EL RE­LOJ DE ARE­NA

Dio­si­den­cias

Conectate - - VORDER SEITE - Cur­tis Pe­ter van Gor­der Cur­tis Pe­ter van Gor­der es guio­nis­ta y mi­mo1. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Cuan­do me di­ri­gí a mi es­cri­to­rio por la ma­ña­na en la vís­pe­ra de Na­vi­dad des­cu­brí que nues­tro apre­cia­do re­loj de are­na se ha­bía que­bra­do. Lo bo­té a la ba­su­ra, aun­que lue­go lo vol­ví a to­mar pa­ra sa­car­le una úl­ti­ma y nos­tál­gi­ca fo­to.

Los re­lo­jes de are­na siem­pre me han fas­ci­na­do, so­bre to­do ese. Fue un re­ga­lo que le hi­ce a mi mu­jer la Na­vi­dad an­te­rior, con la idea de que re­pre­sen­ta­ra «el don de pa­sar el tiem­po jun­tos». Ade­más me re­cor­da­ba el guion de una obra tea­tral que es­cri­bí ba­sa­da en el sim­bo­lis­mo del re­loj de are­na.

Ol­vi­dé el asun­to y me fui a tra­ba­jar de San­ta Claus en un even­to na­vi­de­ño de una em­pre­sa. Mien­tras re­co­rría las ofi­ci­nas y me sa­ca­ba fo­tos con los em­plea­dos y sus hi­jos vi un mag­ní­fi­co re­loj de are­na en un des­pa­cho. En­tra­mos y to­ma­mos fo­tos con to­dos los ni­ños pe­que­ños en­ci­ma del es­cri­to­rio del ge­ren­te. Le men­cio­né que el re­loj era una be­lle­za y le co­men­té la sig­ni­fi­ca­ción que tie­nen esos re­lo­jes pa­ra mí.

— Lo ten­go pa­ra ase­gu­rar­me de que las reunio­nes no du­ren más de 30 mi­nu­tos —me res­pon­dió.

—¿Lo con­si­guió en la In­dia? —le pre­gun­té con la es­pe­ran­za de re­em­pla­zar el que se nos ha­bía que­bra­do. (En aquel en­ton­ces yo vi­vía allá.) — Sí. Le da­ré la di­rec­ción del lu­gar don­de lo com­pré. Ya me iba cuan­do de gol­pe tu­vo una ins­pi­ra­ción. Me en­tre­gó el re­loj con una son­ri­sa ca­si tan ra­dian­te co­mo la de San­ta Claus y me di­jo:

— Acép­te­lo co­mo re­ga­lo de Na­vi­dad de mi par­te. Se lo agra­de­cí efu­si­va­men­te y le pro­me­tí que le en­via­ría el tex­to de la obra de Na­vi­dad que ha­bía es­cri­to so­bre el re­loj de are­na.

Lle­gué a ca­sa con mi nue­vo re­loj y unas ga­nas in­aguan­ta­bles de con­tar lo que ha­bía pa­sa­do. Era ca­si me­dia­no­che cuan­do es­ta­cio­né el vehícu­lo fren­te a nues­tra ca­sa des­pués de ha­ber estado ca­si dos ho­ras cru­zan­do la ciudad. ¡Y cuál no fue mi sor­pre­sa cuan­do jus­to en ese mo­men­to vi lle­gar a mi mu­jer y a mi hi­ja! Me­nos mal, pues so­lo uno de los tres te­nía la lla­ve de la ca­sa. Si cual­quie­ra de los otros dos hu­bie­ra lle­ga­do an­tes, ha­bría te­ni­do que es­pe­rar fue­ra. ¡Tres au­tos que ha­bían sa­li­do de lu­ga­res dis­tin­tos, a dis­tin­tas ho­ras, y to­dos lle­ga­mos con me­nos de un mi­nu­to de di­fe­ren­cia! ¿Cuál es la pro­ba­bi­li­dad de que ocu­rra al­go así? Por mu­cho que uno lo pro­gra­ma­ra de an­te­mano, se­ría im­po­si­ble lo­grar se­me­jan­te ha­za­ña con el caó­ti­co trá­fi­co que hay en Bom­bay.

¿Qué tie­ne que ver eso con mi re­loj de are­na? No es­ta­ba muy se­gu­ro, pe­ro mi in­tui­ción de­tec­ti­ves­ca me de­cía que al­gu­na co­ne­xión ha­bía. Des­pués de ca­vi­lar un ra­to so­bre el asun­to, lle­gué a la con­clu­sión de que am­bos ca­sos evi­den­cian la exis­ten­cia de un po­der in­vi­si­ble que ve­la por ca­da de­ta­lle de mi vi­da. Me­di­tan­do so­bre lo ocu­rri­do me pre­gun­té si se tra­ta­ba de una coin­ci­den­cia. To­do era de­ma­sia­do asom­bro­so pa­ra ha­ber si­do fru­to de la ca­sua­li­dad. Pe­ro en­ton­ces, ¿qué ex­pli­ca­ción ha­bía?

Pa­ra al­gu­nos esas coin­ci­den­cias son su­ce­sos to­tal­men­te alea­to­rios, a los que no pres­tan nin­gu­na aten­ción. Si­guen de lar­go sin pes­ta­ñear. Yo po­dría ha­ber he­cho lo mis­mo y atri­bui­do am­bos in­ci­den­tes de aque­lla No­che­bue­na a un me­ro gol­pe de suer­te. Pe­ro al ha­cer me­mo­ria re­cor­dé mu­chas otras na­vi­da­des en que to­do en­ca­jó co­mo los pi­nes de una ce­rra­du­ra al abrir­se. Pa­ra mí eso sig­ni­fi­ca que Dios me ama y se preo­cu­pa por ma­ni­fes­tár­me­lo con esa cla­se de de­ta­lli­tos.

La ma­yor par­te del tiem­po no soy cons­cien­te de lo que Dios ha­ce entre bas­ti­do­res. Es más, a ve­ces Sus ac­tos me re­sul­tan des­con­cer­tan­tes. De to­dos mo­dos, cuan­do su­ce­den mi­la­gros co­mo los de aque­lla No­che­bue­na, mi fe se re­vi­ta­li­za tre­men­da­men­te. En mo­men­tos así al­can­zo a atis­bar la obra de Sus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.