La se­ñal

Conectate - - NEWS - Sha­ron Ga­lam­bos Sha­ron Ga­lam­bos es mi­sio­ne­ra, maes­tra y au­to­ra de re­la­tos de re­si­lien­cia pa­ra el pú­bli­co in­fan­til. Tra­ba­ja con ni­ños trau­ma­ti­za­dos.

De­bo ad­mi­tir que nun­ca he si­do muy da­da a creer en cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas. A de­cir ver­dad, me enor­gu­lle­cía un po­co de ser una mu­jer ra­cio­nal y ló­gi­ca, al­go que in­cluía cier­ta cuo­ta de es­cep­ti­cis­mo. Qui­zá se de­ba a esa per­cep­ción de que to­do lo que nos ocu­rre for­ma par­te de un plan uni­ver­sal, es de­cir, es nues­tro des­tino. Tam­bién pien­so que — co­mo los ju­díos de la épo­ca de Je­sús— yo pe­día se­ña­les.

Cuan­do nos sen­ti­mos bien es fá­cil no va­lo­rar la sa­lud. So­lo nos vol­ve­mos cons­cien­tes de la du­ra reali­dad cuan­do nos pa­sa al­go, co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez, por más que en mu­chas oca­sio­nes an­te­rio­res ya ha­ya­mos te­ni­do esa reali­dad de­lan­te de las na­ri­ces.

En cier­ta eta­pa de mi ca­rre­ra, cuan­do me desem­pe­ña­ba co­mo pro­fe­so­ra en un cen­tro de vo­lun­ta­ria­do, tu­ve la di­ver­ti­da ex­pe­rien­cia de com­par­tir dor­mi­to­rio en un áti­co con una mi­sio­ne­ra pro­ce­den­te de In­gla­te­rra. Nos iba es­tu­pen­da­men­te, sal­vo que el te­cho de la ha­bi­ta­ción era tan ba­jo que ape­nas po­día­mos en­de­re­zar­nos. Nos to­ca­ba an­dar aga­cha­das y con la ca­be­za in­cli­na­da. La ver­dad es que yo no le da­ba ma­yor im­por­tan­cia, ya que so­lo usá­ba­mos el es­pa­cio pa­ra dor­mir.

No obs­tan­te, con el pa­so del tiem­po em­pe­cé a sen­tir do­lor y ri­gi­dez en el cue­llo, co­mo cuan­do se duer­me con ma­la pos­tu­ra. A to­dos se nos aga­rro­tan los múscu­los de vez en cuan­do, pe­ro el do­lor que te­nía en el cue­llo no se me pa­sa­ba. Al con­tra­rio, se fue agu­di­zan­do, has­ta el pun­to de vol­ver­se in­so­por­ta­ble. La ra­dio­gra­fía que me to­mé no arro­jó na­da; aun así, yo sa­bía que te­nía al­go gra­ve.

Un ami­go me re­co­men­dó vi­si­tar a un qui­ro­prác­ti­co, el cual me in­di­có que me rea­li­za­ra un es­cá­ner. Aún re­cuer­do que al ter­mi­nar me ex­pli­có — con la ma­yor gen­ti­le­za po­si­ble— que te­nía una her­nia dis­cal en las vér­te­bras del cue­llo. El dis­co pre­sio­na­ba va­rios ner­vios, y cual­quier mo­vi­mien­to brus­co po­día sec­cio­nar­los. Co­mo con­se­cuen­cia, po­día su­frir una pa­rá­li­sis. Una op­ción era so­me­ter­me a ci­ru­gía pa­ra co­rre­gir el da­ño. El pro­ce­di­mien­to con­sis­tía en ex­traer par­te del hue­so de la ca­de­ra e in­ser­tar­lo en el cue­llo. Ello in­mo­vi­li­za­ría las vér­te­bras y me im­pe­di­ría gi­rar el cue­llo. Lo que es más, esa ci­ru­gía no ga­ran­ti­za­ba un re­sul­ta­do po­si­ti­vo per­ma­nen­te. La se­gun­da op­ción era con­ti­nuar aguan­tan­do mu­cho do­lor y arries­gar­me a su­frir en cual­quier mo­men­to una pa­rá­li­sis. Op­té por la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, la cual ac­ce­dió a rea­li­zar el pro­pio di­rec­tor del hos­pi­tal de neu­ro­ci­ru­gía.

