UN CLIP Y MU­CHA FE

Conectate - - NEWS - 1. http://eli­xir­mi­me. com Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo1. Vi­ve en Ale­ma­nia.

¿Has oí­do ha­blar de un jo­ven lla­ma­do Ky­le Mac­do­nald que in­ter­cam­bió un clip (su­je­ta­pa­pe­les) por otro ar­tícu­lo, y ese por otro, y así su­ce­si­va­men­te has­ta con­se­guir una ca­sa de pro­pie­dad? Cu­rio­sa­men­te, ape­nas le to­mó 14 true­ques lo­grar ese ob­je­ti­vo al ca­bo de un año. La su­ce­sión fue es­ta: clip, bo­lí­gra­fo, pi­ca­por­te, es­tu­fa, ge­ne­ra­dor, ba­rril de cer­ve­za, mo­to de nie­ve, via­je a Yahk, fur­gón, con­tra­to de gra­ba­ción, al­qui­ler por un año de un de­par­ta­men­to en Phoe­nix, una tar­de con Ali­ce Coo­per, do­mo de nie­ve con mo­tor, pa­pel ha­bla­do en una pe­lí­cu­la, ca­sa en Ki­pling (Ca­na­dá).

Ky­le de­cla­ra: «Me he em­bar­ca­do en una aven­tu­ra, y sim­bó­li­ca­men­te ese clip lo une to­do. Es fa­ci­lí­si­mo acor­dar­se de un clip». Je­sús mu­chas ve­ces se va­lió de ejem­pli­fi­ca­cio­nes así cuan­do di­jo que el reino de Dios era co­mo una per­la, una puer­ta, una se­mi­lla, pan, agua, un te­so­ro, un ár­bol fruc­tí­fe­ro, una vi­ña, etc. De la mis­ma ma­ne­ra que Ky­le se sir­vió del clip pa­ra dar for­ma a su idea, se me ocu­rrió que po­dría­mos apli­car al­gu­nos con­cep­tos de su ex­pe­rien­cia a nues­tra vi­da de fe.

A Ky­le lo mo­ti­vó un jue­go de true­que de su ni­ñez lla­ma­do Más gran­de y me­jor. Se plan­teó si no se­ría po­si­ble tras­la­dar la idea del jue­go a la vi­da real. In­ter­cam­bia­ría ob­je­tos has­ta ha­cer­se due­ño de una ca­sa. Mu­chos de los ma­yo­res des­cu­bri­mien­tos e in­no­va­cio­nes de la His­to­ria se die­ron es­ta­ble­cien­do re­la­cio­nes, apli­can­do una idea a otro cam­po. En mu­chos ca­sos eso im­pli­ca pa­sar de lo ima­gi­na­rio a lo real. An­tes de co­men­zar a desa­rro­llar una idea, hay que con­ce­bir­la.

¿Qué lle­vó a Ky­le a per­sis­tir du­ran­te ese año de true­ques, en que co­men­zan­do con un clip ter­mi­nó con una ca­sa? Uno de los fac­to­res fue el ca­rác­ter di­ver­ti­do de la em­pre­sa. Ky­le cuen­ta que la ex­pe­rien­cia fue emo­cio­nan­te. Go­zó de ca­da ins­tan­te. Dis­fru­tar de lo que ha­ce­mos, ver­lo co­mo un pa­so ha­cia un fin ma­yor, con­tri­bu­ye en gran me­di­da a que nues­tras as­pi­ra­cio­nes se ha­gan reali­dad.

Ky­le echó una mi­ra­da a su es­cri­to­rio y, al ver un clip ro­jo, se le ocu­rrió ini­ciar su aven­tu­ra con eso. Pa­ra lo­grar lo que que­re­mos al­can­zar, es pre­ci­so que em­pe­ce­mos con lo po­co que te­ne­mos. Ky­le se pre­gun­tó: «¿Cuán­to va­le un clip?» No­so­tros de­be­ría­mos ha­cer­nos pre­gun­tas si­mi­la­res: «¿Qué po­ten­cial tie­ne es­ta idea? ¿A dón­de me pue­de lle­var? ¿Qué pa­sos pue­do dar pa­ra acer­car­me a esa me­ta?»

Je­sús nos ins­tó a te­ner una fe dis­pa­ra­ta­da cuan­do di­jo que un gra­ni­to de fe, del ta­ma­ño de una se­mi­lla de mos­ta­za, pue­de mo­ver mon­ta­ñas

de obs­tácu­los. A Moi­sés le pa­só lo mis­mo cuan­do Dios le di­jo que se fi­ja­ra más de­te­ni­da­men­te en lo que te­nía en la mano, una rús­ti­ca va­ra de ma­de­ra que lue­go usa­ría pa­ra di­vi­dir el mar Ro­jo y li­be­rar a su pue­blo de la es­cla­vi­tud.

