UN SAL­VA­DOR MULTIFACÉTICO

Conectate - - NEWS - Jes­sie Ri­chards

He es­tan­do pen­san­do que las tra­di­cio­nes na­vi­de­ñas va­rían no so­lo de país en país, sino tam­bién de fa­mi­lia en fa­mi­lia.

La co­mi­da

En al­gu­nos paí­ses el pla­to prin­ci­pal más clá­si­co es ja­món o cer­do al horno; en otros, pa­vo, gan­so, po­llo, ba­ca­lao, ta­ma­les, pie­ro­gi o una ta­bla de que­sos. Un asa­do de cor­de­ro, ter­ne­ra o cer­do es bas­tan­te co­mún en los paí­ses del he­mis­fe­rio sur en los que la Na­vi­dad cae en ve­rano.

Las guar­ni­cio­nes, pos­tres y be­bi­das son aún más va­ria­dos, y den­tro de ca­da fa­mi­lia son muy ca­rac­te­rís­ti­cos y com­ple­jos. Mu­chas fa­mi­lias com­bi­nan dis­tin­tas tra­di­cio­nes.

Los re­ga­los

Al­gu­nos ni­ños re­ci­ben re­ga­los el 24 de di­ciem­bre, otros el 25 y otros el 6 de enero. Al­gu­nas fa­mi­lias los en­tre­gan a lo lar­go de un par de días, en al­gu­nos ca­sos has­ta do­ce. Cuan­do vi­si­té por pri­me­ra vez a la fa­mi­lia de mi ma­má, que es po­la­ca, me en­te­ré de una tra­di­ción na­vi­de­ña que tie­nen, en la que uno de los tíos se dis­fra­za de San­ta Claus y da re­ga­los a to­dos los ni­ños des­pués de la ce­na de No­che­bue­na.

Aun­que a ca­si to­do el mun­do le en­can­ta la Na­vi­dad, lo que le gus­ta a ca­da uno de la ce­le­bra­ción, lo que re­pre­sen­ta pa­ra él, su mo­do de vi­vir­la y su tra­to con los de­más du­ran­te la tem­po­ra­da va­ría mu­cho. Creo que con el pro­pio Je­sús nos su­ce­de un po­co lo mis­mo: Él sig­ni­fi­ca al­go dis­tin­to pa­ra ca­da uno. Se nos da a co­no­cer, nos ha­bla y obra en nues­tra vi­da se­gún quié­nes so­mos y qué ne­ce­si­ta­mos. Sin em­bar­go, esen­cial­men­te si­gue sien­do el mis­mo: el Hi­jo de Dios, nues­tro Sal­va­dor.

La Bi­blia lo lla­ma de mu­chas ma­ne­ras: por ejem­plo, «el buen pas­tor » 1, «el pan de vi­da » 2, «la luz del mun­do» 3, «el ca­mino, la ver­dad y la vi­da » y «la re­su­rrec­ción y la vi­da » 5.

4 Es tam­bién nues­tro sa­na­dor6, el de­fen­sor de los vul­ne­ra­bles7 y —mi tí­tu­lo pre­fe­ri­do— nues­tro ami­go8. Uno po­dría ima­gi­nar­se a Je­sús di­cién­do­nos hoy en día: «Soy tu con­fi­den­te», «Soy tu te­ra­peu­ta », o has­ta: «Soy tu no­vio». Dios se pre­sen­tó a Moi­sés di­cien­do sim­ple­men­te «Yo soy el que soy » 9. Él es, es­tá en la vi­da de ca­da uno de no­so­tros y se nos pre­sen­ta en la for­ma en que lo ne­ce­si­ta­mos, tan­to en Na­vi­dad co­mo to­do el año.

Jes­sie Ri­chards par­ti­ci­pó en la pro­duc­ción de Co­néc­ta­te des­de el 2001 has­ta el 2012 y es­cri­bió va­rios ar­tícu­los en ca­li­dad de re­dac­to­ra de la re­vis­ta. Tam­bién ha tra­ba­ja­do co­mo re­dac­to­ra y edi­to­ra pa­ra otras pu­bli­ca­cio­nes cris­tia­nas y por­ta­les de In­ter­net.

1. Juan 10:11,14 2. Juan 6: 35 3. Juan 8:12 4. Juan 14: 6 ( RVR 95) 5. Juan 11: 25 6. Por ej., Juan 9 7. V. Juan 8:1–11 8. V. Juan 15:13–15 9. Éxo­do 3:14

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.