AVAN­ZA Y, TRIUNFARAS

Conectate - - NEWS -

Mu­chas de las pro­me­sas de Dios son con­di­cio­na­les y re­quie­ren una ac­ción ini­cial por par­te nues­tra. Ape­nas em­pe­za­mos a obe­de­cer, Él em­pie­za a ben­de­cir­nos. A Abraham se le pro­me­tie­ron gran­des co­sas; pe­ro no ha­bría ob­te­ni­do nin­gu­na si se hu­bie­ra que­da­do es­pe­ran­do en Cal­dea. Tu­vo que de­jar atrás su ho­gar, sus ami­gos y su país, re­co­rrer sen­das des­co­no­ci­das y avan­zar con de­ter­mi­na­ción y obe­dien­cia pa­ra lle­gar a re­ci­bir lo pro­me­ti­do. Je­sús en­car­gó a diez le­pro­sos que desea­ban cu­rar­se que se pre­sen­ta­sen al sa­cer­do­te, y «mien­tras iban fue­ron sa­na­dos». De ha­ber ellos es­pe­ra­do a cons­ta­tar la cu­ra­ción de su cuer­po an­te de po­ner­se en ca­mino, no ha­bría pa­sa­do na­da. Dios es­ta­ba es­pe­ran­do pa­ra sa­nar­los, y en el ins­tan­te en que pu­sie­ron su fe en ac­ción, les lle­gó la ben­di­ción.

Cuan­do los israelitas se vie­ron atra­pa­dos a ori­llas del mar Ro­jo por el ejér­ci­to del fa­raón que los per­se­guía, se les dio la or­den de avan­zar. En ese mo­men­to ya no era su de­ber se­guir es­pe­ran­do de ro­di­llas, sino po­ner­se de pie y avan­zar con fe he­roi­ca. Años más tar­de, nue­va­men­te se les pi­dió a los israelitas que ma­ni­fes­ta­ran su fe em­pren­dien­do la mar­cha a tra­vés del río Jor­dán en su épo­ca de ma­yor cau­dal. Te­nían en sus ma­nos la lla­ve que les abri­ría las puer­tas de la Tie­rra Pro­me­ti­da; em­pe­ro, esas enor­mes puer­tas no em­pe­za­rían a gi­rar so­bre sus qui­cios has­ta que ellos se acer­ca­sen a abrir­las. La fe era la lla­ve.

Es­ta­mos des­ti­na­dos a li­brar cier­tas ba­ta­llas, y da­mos por im­po­si­ble nues­tra vic­to­ria y la de­rro­ta de nues­tros enemi­gos. Así y to­do, al en­trar en la re­frie­ga Al­guien vie­ne a lu­char a nues­tro la­do. Por me­dio de Él so­mos «más que ven­ce­do­res». De ha­ber es­pe­ra­do con te­mor y tem­blor a que lle­ga­ra nues­tro Ayu­da­dor an­tes de lan­zar­nos a la ba­ta­lla, ha­bría­mos es­pe­ra­do en vano. Dios se dis­po­ne a de­rra­mar so­bre ti Sus más ex­cel­sas ben­di­cio­nes. Atré­ve­te a avan­zar con con­fian­za y de­nue­do, y re­cla­ma lo que te co­rres­pon­de. «He co­men­za­do a en­tre­gar­te lo que te pro­me­tí. Aho­ra co­mien­za tú a con­quis­tar­lo y to­mar po­se­sión de ello». J. R. Mi­ller (1840–1912)

Un po­co más de per­sis­ten­cia, un po­co más de es­fuer­zo, y lo que pa­re­cía un fra­ca­so irre­me­dia­ble pue­de con­ver­tir­se en un éxi­to glo­rio­so. El­bert Hub­bard (1856–1915)

La fe que avan­za, triun­fa. Anó­ni­mo

No pos­ter­gues pa­ra ma­ña­na lo que se de­be ha­cer hoy, pues quién sa­be en qué con­di­ción es­ta­rás ma­ña­na. La ro­sa­le­da que hoy es­tá flo­ri­da, ma­ña­na, cuan­do pre­ten­das arran­car una ro­sa, qui­zá no te ofrez­ca nin­gu­na. Fer­dou­sí (940–1020)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.