NO­CHE­BUE­NA com­par­ti­da

Conectate - - NEWS - Li­lia Pot­ters Li­lia Pot­ters es es­cri­to­ra y re­dac­to­ra. Vi­ve en EE. UU.

Era No­che­bue­na. An­da­ba con pri­sas pa­ra ter­mi­nar pron­to de tra­ba­jar y pre­pa­rar­me pa­ra la ve­la­da que iba a pa­sar con mi fa­mi­lia y ami­gos, cuan­do de re­pen­te so­nó el te­lé­fono. Res­pon­dí con im­pa­cien­cia: — Sí, dí­ga­me. Al otro la­do de la lí­nea al­guien ex­cla­mó ale­gre­men­te con acen­to ex­tran­je­ro: —¡Fe­liz Na­vi­dad, Li­lia! —¿Ce­ci­lia? ¡Fe­liz Na­vi­dad! ¿Có­mo te va?

Tras los acos­tum­bra­dos sa­lu­dos y fra­ses tri­via­les, Ce­ci­lia me ex­pli­có que es­ta­ba de guar­dia aque­lla no­che en el hos­pi­tal don­de nos ha­bía­mos co­no­ci­do. Co­mo es la ma­tro­na con más an­ti­güe­dad del pa­be­llón y ade­más es­tá sol­te­ra, le ha­bía to­ca­do el turno de No­che­bue­na. Nor­mal­men­te via­ja al sur pa­ra es­tar con su fa­mi­lia y asis­tir a la Mi­sa de Ga­llo en el pue­blo don­de na­ció. Por el tono de su voz me di cuen­ta de que es­ta­ba con el áni­mo por los sue­los.

Co­mo yo he si­do pre­pa­ra­do­ra pa­ra par­to na­tu­ral, coin­ci­di­mos una vez que asis­tí a un alum­bra­mien­to. Des­pués de eso se­gui­mos en con­tac­to, y la iba a vi­si­tar de tan­to en tan­to. Nos hi­ci­mos ami­gas.

Aun­que Ce­ci­lia nun­ca se ha casado, crió a los hi­jos de su her­mano me­nor, que fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil ha­ce unos vein­te años. Los chi­cos han cre­ci­do y se han ido a vi­vir le­jos, así que ella se ha que­da­do so­la.

Sen­tí el im­pul­so de de­cir­le que pa­sa­ría a ver­la un ra­to esa no­che. So­nó gra­ta­men­te sor­pren­di­da e in­clu­so emo­cio­na­da cuan­do se lo di­je. Pe­ro me res­pon­dió que no me preo­cu­pa­ra si no lo­gra­ba ir a ver­la. Al fin y al ca­bo era No­che­bue­na, y una fe­cha tan se­ña­la­da de­bía pa­sar­la con mi fa­mi­lia, co­men­tó.

Lle­ga­ron to­dos mis fa­mi­lia­res y tem­po­ral­men­te me ol­vi­dé de Ce­ci­lia mien­tras dis­fru­tá­ba­mos jun­tos, can­tá­ba­mos vi­llan­ci­cos y to­má­ba­mos cho­co­la­te ca­lien­te acom­pa­ña­do de ga­lle­tas he­chas en ca­sa. Era ca­si me­dia­no­che cuan­do de pron­to al­go me hi­zo acor­dar­me de la pro­me­sa que le ha­bía he­cho a Ce­ci­lia. Aca­bá­ba­mos de can­tar un vi­llan­ci­co que ha­bla de que Je­sús de­jó el Cielo por amor, y me aver­gon­cé de no ha­ber con­si­de­ra­do más prio­ri­ta­rio

aban­do­nar mi pe­que­ño cielo pa­ra ir a ani­mar a un al­ma so­li­ta­ria.

Rá­pi­da­men­te lle­né un ter­mo de cho­co­la­te ca­lien­te, en­vol­ví unas ga­lle­tas en una ser­vi­lle­ta ro­ja con mo­ti­vos na­vi­de­ños y pre­pa­ré una tar­je­ta con un men­sa­je de amor y apre­cio por lo bien que cui­da Ce­ci­lia a to­das las mu­je­res que dan a luz en su hos­pi­tal. Lo pu­se to­do en una bol­sa de plás­ti­co y to­mé una ve­la de­co­ra­ti­va pa­ra re­ga­lár­se­la y una ca­ja de fós­fo­ros pa­ra en­cen­der­la. Sa­lí po­co des­pués de la me­dia­no­che.

El hos­pi­tal es­ta­ba en si­len­cio y ca­si de­sier­to. La en­fer­me­ría de la sa­la de par­tos se en­con­tra­ba a os­cu­ras. Pen­sé: «Es­ta no­che no hay par­tos. ¿Es­ta­rá ya dor­mi­da?» Sin ha­cer mu­cho rui­do, to­qué a la puer­ta. —¿Quién es? Nos sen­ta­mos, to­ma­mos cho— Ce­ci­lia, ¡soy Li­lia! co­la­te ca­lien­te y dis­fru­ta­mos de las Lue­go de unos ins­tan­tes de si­len­cio, ga­lle­tas. Con­ver­sa­mos, reí­mos y la puer­ta co­rre­di­za se abrió de gol­pe, y has­ta hi­ci­mos el in­ten­to de can­tar Ce­ci­lia sa­lió apre­su­ra­da­men­te con los unos vi­llan­ci­cos. Ce­ci­lia no de­ja­ba bra­zos abier­tos y el ros­tro ra­dian­te. Me de ex­cla­mar que ja­más ol­vi­da­ría abra­zó y ex­cla­mó con lá­gri­mas en los esa Na­vi­dad y que ha­bía si­do la ojos ¡Sa­bía que ven­drías! ¡Lo sa­bía! :— me­jor An­tes de desu vi­da.ir­me le pre­gun­té si

Me con­tu­ve de llo­rar y en si­len­cio di po­día re­zar por ella. Ni bien ha­bía gra­cias a Dios por ha­ber he­cho ca­so de ter­mi­na­do de ha­cer­lo cuan­do ella, la in­di­ca­ción de ir a vi­si­tar­la. con gran sin­ce­ri­dad, le ex­pre­só

— Ce­ci­lia —le di­je—, tra­je cho­co­la­te a Dios su gra­ti­tud. Su ora­ción se ca­lien­te. ¡Ce­le­bre­mos jun­tas la Na­vi­dad! alar­gó, y ob­ser­vé que le ro­da­ba una

—Voy por unas ta­zas — con­tes­tó lá­gri­ma por la me­ji­lla. Es­ta­ba cla­ro sa­lien­do a to­da pri­sa. que mi pe­que­ño ges­to de amor

Cuan­do vol­vió, la ale­gría y la graha­bía de­ja­do una pro­fun­da hue­lla. ti­tud que le ilu­mi­na­ban el sem­blan­te bas­ta­ron pa­ra con­fir­mar­me lo so­la que se ha­bía sen­ti­do esa no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.