Cuan­do llue­ven PIE­DRAS

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Es com­pren­si­ble que mi­res el por­ve­nir con cier­ta in­quie­tud. Tal vez al vol­ver la vis­ta atrás te vie­nen a la me­mo­ria las lu­chas, la in­cer­ti­dum­bre y has­ta los re­ve­ses que te con­mo­cio­na­ron. Es po­si­ble que to­da­vía te pe­sen en el co­ra­zón las tris­te­zas y de­silu­sio­nes que en su mo­men­to te abru­ma­ron. Eso pue­de dar­le un ca­riz in­ti­mi­dan­te al fu­tu­ro.

Pe­ro lo bueno es que, a pe­sar de to­das esas co­sas que pue­den tras­tor­nar nues­tra vi­da sin pre­vio avi­so, con­ta­mos con las pro­me­sas in­fa­li­bles de Dios, que nos ase­gu­ran que Él no se apar­ta­rá de nues­tro la­do, que nos guia­rá, nos da­rá fuer­zas y lle­na­rá de paz, con­sue­lo y fe nues­tro co­ra­zón.

Él es­tá pres­to a ayu­dar­nos a ca­pear las tor­men­tas de la vi­da y sa­lir ai­ro­sos de las ba­ta­llas. Es­tá de­seo­so de con­du­cir­nos a la es­pe­ran­za y la luz de un nue­vo día con Él. Has­ta pue­de apro­ve­char nues­tras di­fi­cul­ta­des y va­ler­se de ellas pa­ra for­ta­le­cer­nos y ayu­dar­nos a avan­zar.

Vi­sua­li­za la si­guien­te es­ce­na: Te en­cuen­tras ba­jo una llu­via con­ti­nua de pie­dras, co­mo si fue­ra un des­pren­di­mien­to de mon­ta­ña. Esas pie­dras son los so­bre­sal­tos, los re­ve­ses, los su­ce­sos des­alen­ta­do­res, los su­fri­mien­tos y las tris­te­zas que for­man par­te de es­ta vi­da te­rre­nal.

Creo que to­dos nos en­fren­ta­mos a ava­lan­chas de pie­dras de au­to­cen­su­ra, de­pre­sión, tris­te­za o mie­do, ca­pa­ces de he­rir­nos y de­rri­bar­nos. Lo re­con­for­tan­te es que no te­ne­mos por qué de­jar que com­pro­me­tan nues­tro por­ve­nir. El efec­to que pro­duz­can en nues­tra vi­da de­pen­de mu­chí­si­mo de nues­tra ac­ti­tud. Las pie­dras que nos gol­pean pue­den ser con­se­cuen­cia de con­cep­tos erró­neos, ma­len­ten­di­dos o ima­gi­na­cio­nes. Tam­bién es po­si­ble que ten­gan al­go de ver­dad. En to­do ca­so, con­ta­mos con un Sal­va­dor que nos pue­de ayu­dar a des­car­tar lo que no se ajus­ta a la reali­dad, a ge­ne­rar a par­tir de las au­tén­ti­cas di­fi­cul­ta­des un bien ma­yor y a ven­cer los obs­tácu­los, de mo­do que nos vol­va­mos más pru­den­tes, más fuer­tes y más se­me­jan­tes a Él.

Si nos con­cen­tra­mos en la reali­dad de las pro­me­sas de Dios y del amor que abri­ga por no­so­tros y nues­tros se­res que­ri­dos, esos pro­yec­ti­les que ame­na­zan con des­truir­nos cae­rán y se ha­rán pe­da­zos a nues­tros pies, ri­pio que las llu­vias de Su amor trans­for­ma­rán en sen­das fir­mes por las que ca­mi­nar.

¿Han vis­to al­gu­na vez pie­dra ca­li­za tri­tu­ra­da? Pa­re­ce gra­vi­lla pol­vo­rien­ta, pe­ro cuan­do se ex­tien­de so­bre un ca­mino de tie­rra su­ce­de al­go sor­pren­den­te: las llu­vias no se la lle­van, sino que reac­cio­na con el agua y que­da una su­per­fi­cie du­rí­si­ma, pa­re­ci­da al ce­men­to, que vuel­ve al ca­mino muy re­sis­ten­te al agua y la ero­sión.

Dios pue­de obrar una trans­for­ma­ción se­me­jan­te en nues­tra vi­da. Cuan­do no nos de­ja­mos de­rro­tar por nues­tras an­gus­tias y op­ta­mos por pre­sen­tár­se­las al Se­ñor, Él pue­de en­se­ñar­nos a trans­for­mar­las en de­ter­mi­na­ción y en una fe ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.