Có­mo su­pe­ré un mal tra­go

Conectate - - NEWS - Di­na Ellens 1 Me re­pe­tía con­ti­nua­men­te que de­bía con­ser­var una ac­ti­tud po­si­ti­va. Aun­que no po­día ha­cer na­da pa­ra mo­di­fi­car la de­ci­sión de mi je­fe, sí po­día con­tro­lar mi reac­ción. Ca­da vez que sen­tía Di­na Ellens vi­ve en Ja­va Oc­ci­den­tal ( In­do­ne­sia), don­de

1. Je­re­mías 29:11 2. Ro­ma­nos 8: 28,31 ( RVR 95) 3. Sal­mo 31: 21 ( NVI) 4. Ma­teo 6: 34 ( RVR 95) 5. Juan 16: 33 ( NVI)

Los pri­me­ros mi­nu­tos, mien­tras di­ge­ría la no­ti­cia, fue­ron de­vas­ta­do­res. Tu­ve la sen­sa­ción de que mi mun­do en­te­ro se des­mo­ro­na­ba. No sé có­mo, pe­ro lo­gré sa­lir tor­pe­men­te de la ofi­ci­na de mi je­fe. Sus pa­la­bras me se­guían dan­do vuel­tas en la ca­be­za:

— Da­da la ac­tual si­tua­ción te­ne­mos que ha­cer re­cor­tes. ¿Es­ta­rías dis­pues­ta a acep­tar de mo­men­to una re­duc­ción de tu jor­na­da la­bo­ral?

Tal vez te ha­yas vis­to en una si­tua­ción pa­re­ci­da. Qui­zá te­nías un em­pleo de jor­na­da com­ple­ta pa­ra man­te­ner a tu fa­mi­lia o — co­mo en mi ca­so— uno de me­dia jor­na­da pa­ra dis­po­ner de in­gre­sos adi­cio­na­les; en cual­quier ca­so, es una no­ti­cia que pe­ga du­ro. Cuan­do te pa­sa eso, ¿qué ha­ces? ¿Có­mo te re­po­nes y si­gues ade­lan­te?

Es­to es lo que me sir­vió a mí.

que em­pe­za­ba a des­ani­mar­me o de­pri­mir­me, me em­pe­ña­ba en te­ner pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos. No fue fá­cil, pe­ro me obli­gué a ha­cer el es­fuer­zo. 2 Me de­cía a mí mis­ma que cua­les­quie­ra que fue­ran las cir­cuns­tan­cias, Dios es­ta­ba a fa­vor mío. Él me ama, y Su amor no ha­bía cam­bia­do ni un ápi­ce. Sí, mis cir­cuns­tan­cias eran dis­tin­tas, pe­ro po­día se­guir pi­san­do sin mie­do so­bre el te­rreno fir­me del cons­tan­te amor de Dios.

