LA FE AL RES­CA­TE

Conectate - - NEWS - Iris Ri­chard Iris R ichard es con­se­je­ra. Vi­ve en Ke­nia, don­de ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la­bo­res co­mu­ni­ta­rias y de vo­lun­ta­ria­do des­de 1995.

Al re­me­mo­rar las en­cru­ci­ja­das en las que me he vis­to a lo lar­go de mi vi­da —mo­men­tos en que pa­re­cía que las co­sas ha­bían da­do un gi­ro po­co fe­liz o que mis pla­nes y ob­je­ti­vos ha­bían su­fri­do un du­ro re­vés—, me doy cuen­ta de que mi fe ha desem­pe­ña­do un im­por­tan­te pa­pel, y de que me ha ayu­da­do a so­bre­lle­var las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas y sa­lir ai­ro­sa de los aprie­tos.

Co­mo he si­do mi­sio­ne­ra du­ran­te más de 30 años, ma­yor­men­te pres­tan­do ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad y tra­ba­jan­do co­mo vo­lun­ta­ria en el ex­tran­je­ro, la fe ha si­do por su­pues­to una fuer­za im­pul­so­ra en mi tra­ba­jo y en mi vi­da pri­va­da. Apren­dí a con­fiar en que, fue­ra cual fue­ra la di­fi­cul­tad, al fi­nal del tú­nel ha­bía luz y un ra­yo de es­pe­ran­za.

Cuan­do mi se­gun­do ni­ño na­ció pre­ma­tu­ro a los 7 me­ses con los pul­mo­nes po­co desa­rro­lla­dos y un pul­so dé­bil, que­dé des­he­cha. Los mé­di­cos le veían po­cas po­si­bi­li­da­des de lle­var una vi­da nor­mal y sa­lu­da­ble. Es­tu­vo un mes en una in­cu­ba­do­ra. Aun­que el mie­do de per­der­lo ca­si me as­fi­xia, me afe­rré a la fe, y los dos so­bre­lle­va­mos la lar­ga es­pe­ra has­ta que le die­ron el al­ta, des­pués que subió de pe­so y se le de­cla­ró en buen es­ta­do de sa­lud1.

Al ca­bo de 13 años de mi­sio­nar en el Su­r­es­te Asiá­ti­co, nues­tra la­bor allí con­clu­yó de for­ma ines­pe­ra­da. Si bien nues­tra fa­mi­lia — en aquel en­ton­ces te­nía­mos tres hi­jos pe­que­ños— se vio obli­ga­da a co­men­zar de nue­vo de ce­ro, la fe nos dio el va­lor y las fuer­zas pa­ra lan­zar­nos de lleno a lo des­co­no­ci­do2.

Cuan­do en el 2003, des­pués de dos años de qui­mio­te­ra­pia, se me mu­rió un hi­jo que ha­bía con­traí­do leu­ce­mia, yo es­tu­ve al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción. La fe me acom­pa­ñó por la sen­da del su­fri­mien­to y el due­lo has­ta que lle­gué a un lu­gar me­jor3.

Fui im­po­ten­te pa­ra ayu­dar a un ser que­ri­do a ven­cer su adic­ción a las dro­gas, y me re­sul­tó des­ga­rra­dor ser tes­ti­go de los con­flic­tos ma­tri­mo­nia­les y pro­fe­sio­na­les que su vi­cio le aca­rreó. La fe, sin em­bar­go, me dio es­pe­ran­zas cuan­do no las ha­bía, y fuer­zas pa­ra creer que la ba­ta­lla po­día ga­nar­se4.

En los más de 21 años que lle­vo tra­ba­jan­do en el con­ti­nen­te afri­cano, con to­da su in­se­gu­ri­dad y po­bre­za, la fe ha si­do mi es­cu­do. Me ha da­do el va­lor y el aguan­te pa­ra per­sis­tir en los mo­men­tos en que to­do pa­re­ce ab­sur­do y dis­pa­ra­ta­do o cuan­do las ener­gías y la vo­lun­tad fla­quean5.

Una y otra vez la fe en Dios ha vuel­to con­tro­la­bles las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, tan­gi­ble la fe­li­ci­dad, so­por­ta­bles las de­cep­cio­nes, lle­va­de­ras las pér­di­das, y me ha co­mu­ni­ca­do la cer­te­za de que el sol siem­pre vol­ve­rá a bri­llar.

1. V. He­breos 11:1,6

2. V. Mar­cos 9: 23

3. V. Ro­ma­nos 8:18

4. V. 1 Juan 5: 4

5. V. Ro­ma­nos 4: 20,21

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.