EL RE­GA­LO

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Ga­briel Gar­cía Val­di­vie­so es di­rec­tor de la re­vis­ta Co­néc­ta­te. Vi­ve en Chi­le y es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

La Na­vi­dad es com­pa­ra­ble a un re­ga­lo, un mag­ní­fi­co ob­se­quio. Dios es quien lo ha­ce, y los be­ne­fi­cia­dos so­mos no­so­tros, ca­da per­so­na del pla­ne­ta. La ana­lo­gía se ba­sa en uno de los ver­sícu­los más co­no­ci­dos y ci­ta­dos de la Bi­blia, Juan 3:16: «De tal ma­ne­ra amó Dios al mun­do, que ha da­do a Su Hi­jo uni­gé­ni­to, pa­ra que to­do aquel que en Él cree, no se pier­da, mas ten­ga vi­da eter­na ».

La sen­ci­llez de esas pa­la­bras y el he­cho de que la sal­va­ción no de­pen­da de nues­tros mé­ri­tos y es­fuer­zos y so­lo re­quie­ra una fe lla­na, in­fan­til, es al­go que des­con­cier­ta a cual­quie­ra. Pre­ci­sa­men­te esa sen­ci­llez, jun­to con la ac­ce­si­bi­li­dad de Dios y del Cielo, es qui­zá lo más re­pre­sen­ta­ti­vo de la Na­vi­dad. Dios amó y Dios dio.

To­do el na­ci­mien­to de Je­sús fue un can­to a la sen­ci­llez. Un via­je en bu­rro, un hu­mil­de pe­se­bre, un abi­ga­rra­do gru­po de pas­to­res, un as­tro guía… Es fá­cil per­der de vis­ta ese can­dor en la com­ple­ji­dad de la vi­da mo­der­na. En­fras­ca­dos en tan­to con­su­mis­mo y tan­tos afa­nes, nos ol­vi­da­mos de lo sim­ple y del sig­ni­fi­ca­do de la Na­vi­dad: que Dios nos ob­se­quió a Su Hi­jo y que la fies­ta es pa­ra ce­le­brar el cum­plea­ños de Je­sús. Ima­gí­na­te có­mo te sen­ti­rías en tu aniver­sa­rio si tus fa­mi­lia­res y ami­gos or­ga­ni­za­ran una tre­men­da fies­ta e in­ter­cam­bia­ran can­ti­dad de re­ga­los, y a ti te de­ja­ran en un rin­cón, sin per­ca­tar­se de tu pre­sen­cia.

Es­ta Na­vi­dad acor­dé­mo­nos de agra­de­cer­le a Dios el in­com­pa­ra­ble re­ga­lo que le hi­zo al mun­do: Je­sús. Y de­mos a Je­sús los ob­se­quios que más le agra­dan: un ra­to pa­ra es­cu­char­lo o leer Su Pa­la­bra, ges­tos de amor pa­ra con el pró­ji­mo, etc. Pues­tos a ello, no lo ha­ga­mos so­lo en Na­vi­dad, sino siem­pre que se nos pre­sen­te la oca­sión. Dios ve­rá nues­tros es­fuer­zos y nos son­rei­rá.

Mar­tín Lu­te­ro (1483–1546)

Al­gu­nos […] pen­sa­mos: «¡Si yo hu­bie­ra estado allí! ¡Có­mo me ha­bría apre­su­ra­do a ayu­dar al Ni­ño! Le ha­bría la­va­do los pa­ña­les. Ale­gre­men­te ha­bría acom­pa­ña­do a los pas­to­res a ver al Se­ñor en el pe­se­bre». Sí, aho­ra lo ha­ría­mos. De­ci­mos eso por­que co­no­ce­mos la gran­de­za de Cris­to; pe­ro si hu­bié­ra­mos estado allí en aque­lla épo­ca no nos ha­bría­mos com­por­ta­do me­jor que los po­bla­do­res de Be­lén. […] ¿Por qué no lo ha­ce­mos aho­ra? Te­ne­mos a Cris­to en nues­tro pró­ji­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.