Un ob­se­quio pa­ra dos her­ma­nos

Se­guir las co­ra­zo­na­das

Conectate - - VORDER SEITE - Mi­chael Owens y su mu­jer, Ma­ría, son mi­sio­ne­ros en el sur de Flo­ri­da ( EE. UU.), de don­de son oriun­dos.

¿Al­gu­na vez te ha pa­sa­do que que­rien­do ha­cer al­go por ayu­dar a al­guien o ejer­cer una in­fluen­cia po­si­ti­va en el mun­do, re­sul­ta que tus bue­nas in­ten­cio­nes fue­ron sa­bo­tea­das por tus pro­pios pen­sa­mien­tos y te con­ven­cis­te de que tus es­fuer­zos no da­rían re­sul­ta­do?

Me pa­só al­go así el ve­rano pa­sa­do cuan­do mi mu­jer y yo pa­ra­mos a co­mer en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da que sir­ve po­llo fri­to. Des­pués de ha­cer nues­tro pe­di­do lle­va­mos las ban­de­jas a una me­sa que es­ta­ba en me­dio del co­me­dor.

Me fi­jé en dos jó­ve­nes — evi­den­te­men­te her­ma­nos— sen­ta­dos en una me­sa cer­ca­na. No­té que co­mían de la mis­ma ban­de­ja y que te­nían la por­ción más pe­que­ña y ba­ra­ta del me­nú. Ade­más, a uno de ellos no se lo veía na­da bien.

De re­pen­te me vino la idea: «Cóm­pra­les otro al­muer­zo». Me dis­po­nía a le­van­tar­me pa­ra ha­cer el pe­di­do cuan­do me asal­tó otro pen­sa­mien­to que me pu­so en pau­sa: «¿Có­mo vas a lle­var­lo a su me­sa y ofre­cér­se­lo? Pro­ba­ble­men­te no acep­ta­rán una li­mos­na de al­guien a quien no co­no­cen, y te ve­rás co­mo un idio­ta de pie jun­to a su me­sa con una ca­ja de po­llo en la mano». Me vol­ví a sen­tar. Des­pués de lar­gos mi­nu­tos de de­ba­te in­terno me in­cli­né ha­cia mi mu­jer y le ex­pli­qué la si­tua­ción en voz ba­ja. Ella mi­ró ha­cia los her­ma­nos y vol­vién­do­se a mí me di­jo: «Si Dios te ha ins­pi­ra­do el de­seo de com­prar­les otra por­ción, es bueno que lo ha­gas».

Sus pa­la­bras de áni­mo no po­drían ha­ber si­do más opor­tu­nas, por lo que fui a pe­dir más co­mi­da pa­ra ellos. Así y to­do, no me atre­vía a di­ri­gir­me a su me­sa pa­ra en­tre­gár­se­la. El pro­ble­ma se re­sol­vió en­se­gui­da.

El me­nor de los her­ma­nos se acer­có al mos­tra­dor, don­de yo es­ta­ba, pa­ra pe­dir sal­sa de to­ma­te. Yo le di­je que es­pe­ra­ra un mo­men­to, pues los co­ci­ne­ros es­ta­ban pre­pa­ran­do una ca­ja de co­mi­da pa­ra él, que era cortesía nues­tra.

Los ojos se le pu­sie­ron llo­ro­sos. Me ex­pli­có que su her­mano te­nía una en­fer­me­dad ter­mi­nal y lo ha­bían en­via­do a ca­sa pa­ra que pa­sa­ra sus úl­ti­mos días con su fa­mi­lia.

— A mi her­mano le en­can­ta el po­llo fri­to, así que lo tra­je aquí pa­ra que dis­fru­ta­ra de una co­mi­da. Pe­ro en es­te mo­men­to no ten­go tra­ba­jo y tam­po­co mu­cho di­ne­ro, así que la es­tá­ba­mos com­par­tien­do. ¡Te lo agra­dez­co mu­cho!

En­ton­ces se me lle­na­ron a mí de lá­gri­mas los ojos, pues me di cuen­ta de que ha­bía es­ta­do a pun­to de per­der­me la opor­tu­ni­dad de ayu­dar a aque­llos her­ma­nos. Mi te­mor de que no me acep­ta­ran el ob­se­quio es­ta­ba to­tal­men­te in­fun­da­do. El ca­so es que al se­guir esa co­ra­zo­na­da que me ins­pi­ró Dios pu­de ale­grar­les un po­co la exis­ten­cia en un mo­men­to di­fí­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.