Si­ga­mos la Me­lo­dia '

Conectate - - NEWS - Ro­sa­ne Pe­rei­ra es pro­fe­so­ra de in­glés y es­cri­to­ra. Vi­ve en Río de Ja­nei­ro ( Bra­sil) y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

En la pe­lí­cu­la La no­vi­cia re­bel­de1, la ma­dre su­pe­rio­ra le di­ce a la bu­lli­cio­sa frau­lein Ma­ría que aban­do­ne el con­ven­to pa­ra ayu­dar a una fa­mi­lia nu­me­ro­sa que ha per­di­do a la ma­dre. An­te las pro­tes­tas de Ma­ría, la aba­de­sa le pre­gun­ta:

—¿Qué es lo más im­por­tan­te que has apren­di­do du­ran­te tu es­ta­día en el con­ven­to?

— Que de­be­mos ave­ri­guar cuál es la vo­lun­tad de Dios —res­pon­de Ma­ría— y cum­plir­la sin re­ser­vas.

Con eso se va — si bien bas­tan­te asus­ta­da— pa­ra lle­var a ca­bo la mi­sión su­pre­ma que Dios le ha pre­pa­ra­do, la cual a la lar­ga ten­drá un fe­liz desen­la­ce.

Cuan­do yo era jo­ven me in­tri­ga­ba la de­ci­sión que to­mó Je­sús en el huer­to de Get­se­ma­ní. Llo­ró, re­zó y fi­nal­men­te ce­dió, di­cien­do: «¡Pa­dre Mío! Si es po­si­ble, que pa­se de Mí es­ta co­pa de su­fri­mien­to. Sin em­bar­go, quie­ro que se ha­ga Tu vo­lun­tad, no la Mía » 2. Él no te­nía por qué mo­rir. Lo hi­zo por no­so­tros. Siem­pre me ha cos­ta­do acep­tar ese con­cep­to, aun­que es­toy es­for­zán­do­me.

En cier­ta oca­sión en que yo aca­ba­ba de dar a luz le pi­die­ron a mi ma­ri­do que lle­va­ra a un gru­po de jó­ve­nes a un se­mi­na­rio cris­tiano que se iba a ce­le­brar en Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na. Él era un buen con­duc­tor, y los or­ga­ni­za­do­res y los pa­dres no que­rían con­fiar­le los chi­cos a na­die que no fue­ra él. No obs­tan­te, el he­cho de que se fue­ra jus­to en ese mo­men­to me al­te­ró, y no me ca­llé mi dis­gus­to, lo que ge­ne­ró una si­tua­ción muy in­có­mo­da. No fue sino cuan­do acep­té que era un buen plan que mi al­ma re­cu­pe­ró la paz, y al fi­nal to­do re­sul­tó bien. El via­je de mi ma­ri­do fue un éxi­to, y unos que­ri­dos ami­gos me cui­da­ron bien.

Un di­ri­gen­te cris­tiano con­tem­po­rá­neo di­jo en cier­ta oca­sión que la vi­da es co­mo una her­mo­sa me­lo­día que sue­na sin ce­sar; sim­ple­men­te te­ne­mos que apren­der a sin­to­ni­zar­la. Frau­lein Ma­ría can­ta­ba: «Los mon­tes es­tán vi­vos con el so­ni­do de la mú­si­ca ». La mú­si­ca del Crea­dor sue­na por to­do lu­gar, y po­de­mos es­tar en Su orquesta ha­cien­do Su vo­lun­tad to­dos los días. No im­por­ta qué ins­tru­men­to to­que­mos, o si so­lo sa­be­mos dar pal­mas. To­dos po­de­mos par­ti­ci­par en Su ex­tra­or­di­na­ria sin­fo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.