DÉ­BIL Y FUER­TE A LA VEZ

Conectate - - NEWS - Evelyn Si­chrovsky Evelyn Si­chrovsky es uni­ver­si­ta­ria. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán y par­ti­ci­pa co­mo vo­lun­ta­ria en la­bo­res mi­sio­ne­ras.

Ha­ce nue­ve años me so­me­tí a una ope­ra­ción que al­te­ró mi vi­da. Cuan­do me lle­va­ron de ur­gen­cia al hos­pi­tal con un do­lor te­rri­ble en el ba­jo vien­tre, los exá­me­nes re­ve­la­ron la pre­sen­cia de un quis­te gan­gre­no­so de gran ta­ma­ño que se ha­bía re­ven­ta­do y que re­que­ría ci­ru­gía in­me­dia­ta. Mi mé­di­co me ase­gu­ró que la re­cu­pe­ra­ción to­ma­ría me­nos de dos me­ses. Me afe­rré a esa pro­me­sa.

Sin em­bar­go, des­pués del al­ta mi sa­lud fue em­peo­ran­do pro­gre­si­va­men­te. Su­frí una mis­te­rio­sa do­len­cia di­ges­ti­va ca­rac­te­ri­za­da por me­teo­ris­mo, in­di­ges­tión, náu­seas, pér­di­da de pe­so y re­flu­jo áci­do. Des­pués de ver a mu­chos es­pe­cia­lis­tas y so­me­ter­me a de­ce­nas de exá­me­nes me en­te­ré de que su­fría de ad­he­sio­nes in­tes­ti­na­les y otros pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les pro­vo­ca­dos por las ci­ca­tri­ces qui­rúr­gi­cas in­ter­nas.

La en­fer­me­dad me oca­sio­na­ba mo­les­tias to­dos los días y me exi­gía se­guir una die­ta es­tric­ta. Oré y bus­qué in­ce­san­te­men­te una cu­ra con el con­ven­ci­mien­to de que te­nía que ha­ber un fi­nal fe­liz, que vol­ve­ría a es­tar sa­lu­da­ble, no su­fri­ría más do­lo­res y po­dría co­mer lo que qui­sie­ra. No obs­tan­te, con el tiem­po se fue ha­cien­do evi­den­te que, aun­que re­co­bra­ra gra­dual­men­te al­go de fuer­zas, era pro­ba­ble que las se­cue­las de mi ci­ru­gía fue­ran per­ma­nen­tes.

Al caer en la cuen­ta me de­rrum­bé. Te­nía tan­to do­lor y la si­tua­ción era tan som­bría que no lo­gra­ba ima­gi­nar­me qué bien po­día sa­lir de to­do aque­llo1. Aun así, me abo­qué a dar gra­cias a Dios por Su amor, Su sa­bi­du­ría y el buen fru­to que da­rían mis di­fi­cul­ta­des. Po­co a po­co en­con­tré la paz y el va­lor pa­ra acep­tar mi mal co­mo un ob­se­quio Su­yo. Con ese en­fo­que me re­sul­tó mu­cho más fá­cil so­por­tar las mo­les­tias, y al mis­mo tiem­po me sir­vió pa­ra apre­ciar los as­pec­tos po­si­ti­vos que no ha­bía ad­ver­ti­do an­tes.

Aun­que mi sa­lud ha me­jo­ra­do un po­co, al­gu­nas de las se­cue­las post­qui­rúr­gi­cas son irre­ver­si­bles. De to­dos mo­dos, he lle­ga­do a aco­ger con gra­ti­tud esos do­lo­res y li­mi­ta­cio­nes. He apren­di­do a va­lo­rar mi vi­da, mi fa­mi­lia y mis ami­gos. Ten­go más em­pa­tía y com­pa­sión. He des­cu­bier­to que pue­do ga­nar for­ta­le­za y re­si­lien­cia si per­mi­to que los ava­ta­res de la vi­da me im­pri­man pro­fun­di­dad de ca­rác­ter, en lu­gar de re­sig­nar­me a que con­di­cio­nen mi ac­ti­tud y em­pa­ñen mi fe­li­ci­dad.

So­bre to­do, he com­pro­ba­do que Dios pue­de dar­nos fuer­zas en nues­tra de­bi­li­dad y ayu­dar­nos a su­pe­rar las prue­bas. Él se ha va­li­do de esas di­fi­cul­ta­des pa­ra ins­pi­rar­me una fe más pro­fun­da, en­se­ñar­me a de­pen­der de Él y dar­me Su go­zo per­du­ra­ble, que pue­de más que cual­quier mo­les­tia fí­si­ca. Me iden­ti­fi­co con lo que Él le pro­me­tió al após­tol Pa­blo: «Te bas­ta con Mi gra­cia, pues Mi po­der se per­fec­cio­na en la de­bi­li­dad» 2. Con la ayu­da de Dios, quie­ro res­pon­der co­mo Pa­blo: «Por lo tan­to, gus­to­sa­men­te ha­ré más bien alar­de de mis de­bi­li­da­des, pa­ra que per­ma­nez­ca so­bre mí el po­der de Cris­to. […] Por­que cuan­do soy dé­bil, en­ton­ces soy fuer­te» 3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.