Pro­cu­ré te­ner bien pre­sen­te ese pen­sa­mien­to le­yen­do la Bi­blia y pres­tan­do aten­ción a lo que Dios me de­cía por me­dio de ella. Es­tos son al­gu­nos ver­sícu­los que me ayu­da­ron: «Yo sé los pen­sa­mien­tos que ten­go acer­ca de vo­so­tros, di­ce el Se­ñor, pen­sa­mien­tos de paz y no de mal, pa­ra da­ros el fin que es­pe­ráis» 1. «Sa­be­mos, ade­más, que a los que aman a Dios, to­das las co­sas los ayu­dan a bien, es­to es, a los que con­for­me a Su pro­pó­si­to son lla­ma­dos. ¿Qué, pues, di­re­mos a es­to? Si Dios es por no­so­tros, ¿quién con­tra no­so­tros?» 2. «Ben­di­to sea el Se­ñor, pues mos­tró Su gran amor por mí cuan­do me ha­lla­ba en una ciu­dad si­tia­da » 3. 3 Es­cu­cha­ba can­cio­nes cris­tia­nas edi­fi­can­tes, ta­les co­mo You Lift Us Up, de Paul Ba­lo­che, y Co­me to Me, de Jenn John­son. Esas es­tán en Youtu­be, al igual que mu­chas otras, y me sir­vie­ron pa­ra lle­nar­me la men­te de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos. 4 Cuen­to con ami­gos sin­ce­ros que me es­cu­cha­ron com­pren­si­va­men­te y ora­ron por mí. Me ayu­da­ron a dar­me cuen­ta de que te­nía a quien acu­dir en una si­tua­ción así. Se ha­bían le­van­ta­do mu­ros en­tre no­so­tros, y nos ha­bía­mos dis­tan­cia­do por es­tar yo tan ocu­pa­da. Esos mu­ros se de­rrum­ba­ron en el mo­men­to en que ex­pre­sé hu­mil­de­men­te mi ne­ce­si­dad emo­cio­nal. A raíz de esa ex­pe­rien­cia, nues­tra re­la­ción se es­tre­chó. 5 No me preo­cu­pé por el fu­tu­ro, sino úni­ca­men­te por el pre­sen­te. Co­mo di­jo Je­sús: «No os an­gus­tiéis por el día de ma­ña­na, por­que el día de ma­ña­na trae­rá su pro­pia preo­cu­pa­ción. Bas­ta a ca­da día su pro­pio mal» 4. En lu­gar de tra­tar de en­ten­der to­do mi fu­tu­ro y des­cu­brir qué iba a ha­cer, de­ci­dí fi­jar­me dos me­tas ca­da día. Al al­can­zar­las, co­bra­ba áni­mo, pues sa­bía que me es­ta­ba ocu­pan­do de co­sas pen­dien­tes que te­nía pos­ter­ga­das des­de ha­cía tiem­po. 6 Re­pa­sa­ba con ma­yor fre­cuen­cia to­das las ben­di­cio­nes que ha­bía re­ci­bi­do, y fui apren­dien­do a re­co­no­cer me­jor los mu­chos as­pec­tos en que he si­do fa­vo­re­ci­da. Has­ta ni­mie­da­des que an­tes da­ba por sen­ta­das me le­van­ta­ban el áni­mo y me da­ban nue­vos bríos. 7 Lo úl­ti­mo —pe­ro en reali­dad lo más im­por­tan­te— es que man­tu­ve un bue­na co­mu­ni­ca­ción con Je­sús. Él di­jo: «En es­te mun­do afron­ta­rán aflic­cio­nes, pe­ro ¡anímen­se! Yo he ven­ci­do al mun­do» 5. De­du­je que cuan­to más tiem­po pa­sa­ra con Él, más ven­ce­do­ra se­ría.

Día a día fui apli­can­do esos con­se­jos, y mi es­ta­do de áni­mo me­jo­ró. Aun­que las cir­cuns­tan­cias no cam­bia­ron, lo que ocu­rrió fue que, al adop­tar una ac­ti­tud po­si­ti­va y ala­bar más al Se­ñor, fui ca­paz de ver mi si­tua­ción des­de un pris­ma más fa­vo­ra­ble.

En las ho­ras de tra­ba­jo que con­ser­vé, se­guí cum­plien­do de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble mis obli­ga­cio­nes, de to­do co­ra­zón. A ve­ces eso im­pli­có ha­cer co­sas que nun­ca ha­bía he­cho, co­mo ir a la zo­na de ma­yo­ris­tas de la ciu­dad en bus­ca de ar­tícu­los de de­co­ra­ción, y lue­go apren­der a ha­cer un arre­glo oto­ñal con ca­nas­tos de mim­bre, ca­la­ba­zas y ho­jas ar­ti­fi­cia­les de ar­ce.

Al ca­bo de un mes apro­xi­ma­da­men­te, re­cu­pe­ré mis ho­ras ha­bi­tua­les de tra­ba­jo. Co­mo es de ima­gi­nar, es­ta­ba muy con­ten­ta y ali­via­da. Con to­do, a pe­sar de que mi si­tua­ción me­jo­ró, es­tas en­se­ñan­zas se que­dan con­mi­go. Si mis cir­cuns­tan­cias vuel­ven a cam­biar — co­mo in­du­da­ble­men­te ocu­rri­rá—, aho­ra ten­go al­go con­cre­to a qué afe­rrar­me en esos mo­men­tos di­fí­ci­les en que pa­re­ce que to­do mi mun­do se vie­ne aba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.