­ce­mos la man­se­dum­bre y la humildad que ca­rac­te­ri­zan a Cris­to.

La pró­xi­ma vez que sien­tas que una ola se aba­lan­za so­bre ti, cual­quie­ra que sea esa ola —una ini­cia­ti­va tu­ya que aca­ba en fra­ca­so, un afec­to es­pe­cial que no es co­rres­pon­di­do, al­gu­na me­ta que per­si­gues con ahín­co y que a pe­sar de ello no se ma­te­ria­li­za—, re­cuer­da el efec­to que va a te­ner en ti.

Te va a en­se­ñar pa­cien­cia y per­se­ve­ran­cia. Va a sa­car a re­lu­cir tu em­pa­tía. Te de­mos­tra­rá que Dios es el úni­co que no nos de­cep­cio­na. Te in­fun­di­rá una paz que no es­ta­rá su­je­ta a las cir­cuns­tan­cias. Sea lo que sea que te en­se­ñe, creo que te que­da­rás sa­tis­fe­cho y tran­qui­lo con el re­sul­ta­do final.

«Nos re­go­ci­ja­mos [...] en nues­tros su­fri­mien­tos, por­que sa­be­mos que el su­fri­mien­to pro­du­ce per­se­ve­ran­cia; la per­se­ve­ran­cia, en­te­re­za de ca­rác­ter; la en­te­re­za de ca­rác­ter, es­pe­ran­za » 2. Y aun­que no me gus­tan los ri­go­res de la vi­da, de­bo con­cor­dar con Pa­blo en eso. Sé que ca­da ola que se me ha ve­ni­do en­ci­ma ha me­jo­ra­do al­gu­na fa­ce­ta mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.