La­do El du­bi­ta­ti­vo de Fe mi

Conectate - - NEWS - Jes­sie Ri­chards Jes­sie Ri­chards par­ti­ci­pó en la pro­duc­ción de Co­néc­ta­te des­de el 2001 has­ta el 2012 y es­cri­bió va­rios ar­tícu­los co­mo re­dac­to­ra de la re­vis­ta. Tam­bién ha tra­ba­ja­do co­mo re­dac­to­ra y edi­to­ra pa­ra otras pu­bli­ca­cio­nes cris­tia­nas y por­ta­les de

De pe­que­ña pen­sa­ba que la fe y las du­das eran con­cep­tos opues­tos. La fe era bue­na; las du­das, ma­las. Con esa men­ta­li­dad, has­ta las pre­gun­tas po­dían re­sul­tar pe­li­gro­sas, pues me ima­gi­na­ba que po­dían con­du­cir a du­das. A una per­so­na in­te­lec­tual­men­te cu­rio­sa le cues­ta li­diar con eso. A mí siem­pre me mo­les­tó, des­de que ten­go me­mo­ria. Las pre­gun­tas a las que me re­sis­tía iban des­de cues­tio­nar­me si a Dios real­men­te le im­por­ta­ba tal o cual re­gla es­pe­cí­fi­ca del An­ti­guo Tes­ta­men­to has­ta el enor­me y om­ni­pre­sen­te in­te­rro­gan­te: ¿Exis­te Dios?

En de­ter­mi­na­do mo­men­to tu­ve lo que con­si­de­ré una re­ve­la­ción — des­de en­ton­ces he sa­bi­do que mu­chas per­so­nas de fe son de esa mis­ma opi­nión—: las du­das no son enemi­gas de la fe; an­tes, pue­den for­ta­le­cer­la. Las res­pues­tas ne­ce­si­tan pre­gun­tas tan­to co­mo las pre­gun­tas res­pues­tas.

A mi mo­do de ver, cuan­do una per­so­na de fe se cues­tio­na su fe, una de dos: o pier­de la fe — con lo que que­da de­mos­tra­do que es­ta pro­ba­ble­men­te no era muy ge­nui­na ni fir­me—; o des­cu­bre que a pe­sar de los con­flic­tos in­ter­nos, la tris­te­za, lo inex­pli­ca­ble o lo que no tie­ne res­pues­ta, su fe per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble. Eso fue lo que me su­ce­dió a mí cuan­do me atre­ví a ex­plo­rar mis du­das.

Mu­chas ve­ces me fas­ti­dia esa ne­ce­si­dad ma­ni­quea que mu­chos te­ne­mos de en­ca­si­llar­lo to­do, des­de las et­nias y re­li­gio­nes has­ta Dios mis­mo. Nos pa­re­ce que ha­ce fal­ta una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va: bien o mal, blan­co o ne­gro, la fe o la ra­zón, la cien­cia o Dios. Creo que muy po­cas co­sas en la vi­da son así de sim­ples. Tam­bién con­si­de­ro que to­do el te­ma de Dios y de la fe so­bre­pa­sa los es­tre­chos lí­mi­tes en que lo so­le­mos en­cua­drar y es al­go so­bre lo cual no po­de­mos emi­tir jui­cios con­clu­yen­tes.

Pue­de que mi fe no sea muy tra­di­cio­nal, y a ve­ces echo de me­nos la con­fian­za sim­plis­ta que so­lía te­ner. A cam­bio, sin em­bar­go, he ad­qui­ri­do una con­cien­cia, una hu­mil­dad y una am­pli­tud de mi­ras que es­pe­ro que no

me aban­do­nen nun­ca. Ten­go avi­dez de apren­der, por­que sé que hay mu­cho que des­co­noz­co.

Por ló­gi­ca, si Dios exis­te y la Bi­blia es Su Pa­la­bra, las dos co­sas más im­por­tan­tes, se­gún Él mis­mo, son amar­lo a Él y amar al pró­ji­mo. Esas son nor­mas que de­bo, pue­do y quie­ro es­for­zar­me por cum­plir. Se­guir los prin­ci­pa­les man­da­mien­tos y tra­tar con amor, bon­dad, to­le­ran­cia y per­dón a mis se­me­jan­tes — se­res hu­ma­nos crea­dos a ima­gen de Dios, ca­da uno con un va­lor in­trín­se­co in­con­men­su­ra­ble— es pa­ra mí lo esen­cial.

Una ma­ña­na, mien­tras desa­yu­na­ba y leía He­breos 11, el ca­pí­tu­lo de la fe, lle­gué al ver­sícu­lo 6: «Sin fe es im­po­si­ble agra­dar a Dios, por­que es ne­ce­sa­rio que el que se acer­ca a Dios crea que Él exis­te y que re­com­pen­sa a los que lo bus­can» 1.

An­tes in­ter­pre­ta­ba ese ver­sícu­lo en el sen­ti­do de que cuan­do du­da­mos, des­agra­da­mos a Dios. Aho­ra lo veo des­de otro án­gu­lo. En él so­lo se men­cio­nan dos co­sas que de­bo ha­cer pa­ra te­ner fe y agra­dar a Dios: 1) creer que exis­te, y 2) creer que re­com­pen­sa «a los que lo bus­can». Yo creo que exis­te, y lo he bus­ca­do di­li­gen­te­men­te. Las pre­gun­tas y las du­das han si­do par­te in­elu­di­ble de esa bús­que­da. He ha­lla­do paz al con­cluir que nun­ca sa­bré to­das las res­pues­tas, y eso no es­tá mal. Es par­te de la fe. Lo más su­bli­me es que Él me pre­mia con Su pre­sen­cia. Sé que es di­fí­cil ex­pli­car­le eso a al­guien que no tie­ne fe, pe­ro ten­go la cer­te­za de que lo co­noz­co y de que co­no­cer­lo es pu­ro go­zo.

Si bien no pue­do afir­mar que mi fe sea más fuer­te que an­tes de em­pren­der es­te re­co­rri­do por el ca­mino de las du­das, sí pue­do de­cir que he lan­za­do to­da suer­te de du­das con­tra mi fe, y es­ta si­gue fir­me.

En la bús­que­da de la ver­dad, es pre­ci­so plan­tear­se las pre­gun­tas ade­cua­das. Los que la des­co­no­cen ja­más se pre­gun­tan na­da, por­que su ego y su arro­gan­cia se lo im­pi­den. Por en­de siem­pre se­gui­rán su­mi­dos en la ig­no­ran­cia. Los que van bien en­ca­mi­na­dos en su bús­que­da de la Ver­dad lo ha­cen con tre­men­do en­tu­sias­mo e in­ge­nui­dad. Siem­pre ha­cen pre­gun­tas, siem­pre quie­ren en­ten­der­lo y sa­ber­lo to­do, y no les da mie­do ad­mi­tir que no sa­ben al­go. No obs­tan­te, to­do bus­ca­dor de la ver­dad, pa­ra lle­gar a ver­la, de­be des­man­te­lar pri­me­ro su ego. Si la men­te se in­ter­po­ne, el co­ra­zón no ve na­da. Suzy Kas­sem (n. 1975)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.