To­do se desa­rro­lló ló­gi­ca­men­te en pre­pa­ra­ción pa­ra la ope­ra­ción. La no­che an­te­rior, mis ami­gos y co­le­gas se reunie­ron pa­ra orar por mí. Du­ran­te la ora­ción, uno de los pre­sen­tes re­ci­bió del Se­ñor un men­sa­je en el que Él de­cía que me cu­ra­ría por com­ple­to sin ne­ce­si­dad de ci­ru­gía. ¡Có­mo! Eso sí que no cua­dra­ba con el ló­gi­co de­sa­rro­llo de las co­sas. Huel­ga de­cir que me pa­sé la no­che en ve­la dis­cu­tien­do con Dios. Ha­bría si­do más fá­cil si se hu­bie­ra pre­sen­ta­do an­te mí en un haz de luz y me hu­bie­ra ha­bla­do con po­ten­te voz des­de el Cie­lo. Pe­ro no fue así en ab­so­lu­to. Me es­ta­ba pi­dien­do que con­fia­ra en una voz que­da, hu­mil­de y apa­ci­ble que ni si­quie­ra era la mía.

Lo in­creí­ble es que a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na me vino una inex­pli­ca­ble sen­sa­ción de paz que me en­vol­vió la men­te y el co­ra­zón. En ese ins­tan­te tu­ve la cer­te­za de que Dios me iba a sa­nar mi­la­gro­sa­men­te. Me co­mu­ni­qué con el hos­pi­tal pa­ra in­for­mar­les que iba a can­ce­lar la in­ter­ven­ción. Po­co des­pués me lla­mó el

ci­ru­jano. Me pre­gun­tó si el do­lor me ha­bía cau­sa­do una cri­sis ner­vio­sa. Es­ta­ba com­ple­ta­men­te se­gu­ro de que ha­bía per­di­do la cha­ve­ta, so­bre to­do cuan­do so­lo ati­né a res­pon­der: — Dios di­jo que me va a cu­rar. La si­guien­te mon­ta­ña a la que me en­fren­té fue el do­lor. Has­ta ese mo­men­to me in­yec­ta­ba anal­gé­si­cos ca­da seis ho­ras. Pe­ro en­ton­ces yo mis­ma es­cu­ché la voz del Se­ñor que, con tran­qui­li­dad, co­mo si tal co­sa, me in­di­có que si te­nía fe pa­ra con­fiar­le mi cu­ra­ción, tam­bién de­bía creer que Él se en­car­ga­ría del do­lor. No me pu­se la si­guien­te in­yec­ción. No me cu­ré en­se­gui­da, ni me li­bré del do­lor al ins­tan­te. No sé có­mo, pe­ro mi­la­gro­sa­men­te tu­ve la gra­cia y las fuer­zas pa­ra so­por­tar unos me­ses más. El ca­so es que el do­lor fue ate­nuán­do­se, y po­co a po­co re­co­bré la mo­vi­li­dad en esa zo­na has­ta po­der gi­rar la ca­be­za en am­bos sen­ti­dos. El pro­ce­so de sa­na­ción con­ti­nuó has­ta que vol­ví a lle­var una vi­da nor­mal. ¡Un mo­men­to! ¿Nor­mal? ¿Y si se­guía te­nien­do una her­nia dis­cal, aun­que no tan mar­ca­da, y con un mo­vi­mien­to brus­co del cue­llo se me cor­ta­ban los ner­vios? Ese gu­sa­ni­llo de du­da me ator­men­tó, has­ta el pun­to de que era muy cau­te­lo­sa con los mo­vi­mien­tos que ha­cía. Una vez más se im­pu­so la ra­cio­na­li­dad: otro es­cá­ner re­ve­la­ría la si­tua­ción. Pues re­sul­ta que el se­gun­do es­cá­ner mos­tró que no ha­bía ab­so­lu­ta­men­te na­da, ¡co­mo si nun­ca hu­bie­ra te­ni­do nin­gu­na do­len­cia! ¿Se­ría que el pri­me­ro era de otro pa­cien­te? Yo es­ta­ba ma­ra­vi­lla­da. La pri­me­ra per­so­na a la que qui­se mos­trar­le los re­sul­ta­dos fue el neu­ro­ci­ru­jano. Me di­ri­gí a su con­sul­ta y le en­se­ñé la TAC. Con una son­ri­sa ju­gue­to­na le pre­gun­té: — Doc­tor, ¿qué me di­ce de es­to? La es­tu­vo es­tu­dian­do lar­go ra­to. Fi­nal­men­te me res­pon­dió: —Bien sa­bes que soy ateo. Des­de ese pun­to de vis­ta, mi res­pues­ta se­ría que se tra­ta de un fe­nó­meno que pue­de ocu­rrir, aun­que con una in­ci­den­cia ex­tre­ma­da­men­te ba­ja, qui­zá de un ca­so en un mi­llón. Sin em­bar­go, por lo que ven mis ojos, de­bo acep­tar que se tra­ta de un mi­la­gro. En cuan­to al desen­la­ce de es­ta his­to­ria, di­ré que han pa­sa­do mu­chos años des­de en­ton­ces, y no me he so­me­ti­do a ci­ru­gía al­gu­na. Ca­da vez que mue­vo la ca­be­za o es­ti­ro el cue­llo, son­río al re­cor­dar que soy mi pro­pia se­ñal, la se­ñal de que Dios pue­de ha­cer mi­la­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.