MÁS QUE VEN­CE­DO­RES

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia Internacional.

¿Al­gu­na vez te has de­te­ni­do a pre­gun­tar­te: «¿Qué ha­go aquí en es­te mun­do? ¿Qué sig­ni­fi­ca to­do es­to pa­ra mí en par­ti­cu­lar?» Son pre­gun­tas fre­cuen­tes, so­bre to­do cuan­do atra­ve­sa­mos mo­men­tos di­fí­ci­les.

Na­tu­ral­men­te, sa­be­mos que Dios nos ha pues­to aquí pa­ra que lo ame­mos y pa­ra que ame­mos a los de­más1. No obs­tan­te, cuan­do nos en­fren­ta­mos a las ex­pe­rien­cias sin­gu­la­res que nos to­ca vi­vir en nues­tro trán­si­to por es­te mun­do, a ra­tos pue­de re­sul­tar­nos di­fí­cil en­con­trar­le sen­ti­do a to­do lo que nos so­bre­vie­ne. Así, de tan­to en tan­to nos to­pa­mos con mu­ros de pie­dra in­fran­quea­bles. Ne­ce­si­ta­mos ayu­da de Al­guien ca­paz de ver el pa­no­ra­ma glo­bal que a no­so­tros se nos es­ca­pa.

Opino que en nues­tra vi­da una de las co­sas más im­por­tan­tes es ad­qui­rir ex­pe­rien­cia a par­tir de to­do lo que nos su­ce­de. Esa ex­pe­rien­cia, su­ma­da a los con­se­jos de Dios, es fuen­te de co­no­ci­mien­tos, com­pren­sión y sa­bi­du­ría en el Es­pí­ri­tu San­to. Cuan­do de cre­cer y ma­du­rar se tra­ta, no hay ata­jos.

Con­ta­mos con un So­lu­cio­na­dor que nos guía por bue­nos ca­mi­nos si lo se­gui­mos; pe­ro si Él cor­to­cir­cui­ta­ra to­da ex­pe­rien­cia di­fí­cil y nos li­bra­ra de esos tran­ces so­lo por­que po­drían re­sul­tar­nos do­lo­ro­sos o trau­má­ti­cos, nos pri­va­ría de la opor­tu­ni­dad de be­ne­fi­ciar­nos al má­xi­mo de las en­se­ñan­zas de la vi­da.

Es­toy con­ven­ci­da de que Él, por el amor que nos pro­fe­sa, sa­be exac­ta­men­te cuá­les son las ex­pe­rien­cias que ne­ce­si­ta­mos pa­ra apren­der y ma­du­rar, no so­lo en el mo­men­to, sino tam­bién en el con­tex­to de la eter­ni­dad. Yo le creo cuan­do di­ce que no per­mi­ti­rá que nos so­bre­ven­ga nin­gu­na ten­ta­ción que no po­da­mos so­por­tar. Es el Dios del uni­ver­so. Si hay al­guien que sa­be lo que más nos con­vie­ne y es ca­paz de mol­dear nues­tra vi­da de ma­ne­ra que sa­que­mos el má­xi­mo pro­ve­cho de nues­tras ex­pe­rien­cias, es Él. Sin lu­gar a du­das sa­be lo que nos ha­ce fal­ta mu­cho me­jor que no­so­tros mis­mos, que te­ne­mos una pers­pec­ti­va li­mi­ta­da y fi­ni­ta.

¿Quién nos apar­ta­rá del amor de Cris­to? ¿La tri­bu­la­ción, o la an­gus­tia, la per­se­cu­ción, el ham­bre, la in­di­gen­cia, el pe­li­gro, o la vio­len­cia? En to­do es­to so­mos más que ven­ce­do­res por me­dio de aquel que nos amó. Ro­ma­nos 8:35,37 ( NVI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.