Ha­cer pre­gun­tas

Conectate - - NEWS -

La fe es una con­fian­za ra­cio­nal, una con­fian­za que exa­mi­na re­fle­xi­va y se­re­na­men­te la ve­ra­ci­dad de Dios. John Stott (n. 1921) La du­da no es lo con­tra­rio de la fe; es un ele­men­to de la fe. Paul Ti­llich (1886–1965) Es dé­bil por­que no ha du­da­do bas­tan­te y ha que­ri­do lle­gar a con­clu­sio­nes. Mi­guel de Una­muno (1864–1936) La re­la­ción en­tre el com­pro­mi­so y las du­das no es en ab­so­lu­to an­ta­gó­ni­ca. El com­pro­mi­so es más sa­lu­da­ble, no cuan­do es­tá exen­to de du­das, sino cuan­do per­vi­ve a pe­sar de ellas. Ro­llo May (1909–1994) Pa­ra mu­chos de no­so­tros, el ma­yor pe­li­gro no es que ab­ju­re­mos de nues­tra fe, sino que nos de­je­mos dis­traer, apu­rar y preo­cu­par has­ta tal pun­to que nos con­for­me­mos con una ver­sión me­dio­cre de la mis­ma. John Ort­berg (n. 1957) A ve­ces du­dar no im­pli­ca fal­ta de fe, sino que es una ex­pre­sión de la mis­ma. A ve­ces es sim­ple­men­te in­sis­tir en que a Dios hay que to­mar­lo en se­rio, no con fri­vo­li­dad; in­sis­tir en que nues­tra fe se de­po­si­te y se ba­se en al­go más que tru­cos de ma­gia. Mark Bu­cha­nan (n. 1960) Pa­ra mu­chas per­so­nas de nues­tro mun­do las du­das son lo con­tra­rio de la fe. De ahí que, den­tro de esa con­cep­ción, el ob­je­ti­vo sea eli­mi­nar las du­das. Sin em­bar­go, la fe y las du­das no son opues­tos. Las du­das en mu­chos ca­sos son se­ñal de que la fe tie­ne pul­so, de que es­tá vi­vi­ta y co­lean­do, de que ex­plo­ra y bus­ca. Al fin y al ca­bo, la fe y las du­das re­sul­tan ser una ex­ce­len­te pa­re­ja de bai­le. Rob Bell (n. 1970) Los gran­des guías del pue­blo de Dios, co­mo Moi­sés, siem­pre han da­do es­pa­cio a la du­da. Te­ne­mos que ha­cer es­pa­cio al Se­ñor, no a nues­tras cer­te­zas, he­mos de ser hu­mil­des. Pa­pa Fran­cis­co (n. 1936) Creo que no hay su­fri­mien­to ma­yor que el cau­sa­do por las du­das de quie­nes desean creer. Co­noz­co ese tor­men­to; pe­ro por lo me­nos en mí mis­ma, no lo en­tien­do sino co­mo el pro­ce­so por el cual se pro­fun­di­za la fe. Una fe que sim­ple­men­te acep­ta es una fe in­fan­til. Aun­que re­sul­ta apro­pia­da pa­ra los ni­ños, en al­gún mo­men­to uno tie­ne que cre­cer en el as­pec­to re­li­gio­so, co­mo lo ha­ce en to­dos los de­más. […] Si uno sien­te que no es ca­paz de creer, co­mo mí­ni­mo de­be ha­cer es­to: te­ner una men­ta­li­dad abier­ta, abier­ta de ca­ra a la fe, se­guir deseán­do­la y pi­dién­do­la, y de­jar lo de­más en ma­nos de Dios. Flan­nery O’Con­nor (1925–1964) Con una fe cie­ga, no hay ma­ne­ra de man­te­ner una pos­tu­ra fir­me. Hay que con­tar con una fe co­no­ce­do­ra, que es con­se­cuen­cia de creer de to­do co­ra­zón lo que pro­me­te la Pa­la­bra. Tie­nes la cer­te­za de que Dios lo ha di­cho y de­cla­ra­do, y sa­bes que pue­des con­tar con eso. Glo­ria Co­pe­land (n. 1942)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.