DIOS SE LU­CIÓ

Ocho mi­la­gros del Na­ci­mien­to

Conectate - - VORDER SEITE - Sa­muel Kea­ting

Se es­cu­cha el pri­mer

llan­to, se cor­ta el cor­dón um­bi­li­cal, y los pa­dres y to­dos los pre­sen­tes —ya sea un obs­te­tra y sus asis­ten­tes en una asép­ti­ca clí­ni­ca mo­der­na o una ma­tro­na tri­bal en una an­ces­tral cho­za de pa­ja— ce­le­bran con jú­bi­lo el pro­di­gio que aca­ban de pre­sen­ciar. El na­ci­mien­to de Je­sús en­tra­ñó to­do eso, pe­ro tam­bién es­tu­vo sig­na­do por al me­nos ocho mi­la­gros más.

Anun­cia­ción an­gé­li­ca

Pa­ra em­pe­zar, el na­ci­mien­to de Cris­to se anun­ció aun an­tes de que Él fue­ra con­ce­bi­do. «El ángel Ga­briel fue en­via­do por Dios a una ciudad de Ga­li­lea, lla­ma­da Na­za­ret, a una vir­gen des­po­sa­da con un va­rón que se lla­ma­ba Jo­sé, de la ca­sa de Da­vid; y el nom­bre de la vir­gen era Ma­ría. Y en­tran­do el ángel en don­de ella es­ta­ba, di­jo: “¡Sal­ve, muy fa­vo­re­ci­da! El Se­ñor es con­ti­go; ben­di­ta tú entre las mu­je­res”. En­ton­ces el ángel le di­jo: “Ma­ría, no te­mas, por­que has ha­lla­do gra­cia de­lan­te de Dios. Y aho­ra con­ce­bi­rás en tu vien­tre, y da­rás a luz un Hi­jo, y lla­ma­rás Su nom­bre Je­sús”» 1. Pri­mer mi­la­gro.

Con­cep­ción mi­la­gro­sa, en dos ca­sos

Huel­ga de­cir que uno de los mi­la­gros más des­ta­ca­dos y co­no­ci­dos es que Ma­ría — Su ma­dre— era vir­gen en el mo­men­to en que lo con­ci­bió. La Bi­blia lo di­ce bien cla­ra­men­te:

«Ma­ría di­jo al ángel: “¿Có­mo se­rá es­to? pues no co­noz­co va­rón”. Res­pon­dien­do el ángel, le di­jo: “El Es­pí­ri­tu San­to ven­drá so­bre ti, y el po­der del Al­tí­si­mo te cu­bri­rá con Su som­bra; por lo cual tam­bién, el San­to Ser que na­ce­rá se­rá lla­ma­do Hi­jo de Dios”» 2.

Ese acon­te­ci­mien­to fue pre­di­cho 700 años an­tes por el pro­fe­ta Isaías: «El Se­ñor mis­mo os da­rá se­ñal: He aquí que la vir­gen con­ce­bi­rá, y da­rá a luz un Hi­jo, y lla­ma­rá Su nom­bre Ema­nuel» [que en he­breo quie­re de­cir Dios con no­so­tros] 3. En to­do sen­ti­do, Je­sús es Hi­jo de Dios. Se­gun­do mi­la­gro.

Ga­briel tam­bién le anun­ció a Ma­ría que su pri­ma Eli­sa­bet —mu­jer es­té­ril que ya ha­bía su­pe­ra­do la edad re­pro­duc­ti­va— tam­bién da­ría a luz un hi­jo: «Tu pa­rien­ta Eli­sa­bet, ella tam­bién ha con­ce­bi­do hi­jo en su ve­jez; y es­te es el sex­to mes pa­ra ella, la que lla­ma­ban es­té­ril; por­que na­da hay im­po­si­ble pa­ra Dios» 4. Eli­sa­bet dio a luz un hi­jo que de gran­de re­ci­bió el ape­la­ti­vo de Juan el Bau­tis­ta. To­do su­ce­dió exac­ta­men­te co­mo di­jo el ángel Ga­briel5. Ter­cer mi­la­gro.

