To­do lo hi­zo her­mo­so

Conectate - - NEWS - Je­wel Ro­que Je­wel Ro­que es redactora y co­rrec­to­ra de tex­tos. Vi­ve en los EE. UU. Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing2, por­tal cris­tiano des­ti­na­do a la for­ma­ción de la ju­ven­tud.

1. Ecle­sias­tés 3:11 2. www. just1t­hing. com

En un día ex­cep­cio­nal en que dis­pu­se de un ra­to li­bre pa­ra or­ga­ni­zar mis co­sas, me di cuen­ta de una ma­ne­ra muy mía de ser —na­da muy ha­la­güe­ño—, y es que de­jo mu­chas co­sas a me­dias, al me­nos de mis asun­tos per­so­na­les. Cuan­do me lle­ga una ta­rea con fe­cha to­pe, me es­fuer­zo por ter­mi­nar­la a tiem­po. Co­mo al­guien es­pe­ra que yo sea cum­pli­da, pro­cu­ro no atra­sar­me pa­ra no de­frau­dar­lo.

Pe­ro de lo de­más, de­jo mu­chas co­sas in­con­clu­sas. En mi ca­jón ten­go al­gu­nos bor­da­dos en pun­to de cruz que co­men­cé ha­ce años. Ca­si 200 ar­tícu­los que em­pe­cé a es­cri­bir pa­ra mi blog aún es­tán en mi car­pe­ta de bo­rra­do­res. Mis ál­bu­mes de fo­tos —mu­chos, ocu­pan to­da una re­pi­sa— es­tán con pa­que­tes de fo­to­gra­fías en­ci­ma, en lu­gar de te­ner las fo­tos en las fun­das plás­ti­cas tal y co­mo de­be­ría ser.

Des­pués es­tán to­dos los li­bros y no­ve­las que quie­ro o es­pe­ro es­cri­bir. He pre­pa­ra­do un ar­chi­vo de Ex­cel con sus tí­tu­los pro­vi­sio­na­les. Con­tie­ne más de 90 ideas so­bre obras de ficción y no ficción. En una co­lum­na ten­go ano­ta­do el nú­me­ro de pa­la­bras que he es­cri­to de ca­da li­bro has­ta la fe­cha. En­tre to­dos su­man cer­ca de 200.000 pa­la­bras, pe­ro nin­guno su­pera las 20.000.

Suelo pre­gun­tar­me por qué de­jo in­con­clu­sas tan­tas ac­ti­vi­da­des per­so­na­les. ¿Por qué me re­sul­ta tan com­pli­ca­do ter­mi­nar si­quie­ra una? ¿Y por qué ma­ne­jo así mis asun­tos?

Un mo­ti­vo tal vez sea que con­ti­nua­men­te me acu­den ideas a la ca­be­za. Si ten­go un sue­ño muy ví­vi­do, an­tes del me­dio­día ya he es­cri­to el es­que­ma de otro li­bro. Cuan­do voy sen­ta­da en el au­to­bús o es­toy le­yen­do o ha­cien­do cual­quier ta­rea, en mi men­te van to­man­do for­ma los ver­sos de un poe­ma.

Y ¿qué pa­sa con los blogs? Ca­da vez que mis pen­sa­mien­tos in­co­ne­xos co­mien­zan a ad­qui­rir cohe­ren­cia, me pon­go a es­cri­bir, so­bre una ex­pe­rien­cia que tu­ve ese día, un re­cuer­do o al­go que aca­bo de en­ten­der.

Pe­ro ahí ra­di­ca el pro­ble­ma, en que me li­mi­to a em­pe­zar. Des­pués re­ci­bo una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, o lle­go a mi des­tino, o uno de mis hi­jos me pi­de al­go, o me doy cuen­ta de que de­bo ter­mi­nar otra ta­rea o pre­pa­rar la ce­na. Y lo que he co­men­za­do que­da a me­dias.

