A NUES­TROS AMI­GOS

Cons­truir el fu­tu­ro

Conectate - - NEWS -

El fin del año es ideal pa­ra ha­cer in­ven­ta­rio y pon­de­rar lo rea­li­za­do, una gran oca­sión pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo su­ce­di­do en los úl­ti­mos 12 me­ses. Cla­ro que el ejer­ci­cio pue­de de­jar­nos un sa­bor agri­dul­ce, por las ex­pe­rien­cias y per­so­nas que se han alo­ja­do en nues­tro pa­sa­do.

En cual­quier ca­so, to­do fi­nal da pie a un reini­cio, es una opor­tu­ni­dad de re­co­men­zar. Po­pu­lar­men­te el prin­ci­pio del año es un buen mo­men­to pa­ra ha­cer­se pro­pó­si­tos y re­im­pul­sar ini­cia­ti­vas, mi­rar con ilu­sión ha­cia el fu­tu­ro, re­pa­sar lo que tu­vo re­sul­ta­dos po­si­ti­vos el año an­te­rior y edi­fi­car so­bre esa ba­se.

Es po­si­ble que al aden­trar­nos en el nue­vo año — con el in­ce­san­te bom­bar­deo de no­ti­cias de ham­bru­nas, con­flic­tos so­cia­les, gue­rras y ca­tás­tro­fes— nos lle­ve­mos la im­pre­sión de que nun­ca en la His­to­ria ha es­ta­do el mun­do tan mal o tan di­vi­di­do. El fu­tu­ro nos pue­de pa­re­cer tan ne­gro co­mo el be­tún, y las prue­bas que se ave­ci­nan, fran­ca­men­te es­pe­luz­nan­tes. Pe­ro no hay que en­co­ger­se por eso.

Gand­hi no se arre­dró an­te los obs­tácu­los y las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas: «Es la ac­ción, no el fru­to de la ac­ción, lo que im­por­ta. Te­ne­mos que obrar co­mo es de­bi­do. Pue­de que el fru­to no es­té en tu po­der, que no ven­ga en tu tiem­po. Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que de­bas de­jar de obrar rec­ta­men­te. Qui­zá no lle­gues a sa­ber nun­ca qué con­se­cuen­cias re­sul­ta­rán de tu ac­ción. Pe­ro si no ha­ces na­da, no ha­brá con­se­cuen­cias».

Con el cro­nó­me­tro del 2016 ya ofi­cial­men­te en mar­cha, ha­gá­mo­nos el pro­pó­si­to de me­jo­rar y en­ri­que­cer nues­tra vi­da y la de quie­nes nos ro­dean. Sea­mos un po­co más ca­ri­ño­sos, un po­co más de­sin­te­re­sa­dos, un po­co más cor­te­ses. En vez de tra­ba­jar más ho­ras, ha­gá­mos­lo con más in­te­li­gen­cia. De­di­que­mos más mi­nu­tos a nues­tros se­res que­ri­dos y me­nos a las úl­ti­mas apli­ca­cio­nes que he­mos des­car­ga­do a nues­tros dis­po­si­ti­vos. Sea­mos un po­co más ge­ne­ro­sos con los que son me­nos afor­tu­na­dos que no­so­tros. Ol­vi­de­mos los desai­res y ten­da­mos puen­tes de amis­tad a nues­tro al­re­de­dor. Apren­da­mos de nues­tros erro­res.

Por su­pues­to, la me­jor ma­ne­ra de ase­gu­rar­nos el éxi­to en lo que sea que nos pro­pon­ga­mos es in­cluir a Dios en el pro­ce­so, pa­so por pa­so. Pre­gun­té­mos­le qué cam­bios re­dun­da­rán más en nues­tro bien y pi­dá­mos­le que nos fa­ci­li­te fuer­zas, pa­cien­cia, de­ter­mi­na­ción y cual­quier otra vir­tud que nos ha­ga fal­ta pa­ra triun­far ca­da día.

¡Brin­de­mos por el 2016!

Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.