A NUES­TROS AMI­GOS Pe­sa­das car­gas

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

En la mi­to­lo­gía grie­ga, Sí­si­fo fue co­no­ci­do por sus há­bi­les ar­ti­ma­ñas. Tu­vo fa­ma de ser el más as­tu­to de los hom­bres. A la pos­tre, su ma­li­cia y sus em­bus­tes dis­gus­ta­ron tan­to a los dio­ses que es­tos lo con­de­na­ron en la otra vi­da a em­pu­jar un pe­drus­co has­ta lo al­to de una em­pi­na­da la­de­ra. La pie­dra es­ta­ba mal­di­ta, de tal ma­ne­ra que Sí­si­fo nun­ca al­can­za­ba a cul­mi­nar su ta­rea: siem­pre que se acer­ca­ba a la cum­bre, la ro­ca vol­vía a ro­dar cues­ta aba­jo, y él te­nía que co­men­zar de nue­vo, una y otra vez, por siem­pre.

Aun­que no de­ja de ser un mi­to, to­dos nos iden­ti­fi­ca­mos con esa sen­sa­ción. ¿No te da a ve­ces la im­pre­sión de es­tar em­pu­jan­do una ro­ca cues­ta arri­ba y, cuan­do ya ras­gu­ñas la cum­bre, se te es­ca­pa? Y lo que es peor, has­ta es po­si­ble que te arro­lle en su caí­da.

A Dios gra­cias que, a di­fe­ren­cia de Sí­si­fo, po­de­mos sa­lir­nos de ese des­mo­ra­li­za­dor ci­clo de gas­tar in­gen­tes fuer­zas sin co­se­char ape­nas re­sul­ta­dos pal­pa­bles, o que­dar atas­ca­dos vez tras vez en si­tua­cio­nes ago­bian­tes o mal­sa­nas. La so­lu­ción se en­cuen­tra en la Pa­la­bra de Dios: «En­co­mien­da al Se­ñor tus afa­nes, y Él te sos­ten­drá; no per­mi­ti­rá que el jus­to cai­ga y que­de aba­ti­do pa­ra siem­pre» 1. «Dios ben­di­ce a los que so­por­tan con pa­cien­cia las prue­bas y las ten­ta­cio­nes, por­que des­pués de su­pe­rar­las, re­ci­bi­rán la co­ro­na de vi­da que Dios ha pro­me­ti­do a quie­nes lo aman» 2.

El pri­mer ver­sícu­lo nos in­vi­ta a echar so­bre Dios nues­tras car­gas en lu­gar de de­jar­nos abru­mar y aba­tir por ellas. Es un ali­vio sa­ber que po­de­mos con­fiar en Él, qué du­da ca­be; pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que nos va­ya a sa­car má­gi­ca­men­te de to­dos los la­be­rin­tos en que nos me­ta­mos. Él a me­nu­do quie­re que ma­du­re­mos y apren­da­mos de las si­tua­cio­nes que se dan al­re­de­dor de no­so­tros. Ahí es don­de en­tra a ta­llar el se­gun­do ver­sícu­lo.

Nues­tra fe es lo que mo­ti­va a Dios a in­ter­ve­nir pa­ra ali­viar nues­tras car­gas ac­tua­les y con­du­cir­nos a fu­tu­ras vic­to­rias. Gra­cias a ella, te­ne­mos la cer­te­za de que al­can­za­re­mos la ci­ma de la mon­ta­ña y se­gui­re­mos ade­lan­te. A fin de cuen­tas, no tie­ne ni com­pa­ra­ción con el sino del po­bre Sí­si­fo.

1. Sal­mo 55: 22 ( NVI) 2. San­tia­go 1:12 ( NTV)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.