EN­CON­TRAR EL CA­MINO

Conectate - - NEWS - Di­na Ellens Di­na Ellens fue do­cen­te en el Sud­es­te Asiá­ti­co du­ran­te más de 25 años. Aho­ra que es­tá ju­bi­la­da par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en la­bo­res de vo­lun­ta­ria­do y se de­di­ca a es­cri­bir.

1. He­breos 13: 5

Nun­ca me han re­sul­ta­do fá­ci­les los cam­bios ines­pe­ra­dos. El año pa­sa­do me vi jus­ta­men­te en una si­tua­ción de esas. Es­pe­ra­ba po­der mu­dar­me más cer­ca de mi hi­jo y su familia, pe­ro al fi­nal no se dio la si­tua­ción que yo ha­bía pen­sa­do.

Des­co­ra­zo­na­da, hi­ce una pau­sa pa­ra so­pe­sar mis op­cio­nes. Mi­ran­do por la ven­ta­na vi que era un día her­mo­so. Un sua­ve man­to de paz me en­vol­vió.

Sa­bía que Dios es­ta­ba aten­to a lo que me su­ce­día, igual que es­ta­ba pendiente de Su crea­ción. La paz que sen­tía ve­nía de Él.

«¿Qué ha cam­bia­do?», me pre­gun­té. Sa­bía que Dios y Su amor ha­bían per­ma­ne­ci­do inal­te­ra­bles. Lo que ha­bía cam­bia­do re­pen­ti­na­men­te eran mis cir­cuns­tan­cias a cau­sa de aque­llas no­ti­cias de­cep­cio­nan­tes que me ha­bían cau­sa­do in­quie­tud e in­se­gu­ri­dad.

Ha­bía es­ta­do de­ma­sia­do cen­tra­da en mis cir­cuns­tan­cias, de­ma­sia­do preo­cu­pa­da por mi mu­dan­za. Cuan­do to­do eso cam­bió, mi mun­do co­mo que se me des­mo­ro­nó.

Hu­bie­ra de­bi­do cen­trar más mi aten­ción en Je­sús. Esa sen­ci­lla ver­dad me ilu­mi­nó co­mo si fue­ra un haz de luz que atra­ve­só la os­cu­ri­dad. Con to­da la emo­ción y los pla­nes de la mu­dan­za ha­bía des­cui­da­do mis ra­tos con Dios y Su Pa­la­bra.

Me pro­pu­se cam­biar. A la ma­ña­na si­guien­te lle­vé mi Bi­blia a la te­rra­za don­de suelo to­mar mi ca­fé. La abrí en Ma­teo 14, don­de cuen­ta que los dis­cí­pu­los, a pe­sar de ser en su ma­yo­ría pes­ca­do­res ave­za­dos, es­ta­ban ate­rra­dos por la tor­men­ta que ame­na­za­ba con des­truir su em­bar­ca­ción y trun­car su vi­da.

Así fue has­ta que vie­ron a Je­sús ca­mi­nan­do ha­cia ellos so­bre el agua.

Ese era exac­ta­men­te mi ca­so. Es­ta­ba de­jan­do que las tor­men­tas de la vi­da me des­via­ran de mi cur­so. Lo que te­nía que ha­cer era man­te­ner la mi­ra­da fi­ja en Je­sús y con­fiar en que Él me ayu­da­ría a ca­pear­las.

Pau­la­ti­na­men­te co­men­cé a re­or­ga­ni­zar mi vi­da. Una ami­ga me pi­dió que la ayu­da­ra en su pa­na­de­ría du­ran­te la tem­po­ra­da na­vi­de­ña. Me ofre­cí a ayu­dar co­mo vo­lun­ta­ria en un or­fa­na­to en el que los ni­ños se­gu­ra­men­te te­nían más ne­ce­si­da­des que yo. En ape­nas unos me­ses en­ta­blé nue­vas amis­ta­des y me en­con­tré con un mon­tón de co­sas que ha­cer. Mi de­cep­ción an­te­rior se es­fu­mó.

Esa ex­pe­rien­cia me en­se­ñó que Dios no siem­pre es­tá in­tere­sa­do en al­can­zar un ob­je­ti­vo. A ve­ces lo que im­por­ta es el pro­ce­so. Aun­que la tor­men­ta pon­ga a prue­ba nues­tra fe, jus­ta­men­te en esas cir­cuns­tan­cias en­con­tra­mos a nues­tro más que­ri­do Ami­go. Él nos pro­me­te: «No te des­am­pa­ra­ré, ni te de­ja­ré» 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.