CRES­TAS VA­LLES Y

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia e n el sur de Tai­wán.

Leí re­cien­te­men­te la no­ve­la Car­tas del dia­blo a su so­brino, de C. S. Le­wis. Es una obra que pre­sen­ta la co­rres­pon­den­cia fic­ti­cia en­tre un dia­blo de avan­za­da edad, lla­ma­do Es­cru­to­po, y uno prin­ci­pian­te lla­ma­do Oru­ga­rio. Las car­tas cons­ti­tu­yen una pro­fun­da y fas­ci­nan­te mi­ra­da a las es­tra­ta­ge­mas que em­plea Sa­ta­nás pa­ra sa­bo­tear nues­tro cre­ci­mien­to es­pi­ri­tual, nues­tra re­la­ción con Dios y nues­tro tra­to con los de­más. Una de ellas ex­plo­ra los al­ti­ba­jos de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na, lo que yo de­no­mino las cres­tas y va­lles.

En esa car­ta Es­cru­to­po se re­fie­re a un pe­río­do de ari­dez y abu­rri­mien­to que ex­pe­ri­men­ta el pa­cien­te de Oru­ga­rio. El dia­blo ma­yor le ad­vier­te al me­nor que Dios pre­ten­de apro­ve­char esa tem­po­ra­da pa­ra for­ta­le­cer la fe del jo­ven, y le acon­se­ja que no per­mi­ta por nin­gún con­cep­to que es­te to­me con­cien­cia de que los va­lles son nor­ma­les, sino que lo con­ven­za de que sus sen­ti­mien­tos de lan­gui­dez y de­pre­sión cons­ti­tu­yen un es­ta­do per­ma­nen­te. Mien­tras leía ese ca­pí­tu­lo, me pu­se a re­fle­xio­nar so­bre mi ci­clo par­ti­cu­lar de cres­tas y va­lles y lo que he apren­di­do en es­tos úl­ti­mos.

No ca­be du­da de que en mi vi­da he dis­fru­ta­do de cres­tas, pe­río­dos de éxi­to la­bo­ral, pro­gre­sos en mis es­tu­dios, amis­ta­des, sa­lud, co­mu­nión go­zo­sa con Je­sús y lec­tu­ras mo­ti­va­do­ras de la Bi­blia. Pe­ro tam­bién he pa­sa­do por va­lles, co­mo el que a du­ras pe­nas tu­ve que re­co­rrer ha­ce po­co. Co­men­zó con un enor­me re­vés en mi tra­ba­jo, se­gui­do de pro­ble­mas con mis es­tu­dios, con­flic­tos y una ten­sa co­mu­ni­ca­ción con mis se­res que­ri­dos, a lo que se su­mó el de­te­rio­ro de mi sa­lud. Nun­ca ha­bía es­ta­do tan hun­di­da. Ni si­quie­ra te­nía mo­ti­va­ción pa­ra leer la Bi­blia u orar.

Mi va­lle me pa­re­ció in­ter­mi­na­ble. Me en­gu­llía en su os­cu­ro va­cío y me en­vol­vía en un man­to de de­ses­pe­ra­ción. Tu­ve la im­pre­sión de que Dios ha­bía he­cho las ma­le­tas y se ha­bía lar­ga­do. Le ro­gué que se acer­ca­ra a Mí, que me ayu­da­ra a sor­tear las di­fi­cul­ta­des y me per­mi­tie­ra sen­tir Su pre­sen­cia. Pe­ro pa­re­cía le­jano y mu­do. «¿Qué es­tá pa­san­do? ¿En qué me he equi­vo­ca­do?», me pre­gun­té an­gus­tia­da.

Pro­cu­ré usar mi fuer­za de vo­lun­tad y me es­me­ré pa­ra re­crear la emo­ción y la ale­gría es­pi­ri­tua­les que ha­bía dis­fru­ta­do en las cres­tas; pe­ro ello no tu­vo otro efec­to que de­jar­me ex­haus­ta y acen­tuar mi des­alien­to. Fi­nal­men­te com­pren­dí que la fe no se mi­de por los sen­ti­mien­tos, pues co­mo es­cri­bió el após­tol Pa­blo: «Vi­vi­mos por fe, no por vis­ta » 1. Cuan­do cen­tra­ba la aten­ción en mis emo­cio­nes cam­bian­tes —y a me­nu­do ne­ga­ti­vas—, me su­mía más en las du­das y se me ha­cía más di­fí­cil so­por­tar mis di­fi­cul­ta­des.

La lec­tu­ra del li­bro Car­tas del dia­blo a su so­brino con­fir­mó lo que yo ya ha­bía des­cu­bier­to al pa­sar por ese va­lle. Mis ba­ta­llas no eran un in­di­ca­dor de que le hu­bie­ra fa­lla­do a Dios ni de que Él me hu­bie­ra aban­do­na­do. Si bien son do­lo­ro­sas, no por ello de­jan de ser par­te nor­mal de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na en un mun­do im­per­fec­to. Me da­ba la im­pre­sión de que mi des­di­cha se eter­ni­za­ría; mas no tar­dé en des­cu­brir que to­dos los va­lles ter­mi­nan cuan­do Dios así lo dis­po­ne, y sa­lí de la ex­pe­rien­cia con re­no­va­da fe en Su gra­cia y amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.