Ras­go­nes y re­mien­dos

Conectate - - NEWS - Ro­sa­ne Pe­rei­ra Ro­sa­ne Pe­rei­ra es pro­fe­so­ra de in­glés y es­cri­to­ra. Vi­ve en Río de Ja­nei­ro (Brasil) y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia I nter­na­cio­nal.

Cuan­do yo era ni­ña, mi ma­dre te­nía siem­pre una pi­la de ro­pa pa­ra re­men­dar jun­to a la má­qui­na de co­ser. La ma­yor par­te era mía y de mis her­ma­nos. Los sá­ba­dos por la ma­ña­na ella arre­gla­ba pa­cien­te­men­te aque­llas pren­das. Ten­go mu­chos re­cuer­dos de cuan­do me sen­ta­ba a su la­do y ella me en­se­ña­ba los ru­di­men­tos de la cos­tu­ra y a ha­cer ves­ti­dos pa­ra mis mu­ñe­cas. Pe­ro lo más im­por­tan­te que me en­se­ñó fue un día en que me di­jo: «La vi­da es co­mo los re­mien­dos que ha­go to­das las se­ma­nas. Cuan­do al­go sa­le mal, hay que re­pa­rar­lo; y si al­go se rom­pe, hay que re­men­dar­lo, y así nos las va­mos arre­glan­do».

En efec­to, con los años me fui dan­do cuen­ta de que la vi­da no siem­pre es co­mo una pren­da nue­va. A ve­ces se ras­ga, o se des­co­se, o se cae un bo­tón. Pe­ro co­mo me en­se­ñó mi ma­má, no que­da otra que ha­cer un nue­vo in­ten­to, o dis­cul­par­se y tra­tar de en­men­dar el error que he­mos co­me­ti­do, y per­do­nar los aje­nos, y ayu­dar a los de­más a sa­lir de sus líos.

Pro­ver­bios 27:6 di­ce: «Lea­les son las he­ri­das que cau­sa el que ama, pe­ro fal­sos los be­sos del que abo­rre­ce» 1. La pri­me­ra vez que leí eso me que­dé ató­ni­ta. Pen­sa­ba que la amis­tad era de­cir so­la­men­te co­sas po­si­ti­vas, y nun­ca cri­ti­car ni co­rre­gir a na­die. Pe­ro me di cuen­ta de que po­día be­ne­fi­ciar­me de un buen re­ga­ño de al­guien que sé que me quie­re, de ami­gos bie­nin­ten­cio­na­dos, de mi ma­ri­do, mis her­ma­nos y her­ma­nas y mis pro­pios hi­jos ya adul­tos.

He apren­di­do que pa­ra ma­du­rar es­pi­ri­tual­men­te ne­ce­si­ta­mos apor­tes de aquí y de allá, y que de­be­mos es­cu­char los bue­nos con­se­jos y con­si­de­rar­los con de­te­ni­mien­to en lu­gar de re­cha­zar­los por or­gu­llo. Tam­bién po­de­mos aconsejar a nues­tros se­res que­ri­dos pa­ra que no si­gan por ca­mi­nos que sa­be­mos por ex­pe­rien­cia que so­la­men­te los lle­va­rán a la de­rro­ta y la de­silu­sión.

Cuan­do va­mos con­du­cien­do es mu­cho más fá­cil ver las lu­ces de los de­más au­tos que las del nues­tro. Lo mis­mo se apli­ca a nues­tros de­fec­tos y de­bi­li­da­des. Los ami­gos fie­les nos ayu­dan a to­mar con­cien­cia de esas co­sas y me­jo­rar. Así va­mos ma­du­ran­do es­pi­ri­tual­men­te y nos con­ver­ti­mos más en lo que Dios sa­be que so­mos ca­pa­ces de ser. Ade­más con el tiem­po nos sen­ti­mos más fe­li­ces y rea­li­za­dos, co­mo cuan­do uno aprue­ba los exá­me­nes en el co­le­gio y pa­sa al si­guien­te cur­so.

Por eso, cuan­do al­go te sal­ga mal, no te hun­das en la de­ses­pe­ra­ción. Siem­pre se pue­de me­jo­rar. A Dios le en­can­ta dar­nos una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Lo im­por­tan­te es apren­der de nues­tros erro­res, pa­sar de cur­so y se­guir ade­lan­te. Re­cuer­da que cuan­do al­go se ras­ga, nor­mal­men­te pue­de re­men­dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.