El hi­lo de oro

Conectate - - NEWS - Iris Ri­chard Iris R ichard es con­se­je­ra. Vi­ve en Ke­nia, don­de ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la­bo­res co­mu­ni­ta­rias y de vo­lun­ta­ria­do des­de 1995.

An­tes de me­ter­me de lleno en la jor­na­da de tra­ba­jo y li­diar con una lar­ga lis­ta de asun­tos pen­dien­tes, me de­tu­ve una me­dia ho­ra pa­ra ha­cer una lec­tu­ra de­vo­cio­nal, acom­pa­ña­da de ora­ción y me­di­ta­ción. La Bi­blia se abrió al azar por He­breos 11, que se co­no­ce co­mo el ca­pí­tu­lo de la fe. Mien­tras leía los in­creí­bles milagros que ha obra­do la fe a tra­vés de los tiem­pos, me di cuen­ta de que mu­chas de esas co­sas tam­bién han ocu­rri­do en mi vi­da. En vis­ta de que aca­ba­ba de cum­plir 60 años, pa­sé un ra­to re­fle­xio­nan­do so­bre to­do lo que lle­vo re­co­rri­do has­ta aho­ra y re­dac­té mi pro­pio ca­pí­tu­lo de la fe:

Por me­dio de la fe he te­ni­do fuer­zas pa­ra ha­cer fren­te a las mu­chas ad­ver­si­da­des con las que me ha to­ca­do lu­char.

Por la fe ha­ce 20 años me aven­tu­ré a tras­la­dar­me a Áfri­ca, y Dios no me ha fa­lla­do en nin­gu­na de las pro­me­sas que me hi­zo acer­ca de mi se­gu­ri­dad aquí.

La fe me ha per­mi­ti­do so­por­tar una en­fer­me­dad cró­ni­ca y me ha con­du­ci­do a per­so­nas que me han ayu­da­do.

Por me­dio de la fe, el ci­clo de ge­ne­ro­si­dad que co­men­cé ha­ce mu­chos años se ha man­te­ni­do, ha cre­ci­do y ha mo­ti­va­do a otras per­so­nas a in­te­grar­se a él, y nun­ca ha fal­ta­do na­da.

Con fe su­pe­ré las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, y los obs­tácu­los se des­va­ne­cie­ron. Los nu­ba­rro­nes que cu­brían mi ca­mino se di­si­pa­ron en el mo­men­to pre­ci­so, y pu­de ver lo que ha­bía por de­lan­te.

Cuan­do lle­gué a una di­fí­cil en­cru­ci­ja­da, la fe me im­pul­só en la di­rec­ción in­di­ca­da.

En los mo­men­tos de de­cep­ción, cuan­do mi fe va­ci­la­ba, la luz de la Pa­la­bra de Dios reavi­vó su lla­ma y me in­fun­dió nue­vas es­pe­ran­zas.

Por me­dio de la fe se me cu­ró la he­ri­da que me pro­du­jo la pér­di­da de un hi­jo, y ha­llé con­sue­lo en la Pa­la­bra de Dios.

La fe ro­bus­te­ci­da por la ora­ción obró milagros, cons­tru­yó puen­tes y creó po­si­bi­li­da­des a pe­sar de apa­ren­tes de­rro­tas.

La fe me ayu­dó a su­pe­rar en­fer­me­da­des y opo­si­ción, y tor­nó las des­ven­ta­jas en va­lio­sas opor­tu­ni­da­des.

La fe ilu­mi­nó los tra­mos más os­cu­ros de mi re­co­rri­do y me alum­bró el ca­mino en ca­da tú­nel.

Por me­dio de la fe una ami­ga se cu­ró de cáncer y re­co­bró fuer­zas pa­ra con­so­lar a otros que su­fren esa mis­ma en­fer­me­dad.

La fe me dio nue­vos ho­ri­zon­tes cuan­do to­do pa­re­cía per­di­do.

La fe ha en­ter­ne­ci­do du­ros co­ra­zo­nes, res­ca­ta­do al­mas per­di­das y sa­na­do de­pre­sio­nes.

La fe ha si­do co­mo un hi­lo de oro en el ta­piz de mi vi­da y me ha de­mos­tra­do una y otra vez que es lo úni­co que ha­ce fal­ta pa­ra en­ca­rar cual­quier tem­pes­tad. Si lo per­die­ra to­do me­nos la fe en Dios y Su bon­dad, no su­fri­ría pér­di­da al­gu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.