Un Lu­gar de Re­fu­gio

Conectate - - NEWS -

«To­rre inex­pug­na­ble es el nom­bre del Se­ñor; a ella co­rren los jus­tos y se po­nen a sal­vo» 1.

Cuan­do a tu al­re­de­dor se desaten tem­pes­ta­des, y los vien­tos de tri­bu­la­cio­nes, ad­ver­si­da­des y di­fi­cul­ta­des te za­ran­deen y te arras­tren de un la­do a otro, ven a Mi lu­gar de re­fu­gio y per­ma­ne­ce ahí has­ta que ha­yan pa­sa­do esas ca­la­mi­da­des. Re­po­sa tu ca­be­za en Mi hom­bro; ya ve­rás que cui­da­ré bien de ti.

El re­fu­gio que te he pro­me­ti­do no es otro que el so­laz que te brin­da Mi amor, la paz que flu­ye de Mi co­ra­zón ha­cia el tu­yo, que te col­ma y te en­vuel­ve, que trans­por­ta tu es­pí­ri­tu a la es­fe­ra ce­les­tial don­de lo ves to­do con otros ojos. Ahí ten­drás nue­vos pen­sa­mien­tos y en­ten­de­rás las co­sas de otra ma­ne­ra.

En esos mo­men­tos de quie­tud en que dis­fru­ta­mos de ín­ti­ma co­mu­nión, Yo pue­do cam­biar tu pers­pec­ti­va. Pue­do in­fun­dir­te nue­vas ideas, ins­pi­rar­te nue­vos pla­nes. Pue­do sem­brar di­mi­nu­tas se­mi­llas en tu co­ra­zón y en tu men­te, se­mi­llas que con el pa­so del tiem­po, so­me­ti­das al cui­da­do­so rie­go de Mi Pa­la­bra, pue­den ger­mi­nar y lle­gar a ser ár­bo­les ro­bus­tos que den abun­dan­te fru­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.