En el ar­dor de las lla­mas

Fe aqui­la­ta­da

Conectate - - VORDER SEITE - Je­wel Ro­que Je­wel Ro­que tra­ba­jó 12 años en la In­dia co­mo mi­sio­ne­ra. Ac­tual­men­te vi­ve en Ca­li­for­nia ( EE. UU.) y es re­dac­to­ra y co­rrec­to­ra de tex­tos. Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing3, por­tal cris­tiano des­ti­na­do a la f

Sa­drac, Me­sac, Abed­ne­go y su com­pa­ñe­ro Da­niel fue­ron cua­tro jó­ve­nes que hoy en día no se­rían re­cor­da­dos de no ser por las si­tua­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias en que se vie­ron.

La his­to­ria co­mien­za unos 500 años an­tes de Cris­to, cuan­do esos cua­tro mu­cha­chos fue­ron lle­va­dos cau­ti­vos le­jos de su país por los ejér­ci­tos de Na­bu­co­do­no­sor, rey de Ba­bi­lo­nia.

No sa­be­mos qué edad te­nían Sa­drac, Me­sac y Abed­ne­go —tal vez do­ce o tre­ce años—, ni qué cla­se de vi­da ha­bían lle­va­do an­tes de su exi­lio. ¿Se co­no­cían si­quie­ra? A lo me­jor eran bue­nos ami­gos y se con­ta­ban sus sue­ños y es­pe­ran­zas. Qui­zás uno de ellos so­ña­ba con te­ner una do­ce­na de hi­jos co­mo Ja­cob, su an­te­pa­sa­do, y edu­car­los en la fe. Tal vez otro que­ría ser maes­tro. Y pue­de que otro, que era buen na­rra­dor, les di­je­ra a los de­más: «Cum­plan us­te­des sus sue­ños, y yo des­pués lo cuen­to».

En to­do ca­so, esos sue­ños y as­pi­ra­cio­nes, fue­ran los que fue­ran, que­da­ron se­pul­ta­dos cuan­do su tie­rra fue con­quis­ta­da y se los lle­va­ron cau­ti­vos a otro país. ¿Có­mo fue­ron aque­llos pri­me­ros días y no­ches? Vi­gi­la­dos, es­po­sa­dos, en­ca­de­na­dos, em­pu­ja­dos co­mo ani­ma­les, an­sio­sos por ver un ros­tro co­no­ci­do. Nos po­de­mos ima­gi­nar el mo­men­to en que se en­con­tra­ron, se jun­ta­ron, y el op­ti­mis­ta del gru­po di­jo: «No te­man, Dios es­tá con no­so­tros. Pa­se lo que pa­se, se­gui­mos en Sus ma­nos». Los de­más le die­ron la ra­zón, y es po­si­ble que hi­cie­ran un pac­to: que en to­da cir­cuns­tan­cia per­ma­ne­ce­rían fie­les a Dios.

Y efec­ti­va­men­te, así fue. Pri­me­ro, se ne­ga­ron a pro­bar la co­mi­da de la me­sa del rey. Se­gu­ro que ha­bía unos man­ja­res ex­qui­si­tos. Ellos ni los to­ca­ron.

¿Fue una du­ra prue­ba pa­ra ellos abs­te­ner­se de co­mer las de­li­cias de la me­sa del rey? Tal vez, pe­ro lo hi­cie­ron pa­ra ser con­se­cuen­tes con las nor­mas ali­men­ta­rias que ha­bía da­do Dios a Su pue­blo. Fue una pe­que­ña de­ci­sión; pe­ro es a ba­se de pe­que­ñas de­ci­sio­nes que se cons­tru­ye una vi­da. Pa­re­cen in­sig­ni­fi­can­tes, cuan­do en reali­dad pue­den de­ter­mi­nar nues­tro des­tino.