Con­fir­ma­ción an­gé­li­ca

Y ¿qué hay de Jo­sé, el pro­me­ti­do de Ma­ría? ¿Qué pen­só cuan­do des­cu­brió que Ma­ría, al re­gre­sar de su vi­si­ta a Eli­sa­bet, es­ta­ba em­ba­ra­za­da de tres me­ses? Co­mo era de es­pe­rar, tu­vo reac­cio­nes en­con­tra­das. «Jo­sé, su pro­me­ti­do, era un hom­bre bueno y no qui­so aver­gon­zar­la en pú­bli­co; por lo tan­to, de­ci­dió rom­per el com­pro­mi­so en pri­va­do» 6.

Qui­so evi­tar que Ma­ría fue­ra hu­mi­lla­da y has­ta con­de­na­da a muer­te, pues así se cas­ti­ga­ba el adul­te­rio en la ley ju­día7. Al mis­mo tiem­po ca­be ima­gi­nar­se el do­lor que de­bió de sen­tir al pen­sar que su pro­me­ti­da lle­va­ba en su vien­tre el hi­jo de otro hom­bre.

En ese mo­men­to Dios en­vió tam­bién un ángel a Jo­sé, no so­lo pa­ra tran­qui­li­zar­lo y re­con­for­tar­lo, sino tam­bién, in­du­da­ble­men­te, pa­ra acla­rar­le la si­tua­ción. «Se le apa­re­ció en sue­ños un ángel del Se­ñor y le di­jo: “Jo­sé, hi­jo de Da­vid, no te­mas re­ci­bir a Ma­ría por es­po­sa, por­que ella ha con­ce­bi­do por obra del Es­pí­ri­tu San­to. Da­rá a luz un hi­jo, y le pon­drás por nom­bre Je­sús, por­que Él sal­va­rá a Su pue­blo de sus pe­ca­dos” 8. Cuan­do Jo­sé se des­per­tó, hi­zo lo que el ángel del Se­ñor le ha­bía man­da­do y re­ci­bió a Ma­ría por es­po­sa. Pe­ro no tu­vo relaciones con­yu­ga­les con ella has­ta que dio a luz un hi­jo, a quien le pu­so por nom­bre Je­sús» 9. Cuar­to mi­la­gro.

Lu­gar de na­ci­mien­to

Na­cer en Be­lén cons­ti­tu­yó igual­men­te un cum­pli­mien­to mi­la­gro­so de una pro­fe­cía del An­ti­guo Tes­ta­men­to, pues­to que sus pa­dres vi­vían en Na­za­ret, a va­rios días de via­je de Be­lén. «Tú, Be­lén Efra­ta, tan pe­que­ña entre las fa­mi­lias de Ju­dá, de ti ha de sa­lir el que se­rá Se­ñor en Is­rael» 10.

El em­pe­ra­dor ro­mano Cé­sar Au­gus­to ha­bía de­cre­ta­do que se lle­va­ra a ca­bo un cen­so en to­do el im­pe­rio. La tra­di­ción ju­día exi­gía

que pa­ra to­do em­pa­dro­na­mien­to ca­da hom­bre re­gre­sa­ra a la ciudad que con­si­de­ra­ba su ho­gar an­ces­tral. En el ca­so de Jo­sé — des­cen­dien­te di­rec­to del rey Da­vid—, ello im­pli­ca­ba re­gre­sar a Be­lén con su es­po­sa em­ba­ra­za­da, la cual dio a luz po­co des­pués de lle­gar allí. Quin­to mi­la­gro.

