¿ AMAR­GU­RA O DUL­ZU­RA?

De ti de­pen­de

Conectate - - VORDER SEITE - Ma­ría Fon­tai­ne Ma­ría Fon­tai­ne di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

To­dos he­mos pa­sa­do por mo­men­tos som­bríos. To­dos he­mos su­fri­do tra­ge­dias o aprie­tos que di­fí­cil­men­te ha­bría­mos po­di­do evi­tar y que en al­gu­nos ca­sos fue­ron con­se­cuen­cia di­rec­ta de las de­ci­sio­nes erró­neas o ac­tos des­con­si­de­ra­dos de otras per­so­nas. Esas des­gra­cias tan­to pue­den vol­ver­nos más dul­ces co­mo amar­gar­nos, se­gún cuál sea nues­tra reac­ción.

Quie­nes no son ca­pa­ces de ver el as­pec­to po­si­ti­vo de las di­fi­cul­ta­des ge­ne­ral­men­te se re­sien­ten, y así se aca­rrean aún ma­yo­res des­di­chas. Tal vez, en efec­to, ha­yan si­do ob­je­to de una in­jus­ti­cia; pe­ro Je­sús ha­bría po­di­do ha­cer que esa si­tua­ción re­dun­da­ra de al­gún mo­do en su pro­ve­cho. «Sa­be­mos que a los que aman a Dios, to­das las co­sas les ayu­dan a bien, es­to es, a los que con­for­me a Su pro­pó­si­to son lla­ma­dos» 1.

En mu­chos ca­sos es ló­gi­co su­po­ner que mu­chas de esas cir­cuns­tan­cias que ve­mos co­mo erro­res Dios las apro­ve­chó o in­clu­so las dis­pu­so con el fin de sa­car a re­lu­cir lo me­jor de la per­so­na, acer­car­la a Él, en­se­ñar­le al­go va­lio­so o sim­ple­men­te po­ner­la a prue­ba. No es que Dios quie­ra que se den esas si­tua­cio­nes; Él so­lo desea lo me­jor pa­ra Sus hi­jos. Pe­ro cuan­do ocu­rren, pro­cu­ra sa­car­les pro­ve­cho. Así es el Se­ñor: pue­de ha­cer que to­do re­dun­de en bien; y lo ha­ce, siem­pre y cuan­do se lo per­mi­ta­mos.

Des­cu­brir el la­do bueno de una ma­la si­tua­ción no es un me­ro ejer­ci­cio de op­ti­mis­mo; no so­lo es una bue­na idea, sino que es vi­tal pa­ra nues­tra sa­lud emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Si no so­mos ca­pa­ces de acep­tar que en al­gún ca­pí­tu­lo de nues­tra vi­da Dios pue­de ha­ber es­cri­to de­re­cho con ren­glo­nes tor­ci­dos, se­gu­ra­men­te ja­más lo­gra­re­mos per­do­nar de lleno y ol­vi­dar esas co­sas; y eso pue­de con­du­cir­nos al re­sen­ti­mien­to.

Por esa ra­zón es esen­cial que no evo­que­mos so­lo lo ma­lo de los su­ce­sos que nos han ocu­rri­do, por muy te­rri­bles que fue­ran. Aun­que el re­cuer­do que al­go nos ha de­ja­do sea des­agra­da­ble o qui­zás has­ta do­lo­ro­so, si le pe­di­mos a Dios que nos en­se­ñe de qué for­ma se pro­po­ne va­ler­se de ello pa­ra nues­tro be­ne­fi­cio, Él pue­de li­brar­nos del re­sen­ti­mien­to y de la in­qui­na y brin­dar­nos her­mo­sas vic­to­rias.

¿Pue­de ha­ber ma­yor triun­fo que sa­car al­go bueno de lo ma­lo? Esa es la me­jor for­ma de su­pe­rar las he­ri­das del pa­sa­do; no me­dian­te el re­sen­ti­mien­to ni con pen­sa­mien­tos re­van­chis­tas, sino per­mi­tien­do que Dios nos ha­ga per­so­nas más dul­ces a tra­vés de esas amar­gas ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.