CON­SER­VAR LA CHIS­PA

Conectate - - NEWS - An­na Per­li­ni An­na Per­li­ni es co­fun­da­do­ra de Per un Mon­do Mi­glio­re1, or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria que des­de 1995 lle­va a ca­bo la­bo­res en los Bal­ca­nes.

De ni­ña re­cuer­do que rom­pía a llo­rar ca­da vez que pen­sa­ba que mis pa­dres en­ve­je­ce­rían. Los que­ría tan­to que la so­la idea de que al­gún día per­die­ran el ca­be­llo y se les arru­ga­ra la piel me re­sul­ta­ba muy di­fí­cil de acep­tar. Aho­ra que lo pien­so, al­go den­tro de mí re­pu­dia­ba el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. Es­ta­ba con­ven­ci­dí­si­ma de que to­do lo que fue­ra be­llo nun­ca de­bía ter­mi­nar o per­der su chis­pa.

Con el pa­so del tiem­po ese mie­do fue des­apa­re­cien­do. No pue­do de­cir con fran­que­za que me en­tu­sias­me la idea de en­ve­je­cer fí­si­ca­men­te; pe­ro ade­más de sen­tir­me más fuer­te aho­ra que cuan­do era jo­ven — gra­cias a que ha­go más ac­ti­vi­dad fí­si­ca y me ali­men­to me­jor—, es­toy to­man­do con­cien­cia de que en reali­dad lo que más me asus­ta es en­ve­je­cer por den­tro, per­der el en­tu­sias­mo, mis idea­les y el de­seo de se­guir apren­dien­do y pro­gre­san­do. Por eso me ale­gro ca­da vez que se me pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de exi­gir­me un po­co más, de em­pe­zar de nue­vo y man­te­ner­me jo­ven. No hay ca­so, soy una idea­lis­ta sin re­me­dio.

Ha­ce unos años asis­tí a una reunión de exa­lum­nos de mi co­le­gio y me en­con­tré con mu­chos ami­gos a los que no veía des­de ha­cía más de 30 años. De jo­ven era muy bue­na es­tu­dian­te y li­de­ré cau­sas po­lí­ti­cas y so­cia­les. Des­pués de­ci­dí de­di­car mi vi­da a mi­sio­nar y a cau­sas hu­ma­ni­ta­rias, la­bor que he rea­li­za­do du­ran­te 38 años, mu­chas ve­ces en cir­cuns­tan­cias muy di­fí­ci­les. Nun­ca he acu­mu­la­do mu­chos bie­nes ma­te­ria­les. En cam­bio, bas­tan­tes de mis an­ti­guos com­pa­ñe­ros son ac­tual­men­te pro­fe­sio­na­les he­chos y de­re­chos, mé­di­cos, abo­ga­dos y em­pre­sa­rios.

En de­ter­mi­na­do mo­men­to al­guien se atre­vió a plan­tear­me la pre­gun­ta em­ba­ra­zo­sa: «Y ¿no te arre­pien­tes? Eras una alum­na bri­llan­te. To­dos te ad­mi­rá­ba­mos y pen­sá­ba­mos que lle­ga­rías a ser una gran doc­to­ra o es­cri­to­ra ».

Sim­ple­men­te con­tes­té que no, que no me arre­pen­tía de na­da de eso. Sa­bía que ha­bía en­con­tra­do y se­gui­do el lla­ma­mien­to de Dios en mi vi­da, y esa es la me­jor re­com­pen­sa a la que se pue­da as­pi­rar. To­dos sus­pi­ra­ron ali­via­dos y ex­cla­ma­ron ca­si al uní­sono: «Nos ale­gra­mos mu­cho de oír­te de­cir eso y de sa­ber que to­da­vía de­fien­des los idea­les por los que re­nun­cias­te a tan­tas co­sas. Si­gues sien­do un mo­de­lo de con­duc­ta pa­ra no­so­tros».

Me di cuen­ta en ese mo­men­to de que no soy la úni­ca que de­tes­ta ti­rar la toa­lla. No es cues­tión de apa­ren­tar siem­pre for­ta­le­za y no co­me­ter erro­res. Eso de to­dos mo­dos es im­po­si­ble. A lo lar­go del ca­mino es inevi­ta­ble su­frir mu­chas caí­das. Has­ta hay mo­men­tos en que uno se ve obli­ga­do a to­mar­se un des­can­so. Pe­ro aun así uno no tie­ne que dar­se por ven­ci­do, sino con­ti­nuar cre­yen­do, ofre­cien­do, avan­zan­do y cam­bian­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.