EL AR­TE DE VO­LAR

Afán de su­pera­ción

Conectate - - VORDER SEITE - Uday Paul Uday Paul vi­ve en Ban­ga­lo­re ( In­dia). Im­par­te cur­sos de in­glés y de de­sa­rro­llo per­so­nal. ■

Es­toy le­yen­do un li­bro so­bre los her­ma­nos Wright, a quie­nes se les atri­bu­ye el ha­ber in­ven­ta­do y cons­trui­do el pri­mer avión fun­cio­nal y ha­ber rea­li­za­do el pri­mer vue­lo con­tro­la­do. El ser hu­mano siem­pre ha so­ña­do con vo­lar co­mo las aves. Aun­que en su épo­ca los glo­bos ae­ros­tá­ti­cos ya exis­tían des­de ha­cía al­gún tiem­po, se da­ba por sen­ta­do uni­ver­sal­men­te que el vue­lo hu­mano me­cá­ni­co era im­po­si­ble.

Sin em­bar­go, Wil­bur y Or­vi­lle Wright hi­cie­ron ca­so omi­so del co­ro de vo­ces es­cép­ti­cas que se al­za­ban por to­das par­tes. Ob­ser­van­do de­te­ni­da­men­te el vue­lo de los pá­ja­ros fue­ron des­cu­brien­do se­cre­tos de la ae­ro­di­ná­mi­ca. Cons­tru­ye­ron y pro­ba­ron sus pro­pias má­qui­nas vo­la­do­ras. Al­gu­nas fa­lla­ron. Pe­ro con ca­da fra­ca­so ad­qui­rie­ron co­no­ci­mien­tos prác­ti­cos y ex­pe­rien­cia. Wil­bur y Or­vi­lle per­se­ve­ra­ron y a la lar­ga di­se­ña­ron y cons­tru­ye­ron el Fl­yer, el pri­mer avión de la His­to­ria, inau­gu­ran­do así la nue­va era de la avia­ción, la cual al­te­ró ra­di­cal­men­te el mun­do.

En la Bi­blia tam­bién he ha­lla­do per­so­nas que fue­ron mag­ní­fi­cos mo­de­los de fe, de­ter­mi­na­ción y per­se­ve­ran­cia. En el An­ti­guo Tes­ta­men­to, el pro­fe­ta Elías oró pa­ra que llo­vie­ra en un tiem­po en que Is­rael era azo­ta­do por una se­quía que du­ra­ba ya tres años y me­dio. Se pu­so de ro­di­llas y ro­gó fer­vien­te­men­te una y otra vez has­ta que vio la res­pues­ta a sus ora­cio­nes1.

Cuan­do Dios lla­mó a Moi­sés pa­ra que li­be­ra­ra a su pue­blo de la es­cla­vi­tud en Egip­to, él al prin­ci­pio tra­tó de elu­dir la mi­sión con­tes­tan­do que no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­do pa­ra una ta­rea tan mo­nu­men­tal. Con to­do, al fi­nal obe­de­ció a Dios y se en­fren­tó al im­pe­rio más gran­de y po­de­ro­so de su épo­ca, gra­cias a lo cual ob­tu­vo la li­ber­tad de su pue­blo.

Otro ejem­plo de per­se­ve­ran­cia en cir­cuns­tan­cias ex­tre­ma­da­men­te ad­ver­sas fue el del após­tol Pa­blo. Per­si­guió a los se­gui­do­res de Cris­to has­ta que Je­sús le dio un vuel­co a su vi­da y lo lla­mó a ser Su após­tol an­te el mun­do no ju­dío. A los de­más cre­yen­tes les to­mó un tiem­po re­co­no­cer el un­gi­mien­to que le ha­bía da­do Dios y acep­tar que ha­bía si­do lla­ma­do a ser após­tol. El res­to de su vi­da Pa­blo so­por­tó per­se­cu­ción de par­te de las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas y ci­vi­les. Pe­se a ello, per­sis­tió en su ta­rea has­ta que hu­bo evan­ge­li­za­do a la ma­yor par­te del Im­pe­rio ro­mano de aque­lla épo­ca y trans­for­ma­do la faz de la ci­vi­li­za­ción.

To­dos esos —y mu­chos otros— fue­ron hom­bres de fe que abra­za­ron un ideal y tu­vie­ron la fe, ini­cia­ti­va y va­len­tía pa­ra ha­cer­lo reali­dad. Así cam­bia­ron el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.