La aven­tu­ra del clip ro­jo cons­ti­tu­ye una gran en­se­ñan­za so­bre lle­var una idea a la prác­ti­ca. Cuan­do nos sur­ge una idea, es fá­cil des­car­tar­la por in­sig­ni­fi­can­te. Em­pe­ro, una vez que nos he­mos to­ma­do el tiem­po de es­tu­diar­la y he­mos de­ter­mi­na­do que es lo que de­be­ría­mos ha­cer, no de­be­ría­mos dar­nos por ven­ci­dos du­ran­te su de­sa­rro­llo. Es esen­cial ajus­tar­se al plan has­ta el fi­nal.

Cuan­do nos vie­ne una ins­pi­ra­ción, pue­de ser que Dios nos es­té ha­blan­do pa­ra con­du­cir­nos en cier­ta di­rec­ción. Así co­mo Ky­le, en el mo­men­to en que se le pren­dió la bom­bi­lla, re­co­no­ció que aque­lla era una idea dig­na de ex­plo­rar, lo mis­mo po­de­mos ha­cer no­so­tros. Cuan­do la ins­pi­ra­ción nos ilu­mi­ne, te­ne­mos que me­ter ese re­lám­pa­go en una bo­te­lla y guar­dar­lo allí pa­ra el fu­tu­ro.

Ky­le des­cu­brió a po­co an­dar que no so­lo es­ta­ba in­ter­cam­bian­do ob­je­tos: es­ta­ba ha­cien­do reali­dad los de­seos de otras per­so­nas, dán­do­les co­sas que las po­dían be­ne­fi­ciar, po­nien­do en con­tac­to a al­guien que ya no ne­ce­si­ta­ba un ob­je­to con al­guien que lo que­ría.

En nues­tro tra­to con los de­más, de­be­mos mi­rar más allá de las apa­rien­cias y ave­ri­guar qué ne­ce­si­ta real­men­te la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te. Lo­grar lo que nos he­mos pro­pues­to es mu­cho más que ad­qui­rir ri­que­zas y ob­je­tos; lo prin­ci­pal son las cá­li­das re­la­cio­nes que cul­ti­va­mos con la gen­te con la que in­ter­ac­tua­mos en el tra­yec­to.

Cer­ca del fi­nal de su ca­de­na de true­ques, Ky­le con­si­guió un año de al­qui­ler de un de­par­ta­men­to. En ese mo­men­to al­gu­nos le di­je­ron que po­día pa­rar, pues ya te­nía una vi­vien­da. Sin em­bar­go, él no es­ta­ba del to­do sa­tis­fe­cho, por­que no era de su pro­pie­dad, y esa era la me­ta que se ha­bía fi­ja­do. Si no nos con­for­ma­mos con un re­sul­ta­do in­fe­rior, le da­mos a Dios oca­sión de cum­plir lo que nos pro­me­tió.

La ex­pe­rien­cia de Ky­le nos en­se­ña a des­cu­brir po­si­bi­li­da­des que a otros se les pa­san por al­to. Me lle­va a pre­gun­tar­me qué opor­tu­ni­da­des me ha­bré per­di­do yo por fal­ta de fe o fal­ta de me­tas, so­bre qué aguas ha­bría po­di­do ca­mi­nar, qué mon­ta­ñas po­dría ha­ber mo­vi­do, qué ríos po­dría ha­ber cru­za­do de ha­ber te­ni­do más fe. Sin du­da, ca­sos co­mo el de Ky­le sien­tan un pre­ce­den­te y mues­tran que lo apa­ren­te­men­te im­po­si­ble es­tá a nues­tro al­can­ce.

Una idea que aca­ba plas­mán­do­se sir­ve de es­tí­mu­lo a otros. Ky­le se­ña­la: «Hay per­so­nas de to­do el mun­do que di­cen que tie­nen clips fi­ja­dos a su compu­tador, al es­cri­to­rio o a la ca­mi­sa co­mo re­cor­da­to­rio de que to­do es po­si­ble. Creo que en cier­ta for­ma es ver­dad». Mac­do­nald ex­pli­ca que el re­co­rri­do ter­mi­nó sien­do más emo­cio­nan­te que el ob­je­ti­vo que per­se­guía. «Es­to no se ha aca­ba­do. Pue­de que aquí con­clu­ya es­ta eta­pa de la aven­tu­ra, pe­ro la his­to­ria con­ti­núa», pun­tua­li­za. Hoy in­cen­ti­va a los de­más co­mo con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal. Se ha di­ri­gi­do a más de 50.000 per­so­nas en cua­tro con­ti­nen­tes.

Ky­le Ma­cD avent onald uraen: na­rra su http:/ / www . red­pa per­cli p.com/

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.