POR ES­PE­JO, OSCURAMENTE

Conectate - - NEWS - Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

La Bi­blia di­ce que ve­mos por es­pe­jo, oscuramente. La fra­se alu­de a nues­tra li­mi­ta­da ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der a ple­ni­tud las reali­da­des es­pi­ri­tua­les del Cielo. Sin em­bar­go, creo que esa li­mi­ta­da per­cep­ción de que ado­le­ce­mos tam­bién afec­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de en­ten­der a fon­do el co­ra­zón de las per­so­nas con las que in­ter­ac­tua­mos en es­te mun­do. En mu­chos ca­sos, no ve­mos a los de­más co­mo Je­sús los ve, co­mo ama­dos del Se­ñor por quie­nes Él ha­ría cual­quier sa­cri­fi­cio. Je­sús ve en ellos un her­mo­so es­pí­ri­tu que Él creó y se da cuen­ta de lo que pue­den lle­gar a ser por me­dio de Él.

Mu­chas ve­ces mi­ra­mos a las per­so­nas y no­ta­mos sus de­fec­tos — co­mo la ira, el egoís­mo, el or­gu­llo— en vez de re­pa­rar en la tris­te­za, el su­fri­mien­to y la desesperanza con que tie­nen que li­diar. Nos fi­ja­mos en las apa­rien­cias en vez de con­si­de­rar la in­men­sa ne­ce­si­dad de una per­so­na per­di­da y so­li­ta­ria que an­he­la es­pe­ran­za y apo­yo. Con fre­cuen­cia no ad­ver­ti­mos la chis­pa eter­na de vi­da, esa par­te de Dios que ar­de en su in­te­rior tan cier­ta­men­te co­mo brilla en nues­tro co­ra­zón.

Cuan­do pen­se­mos en el hu­mil­de es­ta­blo de Be­lén, re­cor­de­mos que te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor can­ti­dad de es­ta­blos don­de vi­ven in­con­ta­bles per­so­nas. El ni­ño Dios pue­de obrar a tra­vés de ca­da uno de no­so­tros pa­ra que irra­die­mos Su luz en la os­cu­ri­dad que las en­vuel­ve, así co­mo Su na­ci­mien­to ilu­mi­nó el es­ta­blo.

Je­sús quie­re que vea­mos a ca­da per­so­na co­mo un al­ma de in­cal­cu­la­ble va­lor por la que Él mu­rió y a la que an­he­la ben­de­cir con Su paz y sal­va­ción. Nos pi­de que nos acer­que­mos a los que es­tán tris­tes, de­pri­mi­dos y de­ses­pe­ra­dos pa­ra que Él les pue­da ilu­mi­nar el co­ra­zón con Su vi­da y amor.

Je­sús se acer­có a no­so­tros y nos dio ac­ce­so a Su reino. Ma­ría se pro­yec­tó más allá de las cir­cuns­tan­cias del es­ta­blo, se acor­dó de las pro­me­sas del ángel y vio el re­ga­lo de Dios pa­ra la hu­ma­ni­dad cris­ta­li­zar de­lan­te de sus ojos. La mul­ti­tud de án­ge­les se per­ca­tó de la reali­dad que se es­con­día de­trás de los hu­mil­des ini­cios del Hi­jo de Dios en la Tie­rra, ¡y los cie­los no pu­die­ron con­te­ner su re­go­ci­jo!

Re­ci­ba­mos Su luz ra­dian­te pa­ra que ilu­mi­ne nues­tra opaca per­cep­ción te­rre­nal, de ma­ne­ra que al­can­ce­mos a ver el co­ra­zón de las per­so­nas que Él nos pi­de que ame­mos y cui­de­mos. Je­sús vio lo que ha­bía den­tro de nues­tro ca­pa­ra­zón de hu­ma­ni­dad y nos con­du­jo al es­plen­dor de Su Es­pí­ri­tu. ¿No de­be­ría­mos ha­cer lo mis­mo si ama­mos a Aquel que lo dio to­do por no­so­tros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.