Más ade­lan­te, cuan­do Na­bu­co­do­no­sor pi­dió a la cor­te que ado­ra­ra su es­ta­tua, Sa­drac, Me­sac y Abed­ne­go se ne­ga­ron a pos­trar­se an­te ella. Sa­be Dios lo que pen­sa­ron en ese mo­men­to, lo ho­rro­ri­za­dos que de­bían de es­tar de que un rey te­rre­nal tu­vie­ra la au­da­cia de pe­dir a su gen­te que lo ado­ra­ra. Así y to­do, su reac­ción fue res­pe­tuo­sa, cal­ma­da, se­re­na y ple­na de con­fian­za.

—¡No ha­ce fal­ta que nos de­fen­da­mos an­te Su Ma­jes­tad! Si se nos arro­ja al horno en lla­mas, el Dios al que ser­vi­mos pue­de li­brar­nos del horno y de las ma­nos de Su Ma­jes­tad. Pe­ro aun si nues­tro Dios no lo ha­ce así, se­pa us­ted que no hon­ra­re­mos a sus dio­ses ni ado­ra­re­mos a su es­ta­tua1.

La reac­ción de Na­bu­co­do­no­sor fue mu­cho me­nos cal­ma­da y se­re­na. Or­de­nó que se ele­va­ra la tem­pe­ra­tu­ra del horno, y el fue­go co­bró tal in­ten­si­dad que ma­tó a los hom­bres que arro­ja­ron a Sa­drac, Me­sac y Abed­ne­go a las lla­mas. Pe­ro en cues­tión de ins­tan­tes el rey se dio cuen­ta de que al­go in­só­li­to acon­te­cía.

Cuan­do Na­bu­co­do­no­sor se acer­có al fue­go vio a los tres mu­cha­chos ca­mi­nan­do tran­qui­la­men­te y, en me­dio de ellos, más ra­dian­te que el ful­gor del fue­go, otro per­so­na­je al que inex­pli­ca­ble­men­te re­co­no­ció. Tal vez por­que sean cua­les sean nues­tras creen­cias re­li­gio­sas, cuan­do so­mos tes­ti­gos de al­go así, no nos ca­be nin­gu­na du­da. Él su­po que era Je­sús, el Hi­jo de Dios; de ahí que en­se­gui­da lla­ma­ra a los osa­dos y va­lien­tes jó­ve­nes pa­ra que sa­lie­ran de en­tre las lla­mas.

Es­ta­ban ile­sos. Sus ves­ti­men­tas ni si­quie­ra des­pe­dían olor a hu­mo. En­ton­ces el rey pro­mul­gó im­pe­tuo­sa­men­te otra or­de­nan­za: «De­cre­to que se des­cuar­ti­ce a cual­quie­ra que ha­ble en con­tra del Dios de Sa­drac, Me­sac y Abed­ne­go, y que su ca­sa sea re­du­ci­da a ce­ni­zas, sin im­por­tar la na­ción a que per­te­nez­ca o la len­gua que ha­ble. ¡No hay otro dios que pue­da sal­var de es­ta ma­ne­ra!»

2 ¿Por qué se apa­re­ció el Hi­jo de Dios en­tre las lla­mas? Esos tres mu­cha­chos es­ta­ban le­jos de su ca­sa y de sus se­res que­ri­dos, le­jos de cual­quier co­sa a la que pu­die­ran afe­rrar­se. Pe­ro se afe­rra­ron a su fe. Ten­go la im­pre­sión de que fue esa fe la que atra­jo al Hi­jo de Dios e hi­zo que se pu­sie­ra a su la­do en su mo­men­to de ma­yor ne­ce­si­dad.

Es igual­men­te lo que ha­ce que se pon­ga hoy en día a nues­tro la­do. Una bre­ve ora­ción, con la fir­me re­so­lu­ción de con­fiar por fe. Una sim­ple pa­la­bra o de­ci­sión cuan­do des­co­no­ce­mos cuál se­rá el desen­la­ce. La con­vic­ción de que, aun en­tre las lla­mas, Dios pue­de so­co­rrer­nos.

En to­dos los ca­sos, el Hi­jo de Dios se ma­ni­fies­ta des­de el trono de gra­cia pa­ra pro­te­ger y hon­rar a quie­nes con­fían en Él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.