Apa­ri­ción de án­ge­les

Unos pas­to­res que apa­cen­ta­ban sus ove­jas en los mon­tes ale­da­ños a Be­lén re­ci­bie­ron la vi­si­ta de un ángel, que les di­jo: «“No te­máis; por­que he aquí yo os doy nue­vas de gran go­zo, que se­rá pa­ra to­do el pue­blo: que os ha na­ci­do hoy, en la ciudad de Da­vid, un Sal­va­dor, que es Cris­to el Se­ñor. Es­to os ser­vi­rá de se­ñal: Ha­lla­réis al ni­ño en­vuel­to en pa­ña­les, acos­ta­do en un pe­se­bre”. Y re­pen­ti­na­men­te apa­re­ció con el ángel una mul­ti­tud de las hues­tes ce­les­tia­les, que ala­ba­ban a Dios, y de­cían: “¡Glo­ria a Dios en las al­tu­ras y en la tie­rra paz, bue­na vo­lun­tad pa­ra con los hom­bres!”» 11.

Los pas­to­res de­ja­ron sus re­ba­ños y se di­ri­gie­ron a Be­lén, don­de en­con­tra­ron al Me­sías tal co­mo el ángel les ha­bía dicho. «Des­pués de ver­lo, los pas­to­res con­ta­ron a to­dos lo que ha­bía su­ce­di­do y lo que el ángel les ha­bía dicho acer­ca del ni­ño» 12. Eso sig­ni­fi­ca que des­de el pri­mer día hu­bo per­so­nas que ates­ti­gua­ron que el Me­sías al fin ha­bía lle­ga­do. Sex­to mi­la­gro.

Se­ñal en los cie­los

Unos sa­bios — se­gún la tra­di­ción fue­ron tres, pe­ro la Bi­blia no es­pe­ci­fi­ca cuán­tos— de Orien­te —la Es­cri­tu­ra no di­ce de qué re­gión de Orien­te, pe­ro po­si­ble­men­te vi­nie­ron de Ara­bia, Per­sia, Ba­bi­lo­nia o has­ta de la le­ja­na In­dia— ob­ser­va­ron un fe­nó­meno inusual en el cielo, que in­ter­pre­ta­ron co­mo se­ñal del na­ci­mien­to del «Rey de los ju­díos», y sa­lie­ron en Su bus­ca pa­ra ado­rar­lo.

En aque­llos días los via­jes eran len­tos y di­fi­cul­to­sos. A juz­gar por otros pa­sa­jes, se cree que entre los pre­pa­ra­ti­vos y el via­je les to­mó cer­ca de dos años lle­gar a Ju­dea pa­ra en­tre­gar a Je­sús sus ob­se­quios. «La es­tre­lla que ha­bían vis­to en el orien­te iba de­lan­te de ellos, has­ta que lle­gan­do, se de­tu­vo so­bre don­de es­ta­ba el ni­ño. Y al ver la es­tre­lla, se re­go­ci­ja­ron con muy gran­de go­zo. Y al en­trar en la ca­sa, vie­ron al ni­ño con su ma­dre Ma­ría, y pos­trán­do­se, lo ado­ra­ron; y abrien­do sus te­so­ros, le ofre­cie­ron pre­sen­tes: oro, in­cien­so y mi­rra » 13. Sép­ti­mo mi­la­gro.

Con mu­cho, el ma­yor de to­dos

No obs­tan­te, el mi­la­gro su­pre­mo na­da tu­vo que ver con án­ge­les, sa­bios ni se­ña­les en el cielo. Fue el he­cho de que el uni­gé­ni­to Hi­jo de Dios se en­car­nó en un be­bi­to dé­bil e in­de­fen­so con el fin de amar­nos y com­pren­der­nos co­mo na­die me­dian­te to­do lo que su­frió y ex­pe­ri­men­tó, y a la pos­tre mo­rir por no­so­tros. «Dios nos ha da­do vi­da eter­na; y es­ta vi­da es­tá en Su Hi­jo» 14. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.