¿Se­rá pe­re­za? ¿Ex­ce­si­vo tra­jín? ¿De­sor­ga­ni­za­ción? ¿De­ma­sia­dos cas­ti­llos en el ai­re? ¿O to­do lo an­te­rior? ¿Cuál es la so­lu­ción pa­ra ter­mi­nar to­das esas ta­reas pen­dien­tes y esos pro­yec­tos li­te­ra­rios que ten­go en la ca­be­za, de ma­ne­ra que sir­van pa­ra al­go?

En su li­bro The Weat­he­ring Gra­ce of God, Ken Gi­re ha­bla de la im­por­tan­cia de la quie­tud:

«Los poe­tas co­no­cen la im­por­tan­cia de […] la quie­tud, de la cal­ma. Sa­ben que si guar­dan si­len­cio por el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio, la obra de ar­te en que tra­ba­jan les ha­bla­rá, les di­rá lo que quie­re ser y lo que pre­ci­sa de ellos pa­ra ad­qui­rir esa for­ma an­he­la­da. To­dos los ar­tis­tas sa­ben eso, ya sea que tra­ba­jen con el pin­cel, con el torno, con las le­tras o con no­tas mu­si­ca­les.

»Mi­guel Án­gel sa­bía guar­dar si­len­cio an­te la pie­dra y es­cu­char al Da­vid que es­ta con­te­nía en su in­te­rior. Strauss sa­bía que­dar­se in­mó­vil an­te el Da­nu­bio y es­cu­char el vals que se arre­mo­li­na­ba en sus aguas. Mo­net sa­bía per­ma­ne­cer ca­lla­do an­te la la­gu­na y es­cu­char a los ne­nú­fa­res asolearse en su su­per­fi­cie. […] En nues­tra cul­tu­ra no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char de esa ma­ne­ra ».

Pa­ra plas­mar las me­jo­res ideas no so­lo ha­ce fal­ta tiem­po, sino tam­bién si­len­cio y quie­tud de cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu. Hay que es­cu­char pa­ra sa­ber có­mo desean ser ex­pre­sa­das y ter­mi­na­das. Si guar­do si­len­cio y es­cu­cho, sa­bré lo que de­bo ha­cer con esas ideas y la me­jor ma­ne­ra de ma­te­ria­li­zar ca­da proyecto y dar tér­mino a ca­da ta­rea.

Es fá­cil co­men­zar al­go. Es bueno ha­cer­lo. «Ca­mino co­men­za­do, me­dio an­da­do», re­za el re­frán. Pe­ro ter­mi­nar lo co­men­za­do, lle­var­lo a ca­bo, no siem­pre es sen­ci­llo.

To­ma tiem­po, ade­más de pa­cien­cia y fe, tres re­cur­sos que no siem­pre se con­si­guen fá­cil­men­te. No siem­pre los ha­lla­mos es­car­ban­do en nues­tro in­te­rior o re­bus­can­do en lo que nos ro­dea. Pe­ro si ele­va­mos la vis­ta y pres­ta­mos oí­do a la voz que­da y apa­ci­ble de Dios, que nos ha­bla en susurros cuan­do nos de­te­ne­mos a es­cu­char­lo, sa­bre­mos la sen­da que de­be­mos to­mar. Sa­bre­mos ter­mi­nar lo que he­mos em­pe­za­do… y lo que Él ha em­pe­za­do en nues­tra vi­da.

En cier­ta for­ma to­dos so­mos obras inaca­ba­das de Dios. Él ha ini­cia­do un mon­tón de pro­yec­tos que par­tie­ron bien, que in­clu­so po­drían con­si­de­rar­se per­fec­tos, pe­ro que es­tán sin con­cluir. La obra del Maes­tro en Su crea­ción si­gue ges­tán­do­se; Él con­ti­núa mol­dean­do, for­man­do, re­cor­tan­do, pu­lien­do. Y eso vie­ne acom­pa­ña­do de la pro­me­sa: «To­do lo hi­zo her­mo­so en Su tiem­po» 1.

Fí­ja­te tú, ¡ya ten­go un ar­tícu­lo ter­mi­na­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.