TO­DO RE­SUL­TA­RÁ BIEN

Conectate - - NEWS - Koos Sten­ger Koos Sten­ger es es­cri­tor in­de­pen­dien­te. Vi­ve en los Paí­ses Ba­jos.

Na­ve­gan­do por In­ter­net me to­pé con un test de op­ti­mis­mo. Yo me con­si­de­ro una per­so­na bas­tan­te po­si­ti­va, aun­que siem­pre hay mar­gen pa­ra me­jo­rar; pe­ro sen­tí cu­rio­si­dad por sa­ber si es­ta­ba en lo cier­to. Co­mo la prue­ba no to­ma­ba más que unos mi­nu­tos, res­pon­dí las pre­gun­tas.

Cuan­do apa­re­cie­ron los re­sul­ta­dos, no me sor­pren­dí de­ma­sia­do. Ha­bía una fra­se que se­ña­la­ba mi pro­pen­sión a preo­cu­par­me con ex­ce­so, y otra que ha­cía re­fe­ren­cia a mi mal há­bi­to de de­di­car de­ma­sia­do tiem­po y aten­ción a ima­gi­nar­me los peo­res desen­la­ces po­si­bles de to­da si­tua­ción. Sin em­bar­go, la con­clu­sión fue alen­ta­do­ra: «En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, ra­ra vez con­si­de­ras que en el mun­do to­do sean ma­las ex­pe­rien­cias y acon­te­ci­mien­tos. Tien­des a con­fiar en que to­do re­sul­ta­rá bien al fi­nal».

Al leer esa úl­ti­ma fra­se es­bo­cé una son­ri­sa. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des y su­fri­mien­tos es­toy con­ven­ci­do de que al fi­nal to­do sal­drá bien. No sé có­mo, pe­ro sé que así se­rá, pues ten­go fe en que Dios cui­da de mí y cum­ple Su pa­la­bra. Si ha pro­me­ti­do pro­te­ger­me has­ta el fi­nal, sé que lo ha­rá.

No siem­pre he creí­do en Él. Hu­bo una épo­ca en que no pen­sa­ba que to­do se fue­ra a arre­glar. Aque­llos fue­ron días lle­nos de es­trés, lá­gri­mas y an­sie­dad, en los que sen­tía que el pe­so del mun­do en­te­ro me aplas­ta­ba. Era cons­cien­te de que las in­cer­ti­dum­bres so­bre mi vi­da, mi sa­lud, mi si­tua­ción eco­nó­mi­ca y mi fu­tu­ro me so­bre­pa­sa­ban, pe­ro no di con la so­lu­ción has­ta que co­no­cí a Dios y mi fe se acre­cen­tó le­yen­do Su Pa­la­bra.

Co­noz­co a una per­so­na que es­tá mal de sa­lud. No es que ten­ga una do­len­cia de po­ca mon­ta, co­mo un res­frío o una gri­pe, sino co­sas se­rias que lo han obli­ga­do a so­me­ter­se a una vi­gi­lan­cia mé­di­ca bas­tan­te in­ten­si­va los úl­ti­mos 10 años.

Des­afor­tu­na­da­men­te la fe es al­go que no quie­re ni con­si­de­rar.

—No ne­ce­si­to a Dios —me di­jo—. Pue­do en­car­gar­me de es­to yo so­lo.

La ver­dad es que no pue­de. Nin­guno de no­so­tros tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro co­mo él pien­sa que ese es su de­ber, su vi­da es mu­cho más di­fi­cul­to­sa, in­ne­ce­sa­ria­men­te.

Yo no soy me­jor per­so­na que él. No soy más in­te­li­gen­te, ni más pa­cien­te, ni más per­se­ve­ran­te. Pe­ro ten­go al­go que a él le fal­ta.

Ten­go fe en que Dios se preo­cu­pa por mí.

He ahí la cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.