A NUES­TROS AMI­GOS

Prac­ti­car el men­sa­je de los án­ge­les

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

En es­te ago­bia­do mun­do nues­tro es di­fí­cil no sen­tir­nos abru­ma­dos por los alu­vio­nes de ma­las no­ti­cias con que nos ato­si­gan los me­dios. Los ac­tos de te­rro­ris­mo, las gue­rras, las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les y to­do ti­po de vio­len­cia y su­fri­mien­to son pan de ca­da día. El men­sa­je de la Na­vi­dad — paz en la Tie­rra, bue­na vo­lun­tad pa­ra con los hom­bres— nun­ca ha­bía si­do tan per­ti­nen­te. Sin em­bar­go, ten­go a ve­ces la im­pre­sión de que mis ten­ta­ti­vas de ha­cer al­go que in­flu­ya pa­ra bien y pro­duz­ca un cam­bio po­si­ti­vo son co­mo go­ti­tas de agua en me­dio del océano.

Ima­gí­na­te lo pe­que­ños e in­ca­pa­ces que se de­bie­ron de sen­tir los pas­to­res cuan­do la hues­te an­ge­li­cal los ins­tó, la no­che en que na­ció Je­sús, a anun­ciar una no­ti­cia que era «pa­ra to­do el pue­blo». Mas ellos no se ami­la­na­ron, sino que hi­cie­ron co­rrer la voz has­ta que el he­cho se di­vul­gó a dies­tra y siniestra.

Tam­bién no­so­tros po­de­mos po­ner nues­tro grano de are­na pa­ra pro­pi­ciar la paz. ¿Có­mo? Rec­ti­fi­can­do nues­tro mo­do de ver a los de­más, tra­tan­do con con­si­de­ra­ción a las per­so­nas con quie­nes nos re­la­cio­na­mos, rea­li­zan­do ac­tos de bondad cuan­do se nos pre­sen­ta la oca­sión, sin es­pe­rar na­da a cam­bio. A ve­ces bas­ta con que nos di­ri­jan una pa­la­bra ama­ble en el mo­men­to in­di­ca­do o que nos tien­dan una mano so­li­da­ria pa­ra que el mun­do re­co­bre su be­lle­za.

Pi­da­mos a Dios que es­ta Na­vi­dad nos brin­de opor­tu­ni­da­des de ob­se­quiar fe­li­ci­dad a los de­más con Su men­sa­je de amor, paz y bue­na vo­lun­tad pa­ra to­dos.

En nom­bre de to­do el equi­po de Co­néc­ta­te, ¡que Dios te ben­di­ga con un to­que de Su amor y te dé una Na­vi­dad re­bo­san­te de ale­gría con tus se­res que­ri­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.